El cada vez más influyente colectivo feminista está dispuesto a llegar donde haga falta para hacer oír sus propuestas sobre un mundo más igualitario que luche contra las injusticias y discriminaciones que aún sufren las mujeres en las sociedades avanzadas por el mero hecho de serlo. Para este próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, más de un centenar de organizaciones y colectivos feministas españoles reunidos este pasado fin de semana en Zaragoza han acordado, por segundo año consecutivo, la convocatoria de una huelga de mujeres con el fin primordial de visibilizar estas deficiencias ancladas en el ancestral machismo imperante. Cuatro son los sectores en los que quieren incidir con esta huelga: trabajo, cuidados, consumo y estudios.

Una de las portavoces de este colectivo, la histórica feminista Justa Montero, subraya que existen “infinidad” de razones para que todas las mujeres de este país secunden el paro el próximo 8-M. “Entre ellos está la determinación de las mujeres de no seguir estando amenazadas por las violencias machistas, sea cual sea el espacio en el que éstas se expresen; la exigencia de que la sociedad crea su palabra, y la reivindicación de poder vivir libres, para lo que es necesario cambiar las ideas, los comportamientos y las leyes”, apuntó ante las más de 400 asistentes a este encuentro estatal del colectivo feminista reunido en la capital aragonesa.

Montero apuntó que “hay que cambiar muchas cosas” para evitar las desigualdades que afectan en pleno 2017 a todas las mujeres de este país. Entre ellas, “comportamientos, ideas y leyes”, añade la líder feminista. “Sabemos que no es fácil, porque lo que proponemos son cosas de calado”, explicó en rueda de prensa Montero.

En este sentido, el centenar de asociaciones feministas reunidas en Zaragoza apuesta por defender que “las mujeres quieren ser dueñas de su cuerpo y de su vida”, un derecho garantizado sobre el papel por el Estado pero que la sociedad no respeta ni tampoco las administraciones velan lo suficiente para que se cumpla. Montero exige “respeto” hacia todas las opciones sexuales, y para ello hace un llamamiento para que se eliminen los estereotipos y la discriminación que sufren en la actualidad homosexuales y transexuales.

También la representante del colectivo de mujeres migrantes en España, Elizabeth Cordero, reivindica la visibilización de mujeres que la sociedad ha considerado “mujeres de segunda categoría” simplemente por su procedencia o raza. “Antes no habíamos creído en esta lucha, o más bien no nos habíamos sentido parte, pero esta vez sí. Por ello exigimos al Gobierno de España la ratificación del convenio 189 del OIT [referido a las trabajaras y trabajadores domésticos]; el cierre de los centros de internamiento, porque los CIES son para nosotros cárceles racistas, y el cese del racismo institucional y social”, exigió Cordero.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 15 =