Pasó de tener una presencia habitual en las tertulias políticas de televisión a ocupar un escaño en el Congreso de los diputados. Sin haber cumplido los 30 años, Irene Montero es una de voces más poderosas de Podemos, y una de las políticas más contundentes contra lo que ella llama “las élites”. Empieza el año 2017 visiblemente cansada, y le queda por delante la próxima Asamblea Ciudadana de Vistalegre 2.

 


Ahora tiene un sueldo que le sitúa en un lugar muy diferente a la inmensa mayoría de los españoles. ¿Qué siente?

Y siendo muy joven, porque tengo 28 años. Lo que ha cambiado en mi vida no lo achaco tanto al salario sino a otros elementos de los que tenemos que trabajar ahora, pero lo que dices es verdad. Ni siquiera sé qué salario tengo, porque dono una buena parte al partido. Lo que finalmente me queda es el equivalente a tres salarios mínimos. Aun así, es más de lo que cobra, no sé, probablemente el 90% de la gente de mi edad y el 80% de la gente en general. La responsabilidad es enorme. Es un elemento de los que más defiendo después de llegar al Parlamento. Defiendo la limitación de salarios igual que la limitación de mandatos. Es de lo poco que te ayuda a saber que no eres como ellos, como el resto de las personas que están aquí. El salario es lo único que ayuda a decir: Cuidado, que nosotros no somos políticos convencionales.

 

¿Qué son ustedes?

Somos militantes de un proyecto político a los que ahora les toca estar en el Parlamento. Dentro de que me siento una privilegiada…

 

“Nosotros no somos como ellos”, afirma. ¿Cómo son “ellos”?

Ellos son políticos profesionales, se sienten así y les gusta considerarse políticos profesionales representantes del pueblo en el Parlamento, y por tanto los que deben tomar las decisiones que afectan a la vida de la gente. Y ellos te dicen: “Esa es la base de la democracia representativa, ¿estás cuestionando que nosotros debamos tomar las decisiones?”.

El pacto de pobreza energética ha sido una vergüenza

 

¿Qué les responde?

Bueno, yo más que política prefiero sentirme militante, que ahora le toca estar en el Parlamento pero que después seguirá siendo militante en otros lugares, igual que lo he sido antes en la PAH u otros movimientos. Siento que quien debe hacer la política no somos los representantes a los que la gente elige cada cuatro años, sino que la política la debe hacer la gente. Los políticos deben ser los 40 millones de habitantes de este país, y por eso la política no se ejerce en el Parlamento. El PP y el PSOE entienden que hacer política es sentarse en un despacho para cambiar un poquito de la Ley de Energía o hacer frente a la pobreza energética porque parece que está en el ambiente. Yo pienso que es una vergüenza que se hayan sentado a hacer un pacto entre dos cuando habíamos llevado al Parlamento una propuesta que había sido aprobada. El pacto de pobreza energética ha sido una vergüenza. No era una propuesta de un partido, sino de los colectivos sociales que están día a día luchando contra la pobreza energética.

 

Sitúese usted en ese mapa.

Creo que lo común es el debate sobre la democracia y sobre la vida. Es que, al final, en los momentos constituyentes, de cambio político, como ahora, lo que se pone en el centro es la vida digna, la felicidad de las personas, los derechos humanos.

 

¿Por qué cree que vivimos un “momento constituyente”?

Porque se ha producido una quiebra de los consensos sociales, esos que garantizaban lo que la gente creía, sentía y en muchas ocasiones era así: que se podía vivir bien. En este país, se ha tenido el convencimiento de que salíamos de una dictadura, que ahora vivíamos en una democracia donde la gente tenía reconocidas sus libertades, y ciertas aspiraciones de mejora. La mayoría de la gente en nuestro país nunca ha tenido unas aspiraciones de “ser como los ricos”, sino de vivir con dignidad. ¿Quiere decir que no hubiera antes de la crisis bolsas de exclusión y unos niveles de precariedad estructural cada vez mayores? No. Antes de la crisis ya se producían desahucios, ya había gente que no llegaba a fin de mes… Pero es verdad que, cuando estalla la crisis, todo eso se hace mucho mayor y sobre todo afecta a aquellos sectores que mantenían el consenso, ese convencimiento. Cuando empieza la crisis, hay unas clases medias que sostenían el consenso y que de repente ven que pierden el consenso, que tienen riesgo de ponerse enfermos y que no les atiendas…

La élite franquista, que al final es la que permanece.

 

Tiene 28, yo 20 más. Dos generaciones diferentes que han vivido una España radicalmente distinta: ¿Por qué cree que ese cambio constituyente del que habla sucede ahora?

Hay mucho escrito sobre esto. Emmanuel Rodríguez, y también Gregorio Morán, tienen libros fantásticos, que ayudan a entender la Transición, que es de lo que finalmente hablamos, de los años 70-80 y la comparación con ahora. Tengo la sensación, y lo dice Emmanuel, de que los sectores populares, en la Transición, empujaron el proceso de cambio, pero terminaron por no ser los protagonistas de la toma de decisiones. Él explica muy bien el fuerte contraste entre quién es quien lleva el proceso político de la Transición, y las jugadas maestras de la élite franquista, que al final es la que permanece.

 

¿Permanece el Franquismo?

En la Transición cambian cosas, y hay reconocimiento de libertades, reconocimiento de partidos ilegalizados, reconocimiento de ciertas mejoras sociales y en el salario o los derechos sindicales, pero las élites del franquismo siguen intactas y son las que, a día de hoy –ellos o sus hijos, porque esto sí se hereda, es como la monarquía–, siguen siendo los que mandan y los que están en las principales empresas del Ibex35. Eso contrasta con la movilización de los sectores populares. Creo que es 1979 el año de mayor confrontación sindical, el año en el que más horas de trabajo pierde el patrón por huelgas de los trabajadores organizados, y eso hace que las rentas del capital pierdan cada vez más en beneficio de las rentas del trabajo. Porque con la huelga se consiguen, se conseguían y se conseguirán mejoras salariales, derechos laborales

 

Redistribución de la riqueza, lo llamaban.

Efectivamente. Y entonces, ¿qué son los Pactos de la Moncloa? Son esa negociación, clave en la Transición, en la que dicen: Vamos a reconocer ciertos derechos sindicales que luego, con el tiempo, veremos cómo lo vamos modulando. Pero de momento, frenamos la posibilidad de que los salarios puedan subir indefinidamente a través de la lucha social. ¡Eso son los Pactos de la Moncloa!

 

¿O sea?

La política de rentas de este país. En un contexto europeo muy complejo, y con todos los elementos de cómo la socialdemocracia europea apoya a lo que podríamos llamar “los nuevos jóvenes de la socialdemocracia española” y nos ponen a Felipe González con Alfonso Guerra, el papel de EEUU y de la CIA… En Soberanos e Intervenidos, Joan Garcés es demoledor con esto. ¡Ojo!: Desde antes de que se carguen a Serrano Suñer, y hablamos de los 40, EEUU decide, por un interés geopolítico etc, que hay que cargarse a los germanófilos, porque Alemania va a perder la Guerra, y empezar a poner gente que haga avanzar a España hacia un tipo de sistema democrático en el que la élite siga siendo la misma. ¡Hablo de los años 40 del siglo XX…! Y de la monarquía.

 

Le aviso que a eso lo llaman conspiranoia.

Sé que muchos están pensando en eso, y no… ¡Son negocios! Son los negocios de las élites para mantener su poder.

Se han cargado las condiciones mínimas para una vida digna

 

Podemos sustituye el discurso laboral por un discurso “constituyente”. Se podría decir que, así, pierde peso la construcción laboral… No hay más que ver cómo estamos.

Muchas demandas concretas –en lo laboral, en materia de vivienda, sanidad, educación– han generado una ruptura tal… Son las élites quienes han generado esa ruptura. Se han cargado las condiciones mínimas para que amplias capas de la población tengan una vida digna, y se las han cargado tanto que muchos problemas se acumulan y se convierten en un problema global cuyo eje es la democracia. ¿Y cuál es su reverso? El imperio abusivo de las élites.

 

Explíquese.

Se trata del reclamo de la gente que dice: Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida. Estoy harta de los abusos de las élites. Por eso insisto tanto en que Podemos nunca puede perder su marcado carácter antioligárquico. Porque de lo que va esto, este momento de ruptura de los consensos, es de ver si las élites van a ser capaces de nuevo de imponer su modelo haciendo que algo cambie para que no cambie nada. Su modelo de vida para la gente. Este: “Sobrevive, vienes al mundo para sobrevivir, pelea por encontrar un empleo y si no lo tienes, será que tienes un problema, y si la educación pública no te lo garantiza porque los profesores están desbordados, también es tu problema, págate una privada”… Ese modelo es el suyo.

 

¿Qué papel juega en esto, a su modo de ver, el PSOE?

Es probablemente el partido que mejor explica el consenso del régimen del 78, y por eso su crisis es también la crisis del régimen. Esa crisis la están resolviendo por la vía de situar al PSOE del lado de las élites con las que el partido socialista se ha hipotecado durante todos estos años. Muchos de los cuadros dirigentes del PSOE, al salir de su actividad política, han terminado en consejos de administración de grandes empresas, asesorando a grandes empresas y multimillonarios internacionales… Es la relación tan estrecha que Felipe González tiene con Carlos Slim, que es uno de los grandes multimillonarios del mundo, la relación de ministros y ex ministros con regímenes de Oriente Medio, muchos de ellos dictaduras… Se trata de cómo han entrado a formar parte del sistema mundial del imperio de las élites. Esos favores se devuelven ahora poniéndose de su lado. Por eso, ahora, por mucho que el PSOE se trate de vestir de oposición, se le ve la patita, todo el mundo ve que al final le han dado el gobierno a Rajoy, le van a dar los presupuestos, le están entregando todas las decisiones fundamentales y ayudando a lavarse la cara. El ejemplo del salario mínimo o la pobreza energética claman por lo impresionante. Por eso los sindicatos y todos los colectivos sociales están tan cabreados.

El PSOE es cómplice de las élites

 

Habla del PSOE como sostén de las élites.

El PSOE es cómplice de las élites. Creo que esa es la parte el PSOE que va ganando, por desgracia. Y que no es lo que quieren sus militantes.

 

¿Qué quieren?

Creo que hay muchos militantes, y mucha gente que se siente parte del PSOE, que no le gusta que eso ocurra y que preferiría ver un Partido Socialista del lado de la mayoría social.

irene-m5

MACHISMO

Las mujeres estamos históricamente hartas

Empiezo a ver un relato en voz alta de las mujeres, que de repente asumen de una manera franca y dura su identidad. ¿Por qué sucede?

Y todavía nos queda mucho que avanzar. Creo que las mujeres estamos históricamente hartas. Las mujeres jóvenes encontramos, más allá de los referentes en las lecturas o la lucha política, referentes muy cercanos de mujeres –nuestras madres, nuestras abuelas— que están hartas. ¡Somos más de la mitad de la población! Hay mecanismos de reconocimiento de derechos que hace unos años no existían y ahora sí. Aunque luego queda mucho por trabajar, las brechas salariales siguen siendo de más del 20%, si quieres ser madre sabes que tienes riesgo de perder el empleo, pero los derechos, formalmente, están reconocidos. Ese hecho ayuda a que visibilices mucho más la contradicción y digas: “Oye, ¿no se suponía que yo tengo derecho a cobrar lo mismo por igual trabajo?” Tenemos la sensación irrenunciable de que eso tenemos que ponerlo encima de la mesa. Y, aun así, insisto en que queda mucho por avanzar.

 

Veo a Podemos como un partido estructuralmente machista.

Creo que no hay ninguna institución u organización social que pueda ser feminista con lo que para mí eso significa en una sociedad machista…

 

Sin embargo, si ustedes han venido a cambiarlo todo, aludir a que toda la sociedad es machista no parece un buen argumento.

Tengo la sensación de que el machismo en tanto que relación de poder en la que los hombres tienen más poder que las mujeres y que, históricamente, durante siglos, se han mantenido estructuras de poder social y político hechas por y para hombres, creo que es muy difícil sacudirse todos los vicios machistas y micromachistas.

 

¿No es machismo, entonces?

Creo que nuestros compañeros, en Podemos, están mucho más concienciados que la media de la sociedad, lo cual no quiere decir que no se reproduzcan prácticas machistas, pero están más concienciados que la media y nos esforzamos en poner mecanismos que garanticen que los derechos las mujeres son reconocidos. Somos el partido que más mujeres mete en el Parlamento, el que asegura en sus listas que hay paridad. ¿Son mecanismos suficientes? ¿Es suficiente con que las mujeres ocupemos el espacio de lo político? No, pero sí es condición sin la cual no se puede seguir avanzando.

 

Todos los representantes de Podemos en público son hombres.

Somos el partido que más mujeres mete en el Parlamento

Yo diría que Carolina Bescansa es una representante.

 

No hablo de todos los representantes de Podemos, sino del poder en Podemos: Iglesias, Errejón, Echenique, Espinar, Urbán….

Ahí se mezclan muchos factores. De todos los debates que tenemos en Podemos, solo una parte termina destilada en un titular… Y finalmente es verdad que lo que termina vendiendo es Pablo, Íñigo o Urbán. Son el titular. Ahí, ¿dónde están las mujeres? Creo que en eso media una cuestión que no es solo de Podemos. No sé cómo explicarlo. Creo que de todo lo que ocurre en Podemos, hay una mediación de los medios de comunicación que se queda con una parte. Eso ¿habla mal de los medios? No, más bien refleja lo que hay en la sociedad.

 

¿Culpa a los medios de comunicación?

Eso quería evitar, y por eso me cuesta explicarlo. No creo que los medios de comunicación conviertan en machista una cosa que es feminista. Sería una idiotez. Creo que la feminización de la política o la sociedad es un proceso muy complejo. El machismo ha penetrado tanto, el patriarcado es un sistema de dominación que lleva tanto tiempo operando, que los mecanismos de dominación son muy difíciles de deconstruir, porque toda la corriente te lleva a seguir reproduciéndolos. Creo que somos el espacio político de cambio donde más mujeres tienen un rol protagónico y de capacidad de decisión.

 

En el PP están Cospedal y Sáenz de Santamaría…

Pero no sé si alguien se atrevería a decir que el PP es algo parecido a un partido feminizado. Yo, no.

 

CORRUPCIÓN

Vamos a hablar del robo perpetrado por los partidos políticos.

¿Corrupción?

 

Sí, pero de todas las corrupciones, que son muchas, me interesa el robo. Todos los partidos existentes hasta la aparición de Podemos y C’s han robado o han contribuido al robo de lo público. También Izquierda Unida.

La corrupción ha sido un mecanismo de engrase entre la élite económica y la élite política

Creo que ahí las responsabilidades no son iguales. No vale, con respecto a los partidos tradicionales, repartir las culpas por igual. Pero sí hay que reconocer que no era un problema de manzanas podridas o de gente con muy mala moral, la corrupción era una cuestión estructural. Es decir, que el pegamento que permitía a las élites sostener su poder en este país no era solo una cuestión de ser capaces de generar hegemonía y consensos sociales, sino que había un elemento operativo que era la corrupción, el robo, el intercambio de favores entre las élites económicas y las élites políticas. O sea, que la corrupción en el formato de robo, como lo llamas, y en otros formatos que incluso son legales, es el mecanismo que en nuestro país las élites han usado para permanecer unidas. Era lo que garantizaba que, si yo, como representante de un partido en el gobierno tenía que hacer algunas cosas –cosas que moralmente me podían parecer mejor o peor– eso después se me iba a recompensar porque iba a terminar en un consejo de administración o porque iba a terminar de asesor de un gran empresario o porque esa élite me iba a reconocer en sus espacios de poder.

 

Usted ahora trata con ellos.

Una de las cosas que más me impactan son los espacios simbólicos donde se marca que los políticos son diferentes al resto de la sociedad, o sea los convites, las cenas ya sea por navidad o verano… Son espacios donde el tipo de vestido que debes llevar se supone. ¿Quién está en esos espacios? Hay competiciones para ver qué periodistas, políticos o empresarios están y cuáles no. Eso marca lo que es la élite. Creo que la corrupción ha sido un mecanismo de engrase entre la élite económica y la élite política de este país.

 

¿Un mecanismo donde ha habido un consenso de participación?

Sí. Por eso nosotros, desde el primer momento, decimos: Mecanismos efectivos para que esto no ocurra.

 

¿Como cuál? 

Yo haré la campaña con el dinero que me preste la gente

Nosotros no le debemos un euro a los bancos. Y no le pedimos un euro a los bancos no porque sepamos que los bancos desahucian o que, por ejemplo, con las cláusulas suelo ejercen procedimientos abusivos para generar beneficios… Nosotros no le pedimos un euro a los bancos porque somos muy conscientes de que quien paga, manda. No queremos que nos pueda pegar un telefonazo un tipo o tipa que nos ha prestado millones de euros para hacer una campaña electoral. Yo haré la campaña con el dinero que me preste la gente. Si me prestan mucho, haré una campaña con más dinero, y si es menos, lo contrario, pero no le pido un euro a los bancos porque luego me van a pedir que les devuelva el favor.

 

De los problemas que se ha encontrado desde que está en el Congreso, ¿cuáles le parecen los más difíciles de erradicar?

La vulneración de derechos humanos y, probablemente, la corrupción. Creo que la vulneración de derechos humanos es estructural en España, y creo que va a costar varias generaciones, si es que lo conseguimos, llegar a una situación donde no se vulneren de verdad. No hablo de mejoritas, sino de que en nuestro país no haya uno de cada tres niños y niñas pobres, o de que no se produce un desahucio o corte de luz por pobreza. Para eso van a pasar varias generaciones. Y la corrupción, porque creo que sigue operando todavía, a pesar de todo lo que conocemos, como pegamento de las élites. El problema de nuestra sociedad es democrático, es decir, cuál es el espacio de toma de decisiones y quién participa, y ese planteamiento es antioligárquico, porque la condición de existencia de las élites es que solo ellos toman las decisiones y solo ellos tienen el poder.

3 Comentarios

  1. “La vulneración de derechos humanos es estructural en España” …… Y es propio de países tercermundistas. Además se añade el hecho de que gran parte de la población premia en las urnas a los vulneradores, demostrando así su “ética”. Al final Arturo Pérez Reverte va a tener razón al decir que España es un país de mediocres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + Trece =