Fotos de Agustín Millán.

Han pasado ya veinte días desde que las mujeres de la Asociación Ve la Luz abandonaron la huelga de hambre en la Puerta del Sol de Madrid tras el compromiso adquirido por el Gobierno del Partido Popular de aceptar los 25 puntos que reivindicaron durante los 26 días de lucha, un compromiso al que el resto de partidos se iban a sumar.

Fue el Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés quien actuó como interlocutor del Gobierno y quien les confirmó el compromiso de que no sólo se aceptaban esos 25 puntos sino que se incluiría a las mujeres de Ve la Luz en la mesa de trabajo creada al efecto en la que también participarán otras instituciones públicas como el Consejo General del Poder Judicial, los ministerios implicados en la lucha contra la violencia machista y distintos representantes de las Comunidades Autónomas.

Sin embargo, no fue una victoria completa ya que, al día de hoy, lo único que tienen es una serie de compromisos que, de momento, «se han ido cumpliendo», confirma a Diario16 Gloria, una de las mujeres que estuvo en huelga de hambre. La duda de que se sigan cumpliendo está en el aire.

Las secuelas o las facturas vitales que están sufriendo estas mujeres por su huelga de hambre son muchas. «Durante la huelga de hambre se va perdiendo la fuerza y la frescura mental. Una vez terminada se tienen lagunas mentales y pérdidas de memoria, además de que según van pasando los días hay alteraciones en el carácter: se tiene menos paciencia y estás mucho más irritable», comenta a Diario16 Gloria respecto a las secuelas psíquicas que están sufriendo tras los 26 días de huelga de hambre. A nivel físico también son muy importantes ya que esos días fueron tan duros en lo climatológico que las afectaron el aparato respiratorio y los riñones. La propia Gloria, cuando compareció en el Senado, estaba con fuertes dolores a causa de un cólico nefrítico provocado por una piedra en el riñón. Además, han perdido bastante visión. «Yo antes no usaba gafas, pero ahora me hacen falta». Por otro lado, las mujeres tienen problemas digestivos por una mala absorción de los alimentos que provocan, además, un descontrol gástrico ya que tan pronto tienen diarreas como estreñimiento. Durante estos días tienen que someterse a constantes controles y revisiones médicas en las unidades de nefrología y aparato digestivo.

Todo este sufrimiento, todas estas secuelas que están teniendo las mujeres valientes de la Asociación Ve la Luz en defensa de las propias mujeres en general podrían no tener la recompensa del cumplimiento de los compromisos a los que la clase política se comprometió para que dejaran su huelga de hambre. «Si no se cumplieran estos compromisos nosotras continuaríamos con la lucha y llegaríamos hasta Europa si hiciera falta», nos comenta Gloria. Hasta ahora sí que se están haciendo efectivos dichos compromisos, tal y como nos han reconocido desde Ve la Luz, pero sobrevuela la sospecha de que ni siquiera el propio Secretario de Estado podría tener la capacidad de decisión sobre los 25 puntos, tal y como se comprometió el día 7 de marzo. «España es pionera en grandes campañas de marketing pero no en la lucha contra la violencia de género».

La propia Gloria reconoce que «es imposible que nos puedan prometer el cumplimiento de los 25 puntos pero sí que hemos conseguido que se escuchen las necesidades reales de las víctimas y que los políticos se acerquen a las verdaderas realidades de las mujeres».

En las mesa de trabajo en las que participarán, a pesar de que hubo negativas a que lo hicieran, se abrirán nuevos canales de debate para que las mujeres víctimas de la violencia machista tengan al fin una respuesta política. Sin embargo, tal y como reconocen, «los ministerios no pueden tomar decisiones unilaterales. Hasta ahora se ha cumplido todo lo necesario para poder empezar a trabajar», pero ahora comienza la lucha entre las que luchan día a día sin ningún tipo de apoyo institucional y quienes dicen que luchan.

El miércoles las mujeres de Ve la Luz asistirán al Congreso de los Diputados y lo harán acompañadas de otras muchas mujeres que se concentrarán a las puertas, tal y como informamos en Diario16.

No obstante, el hecho de que no se atiendan a los compromisos a los que la clase política se comprometió, si no se cumplieran esos acuerdos estaríamos ante un caso de grave manipulación gubernamental ante la que la sociedad civil y las fuerzas políticas de la oposición deberían responder de forma contundente. Por otro lado, el Estado está obligado moralmente con estas mujeres que están pagando una desmesurada factura vital por defender sus reivindicaciones. Por tanto, el Gobierno de Mariano Rajoy tiene la obligación política y moral de cumplir los compromisos adquirido vía Secretario de Estado en la noche del pasado día siete.

Las mujeres deben tener voz lo suficientemente reconocida en las mesas de trabajo que se inician en los próximos días para que esos 25 puntos vean definitivamente la luz.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =