Pedro Sánchez presentó su proyecto político participativo el lunes y las reacciones no se han hecho esperar. El susanismo, por conveniencia en muchos casos, ha puesto en marcha las máquinas del agonismo político frente al ex-secretario general del PSOE. Javier Lambán fue el primero en prender el fuego, que se quiere fatuo, contra Sánchez. Para el presidente aragonés el lunes se vio “una versión de Pedro Sánchez absolutamente roja y radicalizada como no lo habíamos conocido jamás”. ¿Es malo ser rojo en el PSOE? Parece que para el dirigente aragonés sí.

¿Es malo ser rojo en el PSOE? Parece que para el dirigente aragonés sí

José Félix Tezanos y Manuel Escudero fueron artífices del famoso Programa 2000 de renovación de la socialdemocracia y del que ha estado bebiendo el PSOE hasta fechas recientes para proponer numerosas políticas públicas. Nadie en su sano juicio diría que ambos son rojos peligrosos, ni que participen en una conspiración judeo-masónica contra el Estado español. Y a diferencia del presidente aragonés no llevan viviendo del momio desde 1987. Pero Lambán protege sus intereses y la Gran Coalición como hizo la noche del 27 de diciembre de 2015 en su reunión, previa al Comité Federal, de los dirigentes regionales con Sánchez. Cuando le impusieron, casi con cincel y martillo, que sólo cabía el pacto con la derecha patria, sea ésta azul o naranja.

 

Mestizaje ideológico e hipocresía

Al poco intentó matizar su ataque, tras la respuesta de la militancia con el lema Yo soy Rojo/a, afirmando que él siempre había sido rojo y que el problema era el “mestizaje ideológico”. ¿Qué es la socialdemocracia actual? Puro mestizaje ideológico. Tomaron el Estado de bienestar de los liberales de izquierda o radicales, abjuraron del marxismo en favor de las Teorías de la Justicia social del liberalismo progre, se echaron en manos del ecologismo, del feminismo, del buenismo, de la bioética… Si eso no es mestizaje ideológico, que explique el señor Lambán ¿qué entiende él por ese término?

¿Qué es la socialdemocracia actual? Puro mestizaje ideológico

Las hordas rojas, que compondrían la posible alianza de izquierdas que solicitó Sánchez, ponen los pelos de punta a Lambán y a Emiliano García Page. Lo curioso es el ejercicio de hipocresía que llevan a cabo ambos presidentes. Pues ejercen el cargo justo por acuerdos con Podemos. Debe ser que a ellos les pondría más ejercerlo con el apoyo del PP, visto lo visto. Sólo hay que ver con qué buen gusto ha aceptado García Page la decisión de Cospedal de repetir como presidenta del PP manchego. Y lo poco que ha tardado en pedir “retomar el diálogo institucional” en el encuentro informativo Enclave Digital. Para Lambán el PSOE no debe posicionarse los socialistas no deben posicionarse “ni contra Podemos ni a favor de Podemos”. Sino todo lo contrario le faltó decir.

 

La España invertebrada o una sola España, no lo tienen claro

El presidente aragonés criticó la propuesta plurinacional de Sánchez (que recoge el artículo 2 de la Constitución, por cierto) al considerar que plurinacionalidad que es sinónimo de “insolidaridad territorial”. El federalismo del pedrismo según expresan barones y Gestora atenta contra la Declaración de Granada. Una declaración, realizada por un grupo de amiguetes ya que la militancia no participó, que defiende también el mismo federalismo. ¿Dónde se halla el problema? En que ni unos ni otros saben lo que es el federalismo, por supuesto. Pero en términos del socialismo patrio en el reconocimiento de las naciones como tales. Eso no gusta a Lambán, ni a García Page, ni a Susana Díaz.

¿Dónde se halla el problema? En que ni unos ni otros saben lo que es el federalismo

García Page, que acusa a Sánchez de meter aluminosis en el seno del PSOE, entiende que “Apostar por lo plurinacional no es de izquierdas. Es hacer el caldo gordo a los nacionalistas”. Lamenta el manchego que por “ganar cuatro votos” en el PSC ponga a España “patas arriba”. Para él, sólo hay una España (¿Grande y libre?). Curiosa posición la de García Page porque critica lo plurinacional en referencia a Cataluña (¡Qué obsesión!) pero no lo hace respecto a Andalucía. En el mismo Preámbulo del nuevo estatuto, que por cierto votó favorablemente Susana Díaz, se reconoce a Andalucía como nación y como patria. “Se ha acercado al ideal de Andalucía libre y solidaria por la que luchara incansablemente Blas Infante, a quien el Parlamento de Andalucía, […] reconoce como Padre de la Patria Andaluza en abril de 1983” dice el estatuto.

Si la CE reconoce en su artículo 2 que existen nacionalidades, y por tanto naciones, lo normal es que España sea plurinacional ¿o no, señor García Page? Si en un Estado coexisten varias naciones (como sucede el Gran Bretaña, por ejemplo) ¿no es un Estado plurinacional? Pues no. Para García Page, Lambán y Díaz, España es solamente una nación. Y lo que dicen los estatutos de autonomía simple retórica para engañar al pueblo, les falta decir. “Apostar porque España es un partido plurinacional no es de izquierdas, eso es ser nacionalista o hacerle el caldo gordo a los independentistas. El PSOE no es nacionalista y menos aún plurinacionalista” García Page dixit. El PSOE no será nacionalista, pero los dirigentes de la Gestora y las baronías sí lo son. Son nacionalista de una España única.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 9 =