Las Bolsas europeas han parado la onda expansiva del la fuerte caída este lunes en Wall Street. En una hora los mercados europeos habían reducido a menos del 2% las fuertes caídas que sufrían en la apertura y que daban continuidad a las registradas el lunes en la Bolsa de Nueva York, por las compras automáticas y los algoritmos que hacen que se activen este tipo de operaciones, por temor a que la buena marcha de la economía estadounidense lleve a la Reserva Federal a acelerar o ampliar la subida de tipos planificada desde hace meses.

En Asia, la Bolsa de Tokio ha registrado esta madrugada su mayor caída en 15 meses, arrastrada por los malos resultados de Wall Street del lunes y la fortaleza del yen frente al dólar, lo que prolonga su racha de pérdidas de la semana anterior.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ha cerrado la sesión de este martes con una caída del 4,73%, la peor desde noviembre de 2016 y equivalente a la pérdida de 1.071,84 puntos, lo que ha situado al selectivo japonés en 21.610,24 puntos al finalizar la jornada, en la que ha llegado a perder más de un 7%, arrastrado por el ‘lunes negro’ vivido en Wall Street, donde el índice Dow Jones de Industriales sufrió su mayor caída en puntos de toda la historia. 

El índice Dow Jones de Industriales de la Bolsa de Nueva York cerró este lunes con una caída del 4,60%, que provocó la pérdida de 1.175,21 puntos básicos del selectivo, la mayor bajada en puntos del selectivo en toda su historia, para cerrar en 24.345,75 puntos. 

El temor de los inversionistas a un laza generalizada de los tipos de interés, generó unas rápidas ventas generadas de forma automática por los ordenadores de las empresas. La racha de ventas el lunes fue tan aguda que algunos observadores culparon a los sistemas automatizados de transacciones, los cuales están programados para comprar y vender en base en varias variables, y podrían haber activado sus mecanismos de venta tras el primer bamboleo en los precios de los acciones después de un avance inusualmente tranquilo.

El lunes fue el primer día del nuevo presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y los inversores se preguntan si seguirá las políticas de tasas de interés bajas establecida por su predecesora Janet Yellen.

Los analistas advierten de que las pérdidas en EE.UU. son consecuencia de las ventas masivas de los inversores para recoger beneficios, después de un mes de enero marcado por las continuas subidas de los valores bursátiles neoyorquinos, que han llevado los índices a niveles récord.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =