Ya estamos en nuestra decimoquinta y penúltima parada del ciclo ‘Diario de 16 Festivales’, y con el verano llegando a su fin empieza otro concepto de festival: el de puertas cerradas, dentro de salas.

A diferencia de las dos primeras ediciones de GetMAD!, que se celebraron el último fin de semana de mayo, la tercera ha tenido lugar a mediados de septiembre, quizás debido a que este año Tomavistas le quitó aquel hueco en el calendario. En cualquier caso, el espíritu del GetMAD! permanece intacto: un festival en salas del centro de Madrid, con una gran variedad de estilos entre los que destacan el rock, el punk, el garaje, la psicodelia y el metal. Un concepto muy similar a Villamanuela, otro evento emblemático en la capital que por desgracia no tiene pinta de que vaya a celebrarse este año.

Una programación de gran nivel

Al igual que los dos años anteriores, la programación de este GetMAD! ha sido espectacular. La gran pega ha sido que tantas propuestas tan atractivas coincidiesen entre ellas y hubiese que elegir; algo normal en los festivales, sí, pero que en este caso se vio acentuado porque algunas de las salas estaban muy lejos entre ellas, lo cual dificultaba aún más alternar entre ciertos conciertos.

Los artistas de mayor renombre actuaron en Sala But, una de las mejores salas de conciertos de Madrid y conocida también por acoger la mítica discoteca Ochoymedio. La primera banda en desfilar ahí fue de lo más curiosa: los holandeses The Kik, que versionan clásicos del rock con letras adaptadas a su idioma. Canciones como ‘Can’t Buy Me Love’ de los Beatles y ‘Blitzkrieg Bop’ de los Ramones sonaron de manera muy especial, no sólo por estar cantadas en holandés con mucha gracia, sino también por la calidad de la banda.

A continuación vivimos un momento muy especial: el primer concierto de Art Brut en muchísimo tiempo. Curiosamente, la última vez que se subieron a un escenario fue exactamente 4 años antes, y también en España (Mallorca). “A partir de ahora sólo vamos a hacer conciertos cada 4 años, y sólo en España, así que nos vemos aquí dentro de 4 años”, bromeó en inglés el carismático cantante Eddie Argos, todo un personaje.

Además, fue el primer concierto con el nuevo batería Charlie Layton (también miembro de The Wedding Present), y la primera vez que interpretaron en directo varias de las canciones de su nuevo disco, de lanzamiento inminente. Hasta entonces sólo habíamos escuchado el single de adelanto, ‘Wham! Bam! Pow! Let’s Rock Out!’, todo un temazo rockero con una letra muy graciosa de fiesta y desmadre, como es habitual en ellos. Cuando llegó el momento de tocarla, Argos pidió a su grupo que la parasen a los pocos segundos: “No, esperad. No hay ningún problema con cómo la estáis tocando, sino con el público, que aún no está preparado. Esta es la canción más intensa de Art Brut, así que no vamos a empezar hasta que estéis todos listos”.

Las otras nuevas canciones también nos dejaron muy buen sabor de boca, aunque en una de ellas hacen un chiste que ya se ha hecho antes: ‘She kissed me and it felt like a hit’, cantan en el estribillo parodiando el controvertido clásico ‘He Hit Me (And It Felt Like a Kiss)’ de The Crystals, algo que ya hizo Spiritualized hace años con una de sus canciones. Una de dos: o Art Brut desconocían la canción de Spiritualized o les hizo tanta gracia que han querido repetir el chiste a su manera.

Tampoco faltaron las antiguas canciones de Art Brut. Destacó la interpretación de ‘My Little Brother’, en la que narra cómo su hermano pequeño ha descubierto el rock y ha enloquecido de pasión. “Escribí esta canción cuando mi hermano tenía 22 años, y ahora tiene 36”, explicó Argos. “Ya no está fuera de control, ahora es profesor y ha formado una familia”, añadió. En cuanto a ’Emily Kane’, el tema que hace referencia a su amor de adolescencia, señaló que ahora son amigos porque se puso en contacto con él al escuchar la canción. “Ese es el poder del rock and roll”. En definitiva, fue mi concierto favorito de este GetMAD!, y por eso me he extendido tanto contando todas estas cosas.

Pero no fue lo único reseñable, ni mucho menos. Los cabezas de cartel, The Undertones, demostraron por qué son uno de los grupos más míticos de la historia de Irlanda del Norte. Aunque no sea lo mismo sin el cantante original, ya llevan muchos años de rodaje con el actual, que mantiene el listón de manera muy digna. La veterana banda defendió con mucho ímpetu grandes clásicos del punk añejo como ‘Teenage Kicks’, ‘My Perfect Cousin’ y ‘Jimmy Jimmy’, y fue un concierto realmente divertido, extenso y satisfactorio.

Con un poco de prisa llegamos a la Sala El Sol, donde la nueva generación del punk se abría camino. Los australianos Amyl and the Sniffers, encabezados por su enérgica cantante, mostraron su gran potencial y transmitieron muy buenas sensaciones a la audiencia. Posteriormente, el grupo femenino californiano La Luz nos hechizó en la sala Boite con su surf rock. La noche acabó en Wurlitzer Ballroom con otros australianos rockeros con los que seguir saltando, Bleeding Knees Club.

La leyenda de Sonic Boom

El legendario Sonic Boom (alias de Peter Kember) abrió la programación de la But en la segunda y última jornada con su proyecto Spectrum, acompañado del guitarrista Jason Holt. Fue un set idéntico al de la última visita del dúo a España, hace año y medio: una gran combinación entre canciones de Spectrum como ‘All Night Long’ y ‘I Know They Say’ y temas de Spacemen 3 (la mítica banda original de Sonic Boom) como ‘Call the Doctor’ y ‘Big City’. Una vez más, fue todo un privilegio ver a alguien como él repasar su maravilloso legado.

Los madrileños Melange demostraron en GetMAD! que están al nivel de los grandes artistas internacionales con un rock psicodélico de altísimo nivel. Por su parte, los neoyorquinos Luna hicieron un repaso de su ilustre carrera en un concierto de rock y dream pop para enmarcar, en el que incluso interpretaron ‘Strange’ de Galaxie 500, la célebre banda original del líder de Luna, Dean Wareham.

Esta noche también había locura australiana en la Wurlitzer con la psicodelia de The Babe Rainbow. El festival puso punto y final en esta misma sala con Matt Hollywood, que durante muchos años fue un miembro muy destacado de The Brian Jonestown Massacre. Junto a su nueva banda The Bad Feelings interpretó canciones del disco debut del grupo, junto con algunas que él mismo compuso y cantó en su etapa en Brian Jonestown como ‘Not If You Were the Last Dandy on Earth’.

GetMad, musicalmente muy superior a Dcode

Ha sido una gran edición de GetMAD! (y ya van tres), en la que sólo lamento haberme perdido muchos otros conciertos que sin duda también fueron geniales. De hecho, al final ni entré a la sala Changó, donde había propuestas más cercanas al metal que también tenían muy buena pinta. En cualquier caso, GetMAD! se lleva claramente nuestro reconocimiento al mejor festival de septiembre en Madrid. Ojalá dure muchos años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + 3 =