¿Conoces asociaciones de mujeres en Marruecos? Posiblemente tu respuesta sea que no. Así es para demasiadas personas que, aun teniendo a un paso el país vecino, es un gran desconocido. Una de las grandes barreras a las que se enfrentan las mujeres en Marruecos es la mirada colonial que las siente incapaces de liderar sus propios procesos de emancipación. Como si operar de forma autónoma fuera un acto imposible. Sin embargo, la realidad nos demuestra que las mujeres marroquíes, al igual que las mujeres de otras partes del mundo emergen desde las bases como actoras de la sociedad civil y también política. Asociaciones de todo tipo que luchan desde hace años por la mejora de la vida de las mujeres, los derechos LGBT e incluso, contra la pedofilia.

Los primeros registros de asociaciones llegaron de la mano de la independencia, en el año 1956. La asociación Al Moussat, en Rabat, fue creada ese mismo año y supuso el punto de partida de los cientos de registros que se encuentran en la actualidad. Algunas de estas asociaciones tienen reconocimiento de Utilidad Pública.

Este es el caso por ejemplo de la Unión Nacional de Mujeres de Marruecos, registrada desde 1969 y presidida actualmente por SAR la princesa Lalla Meryem. Durante su infancia, la princesa fue educada por niñeras españolas (Pepi, Rosi, Dolores, Pilar y María) por lo que habla perfectamente castellano. Ha centrado su labor en el ámbito social y cultural, especialmente todo lo referido a las mujeres y la infancia. En 2001 fue nominada Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO y es Miembro del Comité Honorario del Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados Sexualmente.

También la Asociación de Solidaridad Femenina (ASF) con sede en Casablanca es de Utilidad Pública, tras 30 años de labor intensa en la atención a madres solteras. Aicha Ech Enna -presidenta de ASF- recoge en el libro testimonal “Miseria” una veintena de historias de niñas sirvientas o menores abandonados. Recibió por ello el Premio literario Gran Atlas (1998). A sus 75 años, es una de las mujeres más emblemáticas en el activismo marroquí, es un modelo a seguir y un referente en consultas oficiales, como por ejemplo para la preparación del proyecto de ley sobre la legalización del aborto.

La asociación “No toque a mi hijo” (Touche pas à mon enfant) fue fundada en 2004 con el objetivo de luchar contra los abusos sexuales a menores, en una realidad, como en cualquier sociedad, envuelta por el manto del silencio, del tabú. Najat Anwar preside esta asociación desde donde se trabaja en la implementación de programas conjuntos con organismos gubernamentales y no gubernamentales para acabar con el fenómeno de la explotación sexual infantil. Representan a las víctimas en los tribunales, ofrecen oportunidades para la rehabilitación y organizan campañas de sensibilización para acabar con esta lacra.

La Fundación YTTO, fundada en 2004 lucha contra la violencia hacia las mujeres, especialmente en erradicar los matrimonios tempranos de niñas, o como define su presidenta Najat Ikhich, una violación. Ella sabe bien de lo que habla. Es una superviviente de un matrimonio forzado con su primo, cuando ella era aún una adolescente. En 2014 visitaron 734 familias en 11 aldeas del Alto Atlas sensibilizando y ayudando a romper el ciclo del matrimonio precoz.

En 2009 surge el Movimiento Alternativo para las Libertades Individuales (MALI) como respuesta a la necesidad de acceso a las libertades individuales en el país, al menos es así como expresan la urgencia de alcanzar la igualdad para las mujeres, las personas LGBT, libertad de opinión, expresión, de conciencia y personal. Impulsado por Ibtissame Laghgar, más conocida como Betty Lachgar, y la periodista Zineb El Rhazoui. El mismo año de su creación, organizaban durante el mes de Ramadán un almuerzo en una plaza pública saltando a los focos mediáticos y generando un debate interno e internacional sobre la regulación de actos de fe.

La asociación para la Juventud y la Paz Imad Ben Ziaten llegó de la mano del terrorismo. El 11 de marzo de 2012 el soldado Imad Ben Ziaten perdía la vida a manos del terrorista Mohammed Merah, causante del asesinato de 7 personas en marzo del 2012 en las ciudades de Montauban y Toulouse. En homenaje a su hijo, Latefa Ibn Ziaten creó un mes después la asociación, con el objetivo de llegar a los jóvenes procedentes de entornos desfavorecidos y trabajar por la paz. En noviembre de 2015, recibía el Premio a la Prevención de conflictos de la Fundación Chirac, en presencia del presidente francés, François Hollande.

Son muchas más asociaciones, ONGD’s, plataformas y movimientos que trabajan con los problemas reales. Mujeres que suman esfuerzos y que trabajan tenazmente por descolonizar su país del patriarcado. Mujeres que sueñan, como en cualquier otra parte del mundo, que algún día nosotras, las mujeres, tendremos la libertad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =