Más que a Pablo Iglesias, su líder natural, las bases de Podemos han marcado el camino al líder socialista para que abandone su proyecto “transversal”, que fracasó estrepitosamente en el debate de investidura pasado, y abrace un “pacto a la valenciana” como han insistido hasta la extenuación desde la cúpula del partido morado. Podemos ahora sí tiene ya un argumento de peso que contraponer al respaldo abrumador de los militantes socialistas al intento fallido de Sánchez con Ciudadanos para intentar formar Gobierno.

Los 394.000 militantes de Podemos inscritos podían votar durante los pasados 14, 15 y 16 de abril a dos preguntas formuladas por la dirección. La primera de ellas (¿Quieres un gobierno basado en el pacto Rivera-Sánchez?) ha recibido una contundente respuesta por parte de los casi 150.000 votantes: el sí ha logrado un exiguo 11,77% de los sufragios y el no un abrumador 88,23%.

el 88,23% dice no al pacto psoe-cs

La segunda cuestión también ha resultado satisfactoria para la estrategia de la cúpula de Podemos, ya que a la pregunta de si “¿Estás de acuerdo con la propuesta de gobierno de cambio que defienden Podemos, En Comú y En Marea?”, aún ha sido mayor la diferencia entre el no y el sí. El sí ha recibido un 91,79% de los votos y el no se ha quedado en el 8,21%.

el 91,79% dice sí a un gobierno a la valenciana

La dirección de la formación morada supera con esta consulta a sus militantes las escasas dudas que había respecto al resultado final de la consulta. Sus bases se han posicionado en reiteradas ocasiones incluso más a la izquierda que sus propios dirigentes como ya han podido palpar desde el congreso fundacional de Vistalegre en octubre de 2014.

Otro riesgo saldado con éxito por la cúpula de Podemos ha sido el de la escasa participación. Con las casi 150.000 opiniones recogidas estos tres días se supera en 38.000 el número de votantes que refrendaron las conclusiones de su congreso fundacional, aunque esta cifra no supere el 38% del censo de miembros inscritos en total.

Estos resultados son, además, un espaldarazo nítido de los simpatizantes de Podemos a la posible confluencia con Izquierda Unida, ya que el 91,79% apoya un pacto “del cambio” de PSOE con Podemos, Compromís e Izquierda Unida.

También ha servido esta consulta ciudadana para zanjar cualquier posibilidad de acercamiento de Podemos a la propuesta de Pedro Sánchez. La cúpula liderada por Pablo Iglesias tiene ahora el respaldo de la militancia para echarle en cara al líder socialista que su pacto con Ciudadanos no es bienvenido entre los simpatizantes de la formación morada.

Pese a todo, el nuevo secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, no quiere dar la imagen de intransigencia hacia la oferta del PSOE y asegura tener “la mano tendida” y seguir estando “dispuestos a negociar el Gobierno de cambio”. Echenique reconoce ser “un poco escéptico por el camino que ha llevado el PSOE hasta ahora”, pero tiene “esperanza” de que sea ahora el PSOE el que “corrija el rumbo”.

El pasado 29 de febrero, cumpleaños de Pedro Sánchez, el PSOE registró también un respaldo mayoritario de sus militantes al pacto suscrito por su secretario general con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. De los casi 100.000 militantes socialistas, votó el 51,6% y el apoyo cosechado por Sánchez a su pacto fue tan abrumador, el 79% (casi 74.000 votos), que los barones rebeldes abortaron cualquier amotinamiento interno hasta nuevo aviso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 1 =