Los convocantes de las protestas en Granada contra la fusión hospitalaria prevista por el Gobierno de Susana Díaz rechazan ya la interlocución del consejero de Salud, Aquilino Alonso, y reclaman que sea la propia presidenta andaluza la que intermedie personalmente en un conflicto en el que ha permanecido completamente al margen para no erosionar sus proyección política nacional.

Este jueves por la tarde, el titular autonómico de Salud ha anunciado su presencia en una reunión en la que estarán sentados en la misma mesa tanto el líder de las movilizaciones, el médico de Urgencias Jesús Candel, más conocido como Spiriman, como otros dirigentes de plataformas sanitarias y sindicales, entre ellos el presidente granadino del Colegio de Médicos, Fidel Fernández.

Mientras tanto, en diferentes sindicatos y plataformas sanitarias se ha incrementado el malestar al no contar con ellos la Administración andaluza para debatir las propuestas encaminadas a solucionar un problema que ha movilizado en menos de dos meses a decenas de miles de granadinos en tres manifestaciones multitudinarias por las calles de la capital, con más de 40.000 manifestantes cada una de ellas en una población como Granada, que tiene unos 235.000 habitantes actualmente.

spiriman

La predisposición del Gobierno andaluz es total, aseguran desde la Consejería de Salud, e incluso el consejero Alonso ha adelantado que su presencia en la reunión de este jueves no es para aplacar los ánimos de los sanitarios, sino la de buscar soluciones concretas que pongan fin a las protestas. Es palpable en esta actitud el interés que apremia a la propia Susana Díaz para que las ‘mareas blancas’ que se han extendido por otras provincias como Huelva o Málaga no vayan más allá de este mes de diciembre, en el que ella tiene una cita importante en Jaén el día 16 para su puesta de largo en la carrera hacia la dirección socialista nacional.

“El objetivo es claro, es reunirse para avanzar, para tomar medidas y para modificar aquellas cosas que sea necesario modificar para adaptarlas a lo que la ciudadanía manifiesta”, ha apuntado el titular autonómico de Salud.

Mientras tanto, el líder de las protestas, el doctor Candel, ya no acepta medias tintas. En Facebook apunta que no dialogará ni negociará nada con la Junta, a la que recrimina “tácticas divisorias, dilatatorias y embaucadoras. ¡Se acabaron! Se acabó el reinado andaluz del miedo y el cortijismo”, apunta Spiriman.

A Susana Díaz se dirige con duros reproches: “Vete olvidando por lo pronto de la secretaría general y arregla lo que tienes aquí primero en tu querida Andalucía. Sé valiente y afronta tus problemas con esta ciudad primero, porque vamos a pelear por tener la mejor sanidad del mundo, esa que nos habéis quitado en los últimos años”.

El líder de los manifestantes en Granada quiere mantener la movilización hasta este mismo día de la reunión, y ha convocado a través de las redes sociales a los granadinos a una protesta silenciosa este jueves por la tarde ante la explanada del hospital Virgen de las Nieves, en cuyas instalaciones se celebrará el encuentro entre ambas partes. Candel ha adelantado que rechazará cualquier propuesta que no pase por el mantenimiento completo de todos los servicios y especialidades sanitarias que se venían prestando habitualmente en los dos hospitales cuya fusión ha emprendido la Junta con escaso éxito.

Aunque la disposición de la Consejería de Salud se anuncia abierta a “cambiar cosas”, como adelantó el vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios, durante la gira europea de la presidenta, el Servicio Andaluz de Salud mantiene una estrategia de dividir a los manifestantes, ya que asegura que los problemas sanitarios de Huelva, Málaga y Granada –las tres provincias levantadas contra la Junta por el momento– son “diferentes”.

La Consejería de Salud quiere que bajo ningún supuesto todas las movilizaciones surgidas durante estas últimas semanas en distintas capitales de la comunidad autónoma unifiquen sus criterios y luchen por una misma causa, que no es otra que la defensa de una “sanidad pública digna”, como rezan los lemas de los manifestantes. A través de un comunicado, la Consejería de Salud apuntaba tras las protestas multitudinarias del domingo 27 de noviembre, que “en Granada y en Huelva se está trabajando para avanzar en alcanzar acuerdos mayoritarios” al tiempo que pide que “no se confunda a la población planteando en las reivindicaciones fines comunes cuando los puntos de partida en cada provincia son diferentes”.

sanitarios-huelva

La estrategia del divide y vencerás puesta en marcha por la administración andaluza no contaba con el inusitado tirón ciudadano y mediático del doctor Candel, ‘Spiriman’, que hoy por hoy ha puesto contra las cuerdas la aparente gestión modélica de la sanidad que siempre han pregonado los diferentes gobiernos socialistas en Andalucía.

La intermediación del consejero de Salud se considera a estas alturas del malestar sanitario en Andalucía un paso insuficiente por parte de las plataformas sanitarias que luchan por la defensa de la sanidad pública en la comunidad y contra la política de recortes que, denuncian, mantiene el ejecutivo de Díaz, a la que precisamente piden que dé ya la cara en el conflicto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Siempre he estado en contra de la sanidad privada, pero ahora que llevo unos meses que por desgracia he tenido que vivir de cerca su funcionamiento, he de decir que en la publica hay mucho inútil y mucho vago.
    El rendimiento por profesional en la privada respecto a la publica es muy superior, los tiempos de espera muy inferiores, el ratio rendimiento de los equipos de diagnostico se puede multiplicar por 10 en el mismo periodo de tiempo, etc, podría estar toda la tarde contando las ventajas de la privada respecto a la la publica que por desgracia he podido observar los últimos meses…,
    Siento decirlo porque esto contradice la ideología que siempre he sostenido pero hay que reconocer que en la sanidad publica hay demasiado incompetente, un verdadero santuario para unos trabajadores que no se merecen estar en esos puestos en demasiados casos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =