Un vertido ilegal al río Guadalquivir de dos sustancias químicas con niveles más altos de lo habitual y desprendiendo un fuerte olor a combustible ha provocado el desconcierto y el miedo de centenares de vecinos de una barriada de la localidad sevillana de Coria del Río, que este domingo se han manifestado por las calles del municipio para exigir responsabilidades a las autoridades municipales, del Gobierno central y de la Junta de Andalucía. El alcalde de la localidad, Modesto González (Partido Andalucista), ha asegurado que, pese a la molestia que supone para la población, no implica ningún riesgo para la salud como se temía en un primer momento. Los vecinos han denunciado cefaleas, picor de ojos y otras dolencias físicas desde hace más de un mes y las autoridades apenas han intervenido hasta que este domingo los afectados se han echado a las calles del municipio para exigir responsabilidades y explicaciones.

Este martes por la tarde se celebrará un pleno municipal extraordinario para buscar soluciones a este problema que afecta a los 300 vecinos de la barriada Guadalquivir, después de que por la mañana la junta de seguridad (formada por representantes de Junta, Gobierno y Ayuntamiento) trate también el asunto y concrete las medidas a tomar, después de las insistentes denuncias de los últimos días por parte de los vecinos, que incluso obligó al Ayuntamiento de Coria a enviar varios escritos y solicitando actuaciones en las Consejería se Medio Ambiente y Salud, así como la empresa de aguas Emasesa y bomberos y Guardia Civil.

La Junta descarta cualquier amenaza para la salud pública pese al fuerte olor a combustible

El vertido no ha llegado a la red de saneamiento, según ha informado el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, quien ha garantizado que no afecta por tanto al suministro de agua a la población.

Medio Ambiente de la Junta ha informado que técnicos de su departamento analizarán la calidad del aire en la zona y buscarán la fuente emisora de estas sustancias, fenol y dimetilacetamila, que se encuentran en concentraciones superiores a las habituales y de ahí el fuerte olor que han denunciado los vecinos.

Administraciones central, autonómica y local tienen competencias en el asunto

Pese a que ha asegurado que colaborará con el resto de entidades competentes en este problema –ayuntamiento y Gobierno central como responsable de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir­-, la Consejería de Medio Ambiente ha concretado que sus competencias en este asunto son limitadas.

El Ayuntamiento coriano puso en conocimiento de la Guardia Civil hace unos días que había detectado una arqueta municipal manipulada y desde donde se desprendía un fuerte olor, el mismo que ha causado el pánico entre los vecinos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =