Esperanza Aguirre se ha sentado hoy sobre las 10:30 de la mañana a declarar como testigo en el caso Gúrtel. la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha escuchado hoy a la expresidenta de la Comunidad de Madrid. Aguirre ha jurado decir la verdad, ya que si miente incurrirá en un delito de falso testimonio.

La fiscal Concepción Nicolás ha sido la encargada de tomarle declaración. Entre las primeras declaraciones de Aguirre la más destacada ha sido que Alberto López Viejo no era una persona de su “confianza”.

Sobre la desvinculación de la sociedad pública de suelo Arpegio de las competencias de la viceconsejería de López Viejo ha declarado que no se “ocupaba mucho de las estructuras orgánicas”.

De las empresas de la Gürtel y López Viejo, tampoco sabe nada; “No me ocupaba nunca de la logística de los actos (…) No creo que nunca se haya ocupado de eso un ministro, un presidente autonómico o un alcalde”. “Yo iba a muchos actos y descartaba muchísimos más”.

En su declaración, ha mantenido que no conocía a Francisco Correa y que jamás había hablado con él. Aguirre ha declarado que ella destapó “sin saberlo” la red Gürtel.

“es un día en el que estoy conmocionada como consecuencia de la detención de Ignacio González”

La fiscal le ha recordado que las empresas de la trama consiguieron contratos por un valor de 6,448 millones de euros. No le llamó la atención este volumen, porque el presupuesto que manejaba era de 20.000 millones de euros. “Yo no recibí ninguna advertencia “, ha asegurado Aguirre.

Además, Aguirre ha afirmado que, en la reunión de finales de 2004 en la que se habló de las parcelas de Majadahonda y Arganda del Rey se celebró en el despacho de Mariano Rajoy.

Después de unos quince minutos de descaso ha vuelto a sentarse para seguir declarando.

Tras unas discusión con Ángel Galindo, abogado de José Luis Peña, concejal de Majadahonda denunciante de la trama, el que grabó a Correa. El presidente del tribunal ha tenido que pedir al letrado que hiciera preguntas a Aguirre que fueran pertinentes al no saber a dónde quería llegar.

“Para mí ha sido una gran satisfacción declarar para poder ayudar a que cuanto antes se esclarezcan los delitos, que juzguen a los acusados, que si son culpables se les encarcele y que devuelvan lo que han robado”. Ha dicho a la salida.

“Hoy es un día triste, es un día en el que estoy conmocionada como consecuencia de la detención de Ignacio González. Si es culpable, para mí es un palo muy muy muy elevado”.

La expresidenta se ha marchado entre lágrimas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Lágrimas de cocodrila, no nos engaña.Cinismo e hipocresía. Ella, como otras, dicen que nada sabían. Otra lista que se quiere hacer pasar por tonta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 5 =