Las reformas de la legislación laboral que ha llevado a cabo el PP, objetivamente y de forma palpable, nos han llevado a un modelo de empleo precario, de bajos salarios y a un sistema de relaciones laborales sin equilibrio de poder entre trabajadores y empresarios, y a una situación en la que todo vale bajo la máxima del beneficio empresarial como único fundamento de la gestión de la empresa.

Si bien es cierto que el PSOE, siempre en el marco del diálogo social, acometió la reforma de la indemnización por despido improcedente, aumentó la edad de jubilación y quitó el límite para los contratos de formación,  las reformas laborales del PSOE en 2010 y la del PP en 2012 fueron distintas tanto en la forma, ya que el gobierno del Partido Socialista reformó el Estatuto en el marco de la concertación social, como en el fondo.

La reforma del Partido Popular, aprobada de forma unilateral sin acuerdo con los sindicatos, ha sido la causante de la flexibilización de las causas de despido, ha terminado con la negociación colectiva y flexibilizado las relaciones laborales, y no ha tenido ningún impacto positivo en la creación de empleo, ya que se ha repartido mediante los contratos de duración determinada y a tiempo parcial el empleo existente y por primera vez los trabajadores son pobres e incapaces de vivir de su trabajo.

Las reformas acometidas no han sido iguales ni en su tramitación ni en su contenido.

Además, el Partido Popular ha reformado, a través de otras normas, otras cuestiones que han tenido gran relevancia en la situación por la que atraviesa nuestro mercado de trabajo: contratos para la formación, el Partido Popular bonificando estos contratos con el 100% de las cuotas y, haciendo que puedan contratarse a trabajadores en formación, cuando tienen titulación que permitiría celebrar un contrato en prácticas, ha afectado no sólo a la caja del sistema, sino que ha creado empleo juvenil precario y barato, además en el sector servicios, contratos a tiempo parcial y fomento del autoempleo que ha llevado a proliferación de los falsos autónomos.

El PP ha basado sus políticas de empleo en tarifados y exenciones de cuotas que han ahondado además en la Caja de la Seguridad Social y en el futuro de las pensiones

El Partido Popular regula el contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a emprendedores con un periodo de prueba de un año, es decir, un contrato temporal con una bonificación de un año y sin causa.

Las empresas han dejado de contratar a trabajadores por cuenta ajena, para contratar a autónomos que en realidad no lo son, pues lo único que aportan a la empresa es su mano de obra a cambio de un precio, esta generalización del trabajo autónomo ha precarizado las relaciones laborales, afecta a la seguridad y salud de estos trabajadores al quedar excluidos de la Ley de prevención de Riesgos Laborales (LPRL) y además, no tienen derecho a prestación por desempleo.

FLEXIBILIZACIÓN DEL DESPIDO POR CAUSAS OBJETIVAS 

La reforma laboral del PP flexibiliza los requisitos necesarios para la extinción de contratos de trabajo por causas económicas técnicas, organizativas o de producción.

Desde la entrada en vigor de la reforma no es necesario poner en relación las extinciones de contratos con la viabilidad futura de la empresa o su competitividad en el mercado, basta que exista la pérdida económica o el descenso de ventas, o ingresos actuales o futuros, entre otras, para que se lleve a cabo el despido sin entrar en más valoraciones.

También se flexibilizan las causas para que se puedan operar modificaciones sustanciales en las condiciones laborales de los trabajadores. Por vez primera se regula la posibilidad de reducir el salario de los trabajadores por esta vía.

La facilidad para despedir a trabajadores unido a la prioridad aplicativa del convenio de empresa ha llevado a que muchas empresas despidan a sus trabajadores y externalicen su actividad hacia empresas multiservicios que negociaban sus propios convenios de modo que los trabajadores han visto reducido su salario hasta en 300 euros trabajando para la misma empresa y en la misma actividad (camareras de pisos o seguridad privada).

Se flexibiliza el contrato a tiempo parcial, se elimina la obligación de que se consigne el horario, se fomenta su uso, por lo que lejos de ser una modalidad contractual que sirva para conciliar ha llevado a empleo que se contrata a tiempo parcial y se paga a tiempo parcial, pero trabajan a tiempo completo y a demanda del empresario.

Ahora, también con el Partido Popular, aparecen las plataformas digitales que lejos de crear oportunidades de trabajo decente son nuevas formas de precariedad amparadas en las tarifas planas de autónomos.

Incluso se ha modificado el uso de los contratos temporales , que como ha dicho la UE han dejado de ser una vía para quedarse en la empresa, incrementándose cada vez más los contratos temporales de muy corta duración, con lo que supone para el trabajador pérdida de salario, de derechos a la prestación por desempleo y a la estabilidad.

El PP ha basado sus políticas de empleo en tarifados y exenciones de cuotas que han ahondado además en la Caja de la Seguridad Social y en el futuro de las pensiones

Además, ha sido el PP el que ha rebajado la protección por desempleo, tanto la cuantía de la prestación, como los requisitos del subsidio y la supresión del subsidio para mayores de 52 años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. A mí una empresa de servicios públicos me ha dejado sin trabajo y el ayuntamiento de izquierdas para el que tiene dicha empresa la contrata, no hace nada.
    Ni de izquierdas ni derechas. Todos son iguales.

  2. Excelente explicación de la situación actual por la que atraviesa la relación laboral de tantísimas personas.

    Con su permiso, nos gustaría difundir su noticia en nuestro portal de Empleo para Canarias en Facebook, Tenempleo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + dieciocho =