Un estudio deja al descubierto las mentiras de VOX, el partido ultraderechista, sobre la sanidad pública y los inmigrantes: ni transmiten más enfermedades, ni son una carga para el Estado.

El informe ha sido realizado por la Comisión University College London-Lancet, que desmiente categóricamente las afirmaciones de VOX sobre Migración y Salud con datos a nivel internacional: no son portadores de enfermedades que pongan en riesgo la salud pública y tampoco suponen una carga para los sistemas sanitarios públicos europeos, y mucho menos el español, uno de los mejores del mundo.

Estos mitos de Vox carecen de fundamento, pero siguen empleándose para negar la entrada de migrantes en nuestro continente. Recordemos la medida del Partido Popular que retiró la tarjeta sanitaria a los extranjeros no comunitarios. La protección de estas personas es un ahorro para la salud pública, tanto en costes, como en salud. Su exclusión es un error común utilizado por los extremistas para coartar la libertad de movimiento y crear muros entre culturas.

El discurso populista de Vox demoniza a los inmigrantes, a pesar de que fortalecen nuestra economía y refuerzan la atención social y los servicios de salud. Por eso, la creación de un sistema de salud que integre a las poblaciones migrantes beneficiará a la sociedad con un mejor acceso a la salud para todos y beneficios positivos para las poblaciones locales, tanto en Europa como en el resto de los países desarrollados.

Los migrantes en países de altos ingresos tienen tasas de mortalidad más bajas en la mayoría de las categorías de enfermedades

El estudio avisa que de «no hacerlo podría ser más costoso para las economías nacionales, la seguridad sanitaria y la salud mundial, que las modestas inversiones necesarias para proteger el derecho a la salud de los migrantes y garantizar que puedan ser miembros de pleno derecho de la sociedad».

El informe denuncia que la difusión de estos mitos por las redes sociales, con la proliferación de las ‘noticias falsas’, sin que las personas que las reciben sepan discernir su veracidad o no, produciendo cadenas de mentiras, normaliza estas creencias, lo que ha permitido a los gobiernos introducir políticas «hostiles y restrictivas en muchos países del mundo, incluida la detención de migrantes en las fronteras de Estados Unidos y la prohibición de Reino Unido para atender a inmigrantes dentro de su sistema de salud público», señala el estudio.

La Comisión University College London-Lancet es el resultado de un proyecto de dos años dirigido por 20 expertos de 13 países que incluye nuevos análisis de datos, con dos trabajos de investigación originales. Con esta publicación quieren tener una «revisión más completa de evidencia científica, sobre el impacto de los migrantes en la sanidad pública, no solo europea, sino también mundial».

Las recomendaciones de este informe para mejorar la respuesta desde los gobiernos a la migración, se dará a conocer este sábado con motivo de la Conferencia Intergubernamental de las Naciones Unidas para el Pacto Mundial sobre Migración en Marrakech (Marruecos).

Los migrantes no son una carga para los servicios de salud

Los investigadores son rotundos, las afirmaciones de los partidos ultraderechistas como el español Vox, mienten al señalar que los migrantes constituyen una carga para el sistema sanitario europeo. «En lugar de ser una carga, es más probable que los migrantes refuercen los servicios brindando atención médica, enseñando a los niños, cuidando a las personas mayores y subsanando la escasez de personal», denuncian.

Los migrantes no son portadores de enfermedades

El estereotipo de los migrantes como portadores de enfermedades, que tanto le gusta difundir en sus mensajes a Vox y a otros partidos ultraconservadores, es, quizá, «uno de los más prevalecientes y dañinos». Este mito circuló por Whatssap sin control ninguno, creando cadenas de cientos de miles de mensajes. Por el contrario, el informe lo desmiente categóricamente al afirmar que «no existe una asociación sistemática entre la migración y la importación de enfermedades infecciosas».

El riesgo de transmisión de las poblaciones migratorias a las poblaciones de acogida es «generalmente bajo». Ponen como ejemplo los estudios sobre tuberculosis, que apuntan que el riesgo de transmisión es elevado entre comunidades de migrantes, pero no en las poblaciones de acogida.

La Comisión advierte de la tendencia creciente de los Estados a limitar el acceso a la asistencia médica de migrantes, a pesar de los compromisos de «salud para todos», recogidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La exclusión de los migrantes de los sistemas de salud y la creciente retórica negativa es política, además extremista y excluyente, dejando en evidencia las mentiras de partidos como Vox. «El ambiente hostil hacia los migrantes ha llevado directamente a que se les niegue la atención médica, lo que tiene graves consecuencias económicas directas para la salud pública y la salud», concluye el informe.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 11 =