Asociación DIA de Víctimas de Accidentes denuncian que las condiciones de los trabajadores del transporte de viajeros por carretera estarían “poniendo en riesgo a cientos de miles de pasajeros, además de vulnerar los derechos laborales de los conductores”.

Desde que recibieron la llamada de un conductor de autobús de Burgos que alertaba del “exceso de horas y falta de descanso de los conductores de transporte profesional de viajeros por carretera”, la asociación abrió una página en Facebook para canalizar estas denuncias dónde han podido comprobar que se trata de una “situación común”.

Coincidiendo con el Día Europeo sin Víctimas en las Carreteras han hecho pública esta denuncia al considerar que se trata de “un hecho que no sólo vulnera sus derechos laborales sino que supone un enorme riesgo para la seguridad vial colectiva”.

Desde DIA hacen hincapié en un hecho ocurrido el pasado 3 de septiembre cuándo “un  autobús de la empresa ALSA tuvo un fatal accidente en Avilés, Asturias, en el que fallecieron 5 personas”. Las primeras hipótesis apuntaban a que el conductor, que actualmente se encuentra herido de gravedad, podría haber sufrido un desfallecimiento.

Tras conocer el relato de este conductor de autobús, y algunos testimonios más, desde la asociación creen “que detrás de tantos y tan trágicos accidentes de autobús que se vienen sucediendo periódicamente se encuentra alguna explicación más que un se quedó dormido”.

“Después, cuando hay un accidente como el de Alvia, toda la culpa es para el conductor. El fallo nuestro lo pagamos muy caro y las empresas siempre se libran” dice el denunciante.

Asimismo, según la información del denunciante , parte de los conductores de transporte de viajeros estarían trabajando “sin calendario laboral y fuera del convenio” en un trabajo que describe como “muy irregular”.

 

Jornadas infinitas

“En empresas como en la que yo trabajo te pagan por servicio. Y a la empresa le interesa que los autobuses estén el máximo tiempo posible en carretera. Si tienen 16 autobuses y 16 choferes, imaginad cómo son los horarios…” continúa el denunciante

“Puedes haber trabajado desde las 9 de la mañana hasta la noche: colegios, fábricas, viajes discrecionales…sin haber puesto tarjeta en algunos de ellos y teniendo que levantarte al día siguiente a las 4 a.m. para llevar a los trabajadores de una fábrica. Y a las 8 de la mañana haces una ruta escolar y es entonces cuando empiezan a contar los minutos de conducción. Si supieran cómo viajan sus hijos…no los dejarían subir al autobús”

“Cuando trabajas para fábricas, además te van cambiando los turnos de trabajo. Los conductores estamos sometidos a horarios irregulares, de un día para otro te lo cambian y no da tiempo ni a que el cuerpo se acostumbre. Puedes ir al día siguiente conduciendo como un zoombie, algo que en otros trabajos a lo mejor no importa, pero en el nuestro sí.”

“Mientras esto no sea controlado seguiremos viendo estos accidentes que se pueden evitar. ¿Por qué un chofer tiene que hacer estas jornadas jugándose la vida cada día? Nos jugamos la salud y la vida” Denuncia otro conductor.

 

¿Denunciar sirve?

Según los testimonios recogidos por DIA estaríamos ante una situación de vulneración de derechos de los trabajadores. El denunciante asegura haber denunciado estas irregularidades también ante la Inspección de Trabajo sin que se hayan realizado inspecciones ni tomado medidas de ningún tipo.

Por otra parte, reconoce que hay miedo por parte de los trabajadores: “Los que nos quejamos somos minoría. Un compañero denunció a la empresa y sufrió bullying, juegan mucho con temas personales y lo hacen todo por dinero. Por eso todo esto no sale, porque la mayoría de los trabajadores no se atreven a denunciar, y porque cuando lo hacen la Inspección de Trabajo no hace nada. Parece que tuvieran algún interés, pues no nos explicamos por qué siguen haciendo la vista gorda.”

Los trabajadores que deciden plantar cara se exponen a perder su trabajo “yo no quería matarme, ni a mí, ni a los pasajeros, ni al resto de usuarios de la vía” relata la persona que nos hace llegar la denuncia, y que ha estado de baja en varias ocasiones tras recibir presiones por parte de su empresa.

 

La solución

Eugenio Martín, Director de Seguridad Vial en Fundtrafic y Asociación DIA, considera que “aunque no sea una situación generalizada, lo que sí está claro es que se manipulan tacógrafos, los limitadores de velocidad de los vehículos (camiones, autobuses, etc.), …” una práctica que desde la experiencia de Martín viene de las propias empresas: “para que lleguen un poquito más rápido, para que entreguen antes la mercancía, etc.”.

Para llegar a la ansiada solución, Eugenio asegura que “mientras no haya más controles in situ seguiremos igual. De nada sirve que vaya la inspección de trabajo, pues en las centrales administrativas se pueden modificar los documentos, los controles de la Guardia Civil serían más efectivos.”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Buenos días he leído su nota y como conductor estoy totalmente de acuerdo pero les animo a que sigan investigando que va a dar que hablar. Mi pregunta es porque las leyes españolas permiten mover un autobús sin tener tarjeta de conductor puesta? La solución al problema pasa por exigir que ningún vehículo se pueda miver si que lleva colocado la tarjeta de conductor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + dieciseis =