Según el último informe publicado por CONCORD en el año 2016 los fondos para la ayuda al desarrollo en España se han estancado en el 0,13% de la Renta Nacional Bruta (1.400 millones de euros). Porcentualmente, es el mismo nivel que existía en nuestro país en la década de los 80 del siglo XX.

Un 65% de ese porcentaje de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) son obligatorias porque se destinan a organismos y agencias de la ONU. En el informe se determina un hecho que es preocupante: España no dispone aún de una estrategia de apoyo a la sociedad civil por lo que la cuantía de las AOD depende en demasía de las políticas económicas. Desde que gobierna Mariano Rajoy esas ayudas han descendido un 71%. Ante esta situación, CONCORD realiza una serie de recomendaciones al Gobierno español: incrementar la AOD al 0,40% de la Renta Nacional Bruta (RNB) en el año 2019, tal y como se comprometió en la Agenda de Acción de Addis Abeba; implementar medidas que garanticen el cumplimiento de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible; actualizar los instrumentos de financiación de las ONG de Desarrollo (ONGD).

En vista de estas conclusiones el Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo ha publicado un informe en el que se analizan las organizaciones que han recibido los fondos y los sectores a los que se han aplicado.

Las ONGD que han recibido subvenciones a través de convenios con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) se pueden segmentar del siguiente modo:

  • 23 entidades nacionales laicas
  • 11 entidades internacionales laicas
  • 8 entidades nacionales religiosas
  • 3 entidades internacionales religiosas

 

Aumentan las religiosas

Hay un hecho que demuestra que también en el ámbito de la AOD se pueden aplicar criterios ideológicos a la hora de conceder fondos ya que, mientras el peso de las entidades laicas, tanto nacionales como internacionales, decrece, el de las ONGD de orientación religiosa aumenta en los convenios firmados durante el gobierno de Mariano Rajoy, tal y como se puede ver en el siguiente gráfico:

Fuente: Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo.
Fuente: Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo.

Las organizaciones que más fondos han recibido de AECID son, en su mayoría, ONGD internacionales tanto de carácter laico como religioso, aunque destaca que de las 12 que más dinero recibieron 7 son religiosas:

Fuente: Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo.
Fuente: Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo.

En el lado opuesto nos encontramos con que las ONGD que menos cantidad de fondos para AOD son nacionales laicas, 8 de 12:

Fuente: Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo.
Fuente: Instituto Paz y Solidaridad de la Fundación 1º de Mayo.

Las ONGD nacionales laicas destinan sus fondos para desarrollar actuaciones de cooperación en desarrollo económico, servicios sociales básicos, políticas de género y en gobernanza, es decir, que apuestan por sectores que implican procesos de cambio, construcción de ciudadanía o sensibilización social. Además, se hace una apuesta muy fuerte por la construcción de una sociedad responsable y solidaria entre la ciudadanía española.

Por su parte, las ONGD internacionales y laicas apuestan sobre todo por invertir en convenios para la provisión de servicios sociales básicos y ayuda alimentaria, además de campañas para la prevención de las crisis alimentarias ya que tienen una mayor capacidad de respuesta ante necesidades globales y urgentes.

Las ONGD de carácter religioso, tanto nacionales como internacionales, dedican la mayor parte de los recursos concedidos para dotaciones de servicios sociales básicos y, en menor medida, a planes de desarrollo económico. La razón de ser de estas organizaciones religiosas es centrar su trabajo en los sectores más vulnerables de la sociedad. Sin embargo, destaca la escasa aportación que hacen a las políticas de género en que su inversión es prácticamente nulo.

 

Conclusiones

En vista de estos resultados, el Instituto Paz y Desarrollo de la Fundación 1º de Mayo llega a las siguientes conclusiones de la situación actual de la AOD en España, entre las que destacan:

  • La reducción de fondos para las ONGD provoca que se corra el riesgo de perder “tanto el tejido social local en cooperación al desarrollo, como la presencia y reconocimiento de la cooperación española”.
  • Hay que revisar la normativa en que las ONGD y la AECID firmen acuerdos en os que se “determinen los ámbitos de actuación en los que van a desarrollar sus acciones con apoyo público. Esta revisión también incluiría la incorporación de los actores que quedan fuera del sistema de calificación y de los convenios”.
  • Reflexionar sobre los “convenios con enfoque regional y global en la realidad de la globalización de retos comunes para el desarrollo: la inclusión del cambio climático y del trabajo y la protección social en la agenda internacional de desarrollo, los procesos de regionalización”.
  • Revertir la decisión de la AECID de calificar sólo a organizaciones de carácter generalista ya que no se adapta ni a la Agenda Internacional de Desarrollo ni al distinto valor añadido que aportan diferentes organizaciones ni reconoce el papel que juegan en la sociedad y los países en desarrollo.
  • Se deben establecer incentivos para las organizaciones que se caractericen, por ejemplo, por una mayor transparencia y buen gobierno.

Como se puede comprobar, la situación de las políticas para el desarrollo en España también se ha visto afectado por el gobierno de Mariano Rajoy y un país que no es solidario o que no proporciona recursos para la solidaridad tanto interior como exterior es un país con grandes carencias democráticas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − cuatro =