Foto Agustín Millán

El centro Internacional de Prensa ha reunido a dos periodistas, para poner en valor el trabajo de mujeres valientes, luchadoras, intrépidas. Algunas adelantadas en un mundo de hombres, otras luchando contra los estereotipos, todas jugándose la vida por contar la verdad. En el encuentro han participado Ana del Paso, autora de “reporteras españolas, testigos de guerra”, y Esther Vázquez.

Para  Ana del Paso, “había una deuda pendiente del periodismo español, que no había contado la historia de estas mujeres, periodistas” que decidieron que querían contar las guerras en el mundo y hacer lo que hacían los hombre, en una época en la que las mujeres escribían recetas de cocina. Toda vez que las mujeres periodistas tienen más acceso a la fuentes, a las cárceles. Las balas no entienden de género, tampoco entre las y los periodistas. El miedo no conoce de géneros, ¿entonces si es tan peligroso, por que vais? “Porque queremos contarlo”.

Ana del Paso ha publicado el libro “Reporteras españolas, testigos de guerra. De las pioneras a las actuales“, editado por Debate – Peguin Random House Grupo Editorial. Destaca de su biografía su trabajo como corresponsal de guerra en Oriente Próximo, El Cairo, Centroamérica, o los cinco conflictos de los Balcanes.

“Es la primera obra que recoge testimonios de treinta y cuatro periodistas contemporáneas, en la tesis solo eran 32, que hablan alto y claro”, ha señalado. Mujeres que han sobrevivido a guerrillas, mercenarios, terroristas, sátrapas, dictadores, francotiradores, políticos corruptos y traficantes de personas. Han sido detenidas, expulsadas del país, amenazadas de muerte y tiroteadas, pero todas cuentan con el respeto profesional que se han ganado a pulso. Han demostrado su valía como nadie y, a pesar pertenecer a décadas tan alejadas, comparten muchos de los impedimentos que sufrieron las pioneras de esta profesión“, ha señalado la autora.

En la historia del periodismo hecho por mujeres hay que comenzar por Carmen de Burgos ‘Colombine‘, primera corresponsal de guerra: “¿De quién nos trae usted el artículo?, le preguntaban cuando, al principio de su carrera, iba por las redacciones… Y tuvo que inventarse el ardid de la Cruz Roja para llegar a Melilla a contar lo que pasaba en el Barranco del Lobo…“.

No nos podemos olvidar de la lucha de grandes mujeres reporteras como Carmen Sarmiento, Maruja Torres o Rosa María Calaf. Periodistas que se han dejado la piel para contar lo que está ocurriendo en zonas de conflicto. 34 mujeres periodistas españolas, desde las viajeras como la monja Egeria que lo abandonó todo para para seguir los pasos de Helena (madre del emperador Constantino I) en el siglo IV, Francisca de Alculodi, en el siglo XVI; Carmen de Burgos, en el siglo XX, o Teresa de Escoriaza hasta Rosa Maria Calaf, Carmen Sarmiento, Teresa Aranguren, María Dolores Masana, Mercedes Gallego, Maysum, Mónica García Prieto o Mayte Carrasco, o las mas jóvenes que tienen ahora 30 años, como Ana Alba, Leticia Álvarez o Natalia Sancha“. Nombres de mujer que han llenado décadas de buen periodístico, de corresponsales en la revolución de Fidel Castro, en la guerra de Afganistán, en el Chile de Pinochet, en la guerra de los Balcanes, los masacres el Congo, Beirut, Irak, Palestina o Nicaragua. Siempre informando sobre el terreno, cerca de las bombas, y del peligro, jugándose la piel como sus compañeros hombres“.

Ana del Paso habla de sus compañeras periodistas, aunque también puede hacerlo en primera persona, con su propia experiencia como corresponsal que no dejará nunca de ser reportera. Durante su estancia en Washington, había hecho una recopilación sobre mujeres periodistas anglosajonas y francesas. Cuando vino a España quiso hacer lo propio con las periodistas españolas, pero su asombro fue que no había “nada en los archivos, ni tesis ni tesinas ni libros académicos de ningún tipo dedicados a ellas, las pioneras”, ha señalado en el coloquio.

La mayoría de las corresponsales de guerra cuando vuelven siente descontento por no haber podido hacer más, de contar aún más cosas, y deben luchar contra el síndrome post traumático.

La periodista Esther Vázquez, ha glosado las ventajas de ser mujer en Oriente Medio, del acceso a las mujeres para que contaras sus historias, tanto de Siria, como en el Líbano o en Oriente Próximo. En el programa de RTVE ‘En Portada’ ha realizado grandes reportajes que serían imposible por hombres.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 5 =