Fotos Agustín Millán

Fue una jornada marcada por las emociones y el apoyo espontáneo de los madrileños. La entrada de la columna de mineros por la carretera de la Coruña, al grito de “si esto no se arregla, guerra, guerra guerra”, resultaba emocionante. La nacional A6 se llenó de madrileños aplaudiendo la llegada de los mineros con sus cascos iluminando el anochecer madrileño. Ya han pasado cinco años.

“El pueblo de Madrid entero se siente minero”, gritos como estos llenaron calles y plazas, hasta llegar a la Puerta del Sol. Era julio de 2012, hace cinco años, cuando el Paseo de la Castellana vivió una de las manifestaciones más multitudinarias de la historia.

Cinco años de incumplimientos por parte del gobierno de Mariano Rajoy.

El año 2012 supuso el cenit de los ataques a los sindicatos y no solo al movimiento obrero minero. Quisieron debilitar o destruir a todo el movimiento sindical, a imagen de lo sucedido en Reino Unido. Pero no pudieron, y cinco años después, los sindicatos están más fuertes que nunca y el gobierno que los quiso destruir en minoría.

Fue un martes por la noche, fueron con las linternas de sus casco encendidas, recorriendo las calles atestadas de madrileños, que desde horas antes ya esperaban en las aceras y en las cunetas, la llegada de los hombres y mujeres que llegaban a Madrid con la expectativa de frenar el repliegue de unas ayudas al carbón que se llevarán por delante su pan y su forma de vida.

Los mineros lloraban de emoción. Las banderas de los sindicatos se mezclaban con las de las cuencas mineras, hondeando bajo la fina brisa de aquella noche de verano, mientas entonaban con el corazón encogido el «Santa Bárbara bendita», himno de la dignidad minera.

La luz amarilla de sus linternas marchaba sobre los aplausos de los madrileños, que arropaban a los mineros, como emblemas de lucha, en el peor momento de la crisis.

Por aquellos días España sufría un rescate de su sistema bancario, que hemos acabado pagando todos los españoles, a pesar de las negaciones y las mentiras de miembros de aquel gobierno del partido Popular. En aquellos días Rajoy recortó 65.000 millones en servicios públicos, sueldos de los funcionarios o pensiones, entro otros. Unos meses antes aprobó la reforma laboral más dañina de la historia laboral española. Y unos meses después se aprobaría la reforma de las pensiones, igual o más dañina que la primera.

En este contexto los mineros españoles fueron valientes y se levantaron para defender su forma de vida, su trabajo, sus cuencas y el futuro de sus familias. Los madrileños los recibieron, tras siete horas de marcha, con gritos como estos “Madrid entero se siente minero” o “Sí se puede”, y entre aplausos, emociones y lagrimas, agradecieron el cariño: “Este pueblo sí nos quiere“.

Incumplimientos

Han pasado cinco años de luchas, marchas, concentraciones, huelgas, negociaciones, y lo más grave de incumplimientos.

Con el paso de los años los líderes sindicales y mineros han recordado aquellas “Marchas Mineras”, que supusieron un punto de inflexión para el sector. Para el secretario del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi “Evitaron el cierre del sector y la marginación de las comarcas mineras en su proceso de desarrollo territorial hubiera sido aún más precipitado”.

Y aún ha sido más duro con el gobierno del PP y su objetivo: El gobierno de Rajoy, “con una estrategia definida, a imitación de lo que Margaret Thatcher, quiso acabar con el movimiento sindical, y especialmente con nuestra organización sindical». Pero José Luis Alperi afirma satisfecho; “No lo consiguió

Las Mujeres del Carbón Foto Agustín Millán

Para el secretario general de CCOO de Asturias, José Manuel Zapico, el carbón “es la única materia prima que tiene España para producir energía y, por tanto debe mantener su soberanía nacional”. Para Zapico “el gobierno del PP, con mayoría absoluta, no tenía intención de poner en marcha más planes de la minería”, pero se logró un Plan de la Minería hasta 2018, en vez del cierre inmediato de las cuencas mineras, gracias a las Marchas del Carbón.

Zapico, que no descarta en un futuro nuevas movilizaciones «para que la minería deje de tener la espada de Damocles en el tiempo”, reivindicando que el carbón forma parte de la reserva estratégica, “porque es una actividad que crea empleo estable y mantiene vivas a las comarcas mineras”.

Las Mujeres del Carbón” es un movimiento que se creó al albur de las marchas del carbón de 2012, y que aun hoy sigue existiendo. Fueron ellas las que marcharon a Madrid un año después, y en la Puerta del Sol, volvieron a revivir el cariño de los madrileños por su lucha y por sus puestos de trabajo.

 

Situación actual del sector del carbón

Aquellas marchas evitaron el cierre del sector y la marginación de las comarcas mineras A pesar de la firma en 2013, de un nuevo Marco de Actuación para la Minería y las Comarcas Mineras en el periodo 2013-2018, los incumplimientos han sido constantes.

UGT FICA denuncia los incumplimientos dentro de una estrategia del gobierno del PP, para forzar el cierre de un sector necesario para la economía de un país. UGT denuncia que se está primando al carbón de importación sobre el nacional. Llegando incluso a que el carbón que utilizan las Centrales Térmicas, fuese mineral exportado y como sucede en la actualidad con alguna central y empresa.

UGT FICA propone medidas para el futuro de la minería:

Permitir el mantenimiento de una producción de carbón autóctono competitiva, que asegure su uso en las centrales térmicas de generación eléctrica, como energía de respaldo, para garantizar la seguridad de suministro y la estabilización de precios de la energía complementariamente al desarrollo de las fuentes de energías renovables.

Se debe de asegurar una participación suficiente del carbón nacional en el Mix de generación eléctrica para todo el período cubierto por este Marco.  El hueco térmico medio anual debe ser del 7,5% para el carbón nacional, tal y como recoge el Acuerdo de 7 de junio de 2016, impulsado por UGT, CCOO y CARBUNIÓN y que posibilite la firma de contratos a largo plazo entre compañías eléctricas y empresas mineras.

Acordar un mecanismo que permita la mejora medioambiental y la desnitrificación de las emisiones en instalaciones de producción de electricidad con carbón autóctono tal como el céntimo verde o similar.

Es necesario fomentar el desarrollo de proyectos empresariales generadores de empleo y el apoyo a la creación de infraestructuras a la vez que se incentiva la contratación de los trabajadores desempleados como consecuencia del cese de la explotación minera, sin olvidar la formación.

Urge retomar e impulsar los proyectos de Captación, Secuestro y Almacenamiento de CO2 para dar cumplimiento a las obligaciones contraídas en el Acuerdo de París.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + Nueve =