“Feminista” de pura cepa y “privilegiada” por poder ejercer su lucha desde la universidad. Así se define Laura Nuño a sí misma. Una mujer a la que, lejos de acabársele las pilas en la lucha por la igualdad, cada día le nacen nuevas energías. Y para muestra la última aventura en la que acaba de embarcarse, la publicación de Elementos para una teoría crítica del sistema prostitucional (Editorial Comares) http://www.editorialcomares.com/TV/articulo/3166-Elementos_para_una_teoria_critica_del_sistema_prostitucional.htm un libro que ha coordinado junto a otro nombre histórico del feminismo como es el de Ana de Miguel, y en el que se denuncia el régimen de esclavitud de estas mujeres. “La prostitución no es un hecho aislado ni algo que ocurra de forma puntual. Es una cruda y triste realidad que afecta a mujeres vulnerables y provocada por quienes la demandan, los hombres”, afirma.

A esta denuncia, la politóloga, investigadora, directora de la Cátedra de Género del Instituto de Derecho Público y del Observatorio de Igualdad en la Universidad Rey Juan Carlos, Nuño añade otra. Se habla mucho de las mujeres en prostitución y no se habla nada de los puteros, y ¡ya está bien!. España es un país proxeneta porque está llena de puteros”, añade contundente.

Para Laura, la geografía a la hora de hablar del sistema patriarcal que esclaviza a las mujeres para que gocen los hombres, no tiene fronteras. “España es un estado proxeneta. Basta ver el espacio geográfico en el que estamos, que es puerta de entrada como destino turístico y paraíso para las mafias de trata con fines de explotación sexual. Además nuestro país por encima de otros estados es líder en el consumo de prostitución. Más de un 30% de los jóvenes y adultos declara, de forma natural, consumir prostitución”, recalca.

 

El sistema opresor hiriente

Una realidad que para Nuño es una operación orquestada desde los poderes patriarcales que gobiernan en todo el mundo. “En cuanto las mujeres empezamos a conseguir la condición de sujetos, que es la reivindicación del feminismo, nos vuelven a mandar a la condición de objetos”, dice. “Este sistema opresor funciona con el beneplácito del Banco Mundial que estima que los países deben explotar sus recursos naturales y toma a las mujeres como tales. Basta ver cómo en la Unión Europea la explotación sexual ajena computa como beneficios en PIB. Eso es fomentar el proxenetismo”, reconoce.

Además Laura pone foco en otra de las perversiones del patriarcado. La de la falsa libertad. “Nos estamos encontrando en sociedades más desarrolladas como la nuestra, donde hay políticas de igualdad y modelos familiares más relajados, con el fenómeno de la hipersexualización de las mujeres. Somos cuerpos opinables y consumibles. Si desde que naces estás en un contexto donde te dicen que lo importante es que estés buena, eso que llaman el capital erótico, y que nuestra misión es suscitar el deseo del hombre, te lo terminas creyendo”, añade.

Una (in)cultura que tiene su base en el neoliberalismo. “Las mujeres somos bienes de consumo por el triunfo de esta economía. En las sociedades de mercado todo es mercantilizable. Y la pobreza y las mujeres no escapan a ello. El mundo desarrollado y el consumo va acompañado de explotación. Es algo irreversible que forma parte del desarrollo y de la producción”, explica la profesora. “En el sistema prostitucional se mezclan el sistema patriarcal y el neoliberalismo. La consecuencia de todo esto es la dominación y la subalternidad. Tú estás a mi disposición, y esto te hace más sexy. Tu valoración en la sociedad se mide en función del deseo que despiertas en los demás”, remarca.

Para esta feminista acabar con este mal global sería tan fácil como ir dónde se produce. “Si el 95% de las prostituidas está en los burdeles bastaría con ir a ellos. La libre elección es un discurso mezquino. Culpabiliza a la víctima de su situación de explotación y libera al victimario. Despolitiza la causa y lanza el mensaje de que “lo haces porque quieres”. La libre elección es un acto de sumisión”, aclara Nuño.

 

Prostíbulos con tarifa plana de 70 euros, salchicha y cerveza

Una sumisión, que en el caso de Alemania, país en el que desde 2002 la explotación sexual ajena no es punible y en el que los proxenetas son empresarios del sexo, la demanda es tal que hasta se ofrece tarifa plana a los puteros. “Hay webs que ofrecen, como cualquier menú de restaurante, tarifa plana. Por 70 euros te ofrecen comida y bebida (salchicha, bocadillo y cerveza) y durante 24 horas puedes elegir entre opciones tan poco empoderantes para una mujer como: penetración anal con puño, todo sin preservativo, jugar con heces y esperma, lamer testículos, penetración completa con puño, eyaculación de varios hombres en la cara de la mujer, defecar sobre ella, una mujer entre dos hombres, sin tabús…”, denuncia.

Una vergonzante tarifa plana de gran éxito entre estos “distinguidos clientes”, y que está provocando que lleguen aviones enteros al aeropuerto de Stuttgart, para después llevarles en autocares a los prostíbulos. Las mujeres pagan estos platos rotos realizando hasta 40 servicios sexuales al día. “En estos burdeles, una vez más están las mujeres más pobres y vulnerables. Están las que no tienen otra salida”, explica la experta. Por si esto fuera poco ahora la moda en el país germano es hacerlo con embarazadas. “Las embarazan para que tengan prácticas sexuales con 30 hombres hasta el fin de embarazo”, comenta Nuño.

Por realidades globales y denigrantes para la mujer como esta Laura Nuño denuncia la manga ancha que hay con el putero y cómo se refuerza así el sistema patriarcal. “Hay gente en contra de la explotación laboral pero no contra la sexual. La muerte entre prostitutas es 40 veces superior a la de cualquier trabajadora”, añade. Una situación que para esta experta solo cesará de una forma. “Hasta que no se deje de estigmatizar a estas mujeres y se estigmatice al sistema prostitucional y al putero, esto no acabará. Mientras que se siga creyendo y entendiendo que las mujeres son un mero objeto del que sacar lucimiento económico no habrá salida para todas estas mujeres”, finaliza.

 

Las verdades de Laura Nuño: 

  • “No hay un perfil del putero. Los hay solteros, casados, mayores, jóvenes, con capacidad económica y sin ella”.
  • “Hasta que no haya sanción social no desaparecerá la prostitución. Nadie mira ni ve a estas mujeres invisibles y estigmatizadas”.
  • “El problema de las mujeres prostituidas no solo son las condiciones habitacionales en las que malviven sino la agresión continua que viven y padecen. Tienen una deuda impagable en la que el miedo juega sus cartas. Ellas se juegan su vida, pero no la de sus hijos o sus hermanos”.
  • “Las mujeres que salen de las mafias son unas valientes pero también lo son las que aguantan. Todas entran ilegalmente, tienen terror a los proxenetas”
  • “Para ellas, hablar del relato de lo que están padeciendo, les revictimiza. A ninguna le gusta relatar los abusos que les han sometido”.
  • “El mensaje que se lanza cuando se prostituye a una mujer o se la cosifica en un anuncio, es para lo que ésta vale. De la misma manera que no se permite un anuncio de tabaco por perjudicial, la publicidad tendría que tener la misma moral y ética cuando prostituye así la imagen de la mujer”.

 

Aquí puedes ver toda la entrevista:

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 3 =