Entramos en 2018 cargados de nuevos propósitos y buenas intenciones. Para muchos, manejar mejor las finanzas es uno de los grandes retos del año. Una buena gestión de nuestro patrimonio, no solo de cara al ahorro, sino también de cara a los créditos que solicitemos, nos permitirá disfrutar de este año que acaba de comenzar de manera más relajada económicamente. Invertir los ahorros para que nos den rentabilidad o usar el método del preahorro para no gastarnos todo el sueldo son métodos más que conocidos cuando buscamos cómo gestionar mejor nuestras finanzas. Pero ¿qué ocurre con los préstamos que solicitamos? El comparador financiero HelpMyCash.com nos da cinco claves que podremos aplicar según nuestro perfil para mejorar nuestra situación financiera.

Gestionar tus préstamos para llegar a fin de mes

Una buena gestión de nuestras finanzas no siempre tiene que ver con el ahorro, muchas veces también se trata de saber evaluar cuánto podremos pagar por los préstamos online que tenemos contratados y cómo mejorar nuestra calidad de vida al reembolsarlos sin que ello desequilibre nuestras finanzas. En estos casos las opciones a las que podemos recurrir son tres:

  1. Aplicar la regla del 35 %: se trata de una pequeña guía que los expertos en finanzas aconsejan y se trata de no dedicar más del 35 % de nuestros ingresos a la devolución de todos los préstamos que tengamos vigentes. De esta manera, si tenemos unos ingresos netos de 1.500 euros, no deberíamos dedicar más de 525 euros en total. De esta manera seguiremos teniendo 975 euros disponibles para el resto de nuestras obligaciones económicas. Este porcentaje es solo indicativo, ya que podría variar según la cantidad de ingresos que recibamos o el resto de nuestros gastos fijos mensuales.
  2. Pedir una prórroga: es decir, ampliar el plazo de reembolso del crédito para así rebajar las cuotas mensuales a pagar. Aunque con esta opción se generarán intereses durante más tiempo y, por tanto, pagaremos más en total. Valdrá la pena si de esta manera nuestras finanzas mensuales se estabilizan.
  3. Solicitar una carencia: se trata de no pagar o pagar solo una parte de la cuota mensual de reembolso del crédito durante uno o varios meses. Esta opción es una buena alternativa cuando vemos que tendremos más gastos de los previstos o que no podremos hacer frente al reembolso del préstamo. Se utiliza como un “mes de descanso” para volver a equilibrar nuestra economía y evitar así el impago con sus consecuentes sanciones.

Según nuestra situación personal nos convendrá acudir a una alternativa u otra. Analizar cuál es nuestra realidad económica nos ayudará a escoger de manera más adecuada la opción que mejor se adapta a nosotros.

Cómo pagar menos intereses por tu financiación

Si nuestro problema no reside en poder hacer frente a la devolución del crédito que tenemos contratado, sino que lo que queremos es mejorarlo o ahorrarnos costes, existen otras alternativas que podremos llevar a cabo para ayudar a nuestras finanzas:

  1. Realizar una amortización anticipada: se trata de pagar una parte del crédito por adelantado. Con la paga extra de Navidad podríamos adelantar el pago de una parte de nuestro préstamo y así evitar que se generen intereses sobre ese capital. Con una amortización podremos elegir si mantenemos la cuota de reembolso actual y acortamos el plazo de reembolso o, si lo preferimos, rebajamos la mensualidad a devolver y mantenemos el plazo original. Si bien la primera opción hará que ahorremos en intereses y el préstamo nos salga más barato, la segunda opción será una alternativa a tener en cuenta si preferimos ir más relajados mes a mes.
  2. Hacer una subrogación: se trata de cambiar el préstamo que tenemos actualmente de una entidad a otra que nos ofrece mejores condiciones. Esta opción suele tener costes y comisiones por la cancelación del crédito actual además de varios trámites, pero valdrá la pena si conseguimos que la otra entidad nos ofrezca un préstamo con unos intereses más bajos y sin comisiones. Además, cuando le comuniquemos a nuestro banco nuestra intención de llevarnos el crédito, obtendremos un poder de negociación para que la entidad nos mejore las condiciones de la financiación vigente.

Todas estas claves son complementarias, es decir, podremos solicitar una amortización anticipada al mismo tiempo que escogemos una cuota que se adapte a la regla del 35 % para optimizar al máximo nuestras finanzas personales cuando se refiere a la financiación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. la principal medida que hay que tomar para que nuestro préstamo no acabe con nosotros es nunca pedir más de lo que realmente necesitemos, comparar entre todas las financieras en busca del préstamo con menos interés.

    Para hacer frente al pago también existen ciertos métodos que pueden ayudarnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − once =