La Guardia Civil publicaba ayer en su Boletín Oficial unas Jornadas de Desarrollo Personal y Liderazgo para personal femenino para la escala de Cabos y Guardias. Estas Jornadas, de carácter exclusivo para mujeres guardias civiles, serán impartidas el próximo octubre, y tienen como objetivo “complementar los conocimientos y aptitudes requeridas por el personal femenino de la Guardia Civil en la gestión de emociones en lo referente a la autoestima”.

Desde la Secretaría de la Mujer de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) se preguntan si el hecho de estar este curso dirigido única y exclusivamente a mujeres significa que sus compañeros ya están sobradamente capacitados personal y colectivamente “para gestionar sus emociones en lo referente a la autoestima” para progresar en el Cuerpo gracias a sus innatos conocimientos y aptitudes “en la gestión de emociones” en cuanto a su autoestima, y que por lo tanto los hombres en la Guardia Civil no necesitan mayor ayuda o formación al respecto, fomentando así una imagen de la mujer que no corresponde con la realidad.

Para AUGC esto supone un nuevo caso de discriminación, pues ya han denunciado en reiteradas ocasiones la desigualdad existente entre hombres y mujeres en la Guardia Civil. Una desigualdad que no sólo se refiere al porcentaje de mujeres guardias civiles (las agentes apenas constituyen menos del 7% del personal del Cuerpo), sino a su situación dentro de la institución, en la que se incluyen carencias de materiales adaptados a su anatomía, como es el caso de los chalecos antibalas.

Nuevamente, afirman, “ hay que lamentar el paternalismo que se desprende de esta convocatoria, pues restringirse tan solo a mujeres denota el trato discriminatorio que éstas sufren en su condición de guardias civiles. A estas alturas resulta insólito que una institución, tanto pública como privada, ofrezca cualquier tipo de formación y actividad a personas de un único sexo, pero quizás resulta más alarmante que sea una institución como la Guardia Civil, encargada de proteger los derechos y libertades del conjunto de los ciudadanos, quien muestre este trato discriminatorio por razón de género”.

Desde AUGC instan a la Dirección General a que rectifique esta convocatoria, cuya segregación por sexos señala directamente hacia una inferioridad de uno de ellos, en este caso el femenino respecto al masculino, algo que consideran totalmente intolerable.

Casos como este, continúan, “se añaden al conocido ayer de una sanción de un mes de empleo y sueldo a una cabo que se negó a vestir un chaleco antibalas masculino en un ejercicio de tiro, así como el de la actual secretaria nacional de la Mujer de AUGC, Alicia Sánchez, también sancionada por optar por su propio chaleco particular femenino ante el oficial, que no se ajustaba a su anatomía, en un control de carretera”. Se da además la circunstancia de que la cabo Pilar Villacorta era en esos momentos también representante nacional de AUGC, siendo a día de hoy la primera y única mujer que ha sido vocal del Consejo de la Guardia Civil.

Se da además la circunstancia de que, al contar con sendas sanciones, ninguna de estas dos agentes podría inscribirse en el programa de Desarrollo Personal y Liderazgo que hoy se anuncia en el BOGC.

Con más de 31.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece + 2 =