Desde que se publicó el libro de Arturo Pérez-Reverte La Guerra Civil contada a los jóvenes (Alfaguara), los profesores Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas no se pudieron quedar cruzados de brazos para dejar pasar la cosa como si tal. Estaba en juego algo probablemente tan importante como rescatar a miles de víctimas anónimas de la dictadura franquista que aún se encuentran diseminadas por innumerables cunetas de este país, se trataba de rescatar también la Memoria Histórica cultural de un país que aún en parte se complace en mirar al futuro sin querer cerrar heridas todavía sangrantes.

Estos profesores se dirigen a los jóvenes con su obra ¿Qué fue la guerra civil? Nuestra historia contada a los jóvenes (Akal), a nuevas generaciones de españoles que la guerra civil les evoca algo ya más lejano que las propias historietas de sus abuelos, más bien una nueva y simple historia, una más, de los pesados libros de texto. No quieren dejar pasar la oportunidad que les ha brindado el académico cartaginés para poner los puntos sobre las íes sin complejos y sí con mucho sentido del compromiso a modo de homenaje a los miles de españoles que aún merecen una reparación histórica más de 80 años después.


 

 

Este libro va dirigido a los más jóvenes, como también otro de la misma temática escrito por el académico Arturo Pérez-Reverte. Pero sus diferencias son palpables. ¿En qué se pueden notar más? 

Silvia: Nuestra réplica ha consistido en escribir un libro idéntico en su forma editorial al de Reverte, pero no en su contenido. Tenemos la clara intención de reivindicar otra memoria histórica de los hechos. Porque es muy importante no perder la batalla cultural de la Memoria Histórica. Desde luego, hay que hacer justicia a las víctimas de la guerra civil, pero no sólo buscando a los desaparecidos en las cunetas. Es todavía más importante que no quede un relato injusto en la memoria de las nuevas generaciones. Lo mínimo que merecen las víctimas es que no se cuenten mentiras sobre ellas.

Carlos: El libro de Arturo Pérez-Reverte pretende ofrecer una visión neutral y equidistante sobre la guerra civil. En principio este hecho puede resultar intrascendente, pero es mucho más peligroso de lo que aparenta a simple vista. Se trata de un libro de divulgación para jóvenes y es a ese nivel de discurso (y no en las obras académicas) donde se delimitan los relatos que después nadie se atreve a poner en duda, quedando enraizados en la memoria colectiva. Reverte ahonda en la idea del “todos fueron iguales”, “hermanos que se matan entre hermanos” descontextualizando históricamente las causas políticas, como si se tratara de un fenómeno natural inevitable.

Carlos Fernández Liria y Silvia Casado Arenas, autores del libro sobre la guerra civil dirigido a jóvenes que huye de la equidistancia.

 

La Guerra Civil fue solo una, hubo vencedores y vencidos, buenos y malos… Entonces, ¿por qué el empeño en mantener la equidistancia 80 años después? 

Silvia: La equidistancia respecto de los acontecimientos históricos no depende sólo de lo que se dice, sino también de lo que no se dice. Es evidente que el libro de Reverte, no dice ninguna mentira, lo que dice es básicamente cierto, lo que pasa es que se puede mentir sin mentiras, sencillamente no diciendo toda la verdad, priorizando unos temas, silenciando otros.

Carlos: Como decimos en el libro, ser equidistante, cuando se trata de víctimas y de verdugos, consiste en identificar a las primeras y señalar a los segundos.

“Hacer justicia a las víctimas también es que no quede un relato injusto en la memoria de las nuevas generaciones”

 

¿Por qué es injusta y manipuladora la equidistancia en el tema de la Guerra Civil?

Silvia: La idea de que hubo dos bandos enfrentados y que todos fueron culpables y todos sufrieron por igual no responde a la realidad. Esencialmente, ni siquiera fue una guerra, fue un golpe de Estado que puso fin de forma violenta a la experiencia democrática más importante de España. En muchas zonas de España ni siquiera hubo “guerra” ni “campos de batalla”, hubo sencillamente exterminio y represión. Como dice Josep Fontana, la II República fue una “República de maestros” y los militares golpistas aliados con la oligarquía, banqueros y altas jerarquías de la Iglesia promovieron el golpe de Estado, al que le siguió una guerra y una dictadura que puso fin a la democracia y al Estado de Derecho. No podemos poner al mismo nivel a lo defensores de la democracia que a los que sometieron a España a un cruel dictadura durante cuarenta años. 

Carlos: Además, no hay que olvidar que el bando franquista contó con el apoyo de Alemania y de Italia, los dos países que provocaron la II Guerra Mundial. En la presentación del libro que hicimos en la Sala Mirador, Juan Carlos Monedero propuso que en lugar de Guerra Civil la llamáramos “Guerra de España”, puesto que se trató también de una invasión del fascismo italiano y alemán. La diferencia con Europa es que ahí, tras la II Guerra Mundial, se volvió a la democracia. Aquí no. Fueron cuarenta años. Cuarenta.

 

¿Por qué según quien cuente la historia ofrece puntos de vista totalmente enfrentados e irreconciliables?

Carlos: Las guerras no sólo se ganan en las trincheras. Ochenta años después todavía se juega una dura batalla en el terreno de la divulgación y del sentido común. Esto es algo mucho más importante que lo que pueda derivarse de las polémicas de los eruditos y los historiadores, que son desde luego imprescindibles. Pero el nivel divulgativo tiene mucho más peso político. Cuando se consolida un relato oficial y se plasma en el sentido común de la población, en los libros de texto, en las tertulias, en las televisiones, se está haciendo algo importantísimo. Quien gane la batalla del sentido común habrá ganado una de las batallas más definitivas de la guerra civil. Y en los últimos tiempos hemos visto, como profesores que somos, algunos signos inquietantes: de pronto hemos empezado a tener alumnos que afirman que la guerra civil comenzó en el año 34 a raíz de un golpe de Estado perpetrado por el PSOE. El revisionismo mediático de la caverna ha ganado, pues, una partida muy importante. Y eso no se puede refutar sencillamente con un artículo en una revista científica. Hay que operar en el campo de la divulgación.

El fundador de la Legión, José Millán Astray, con el dictador Franco, su amigo íntimo.

 

Este libro va dirigido a los más jóvenes, como también el de Pérez-Reverte. Son una generación a la que este conflicto bélico les pilla muy lejos en el tiempo, y por tanto son más fácilmente manipulables. ¿No creen?

Carlos: Efectivamente, ahí está el mayor de los peligros. Lo que estaba diciendo sobre la necesidad de presentar batalla en el nivel de la divulgación es mucho más importante cuando se trata de jóvenes y adolescentes. Los relatos más básicos sobre lo que ocurrió, cuando se aprenden a esa edad, luego es más difícil cuestionarlos.

“Se puede mentir sin mentiras, sencillamente no diciendo toda la verdad”

 

¿Por qué su visión de la Guerra Civil es más creíble y veraz que la que ha escrito el académico murciano?

Silvia: Eso tendrán que decidirlo los lectores. Pensamos que por eso es un experimento editorial muy bonito el que nos ha brindado la editorial Akal. El lector va a tener dos libros de idéntico formato entre las manos, pero que cuentan un relato muy diferente. Eso, por lo menos, será un buen incentivo para la reflexión y para seguir investigando. Y para preguntarse a uno mismo cuál es la versión que parece más convincente.

 

¿El revisionismo y la apariencia de neutralidad están haciendo mucho daño a una verdadera reconciliación nacional?

Silvia: Podríamos distinguir dos tipos de revisionismo. Hay una versión extraacadémica, protagonizada por Pío Moa, César Vidal y la caverna mediática. Esto es puro franquismo encubierto y no es más que una manera más de continuar con la guerra civil poniéndose del lado de los vencedores. Hay otro revisionismo académico, como el que representan Manuel Álvarez Tardío y otros, a veces, incluso, Santos Juliá, que es antifranquista, aunque se critique muy duramente la II República. En ese terreno es posible la discusión. Y luego, hay también, como dices, una apariencia de neutralidad en cierta manera de plantear las cosas que opera al nivel de la divulgación. Ahí inscribimos el libro de Arturo Pérez-Reverte.

“El revisionismo mediático de la caverna ha ganado una partida muy importante”

  

Su libro incide en el protagonismo de la mujer en un momento en que sus derechos adquiridos durante la República fueron destrozados tras la guerra. ¿Por qué han subrayado este aspecto que normalmente pasa desapercibido a buena parte de los historiadores?

Silvia: Hemos intentado hacer justicia y rendir homenaje a todas esas mujeres conocidas y anónimas que lucharon no sólo por la democracia en España y por ganar la guerra, si no por construir un mundo donde las mujeres estuviéramos en igualdad de condiciones en todos los aspectos de la vida. Las luchas feministas fueron violentamente aplastadas por la dictadura fascista, imponiéndose un modelo de mujer sumisa y abnegada. Las mujeres desaparecieron del espacio público durante cuarenta años, y la que se asomaba, corría el riesgo de ser estigmatizada o catalogada como una ramera. Nuestras abuelas y madres sufrieron esa educación y ese modelo femenino del franquismo, mujeres nacidas para servir a los hombres, y las consecuencias de esa violencia patriarcal y fascista han llegado hasta nuestros días. Por otro lado, en los libros de texto escolares, la presencia de las mujeres y su protagonismo en la guerra es mínima. Y eso tiene que cambiar. Normalmente aparecen como víctimas de la guerra y de su condición femenina, y que no cabe duda de que lo fueron, pero también fueron unas luchadoras contra el fascismo y a favor de un mundo más democrático e igualitario. De hecho, creo que en este sentido también hay una marcada diferencia entre nuestro libro y el de Reverte.

“Las mujeres desaparecieron del espacio público durante cuarenta años”

 

Su versión de la guerra civil incide en desentrañar quiénes estaban detrás de los militares sublevados. ¿Por qué creen tan importante este aspecto para explicar el conflicto?

Carlos: Es un aspecto crucial de la tesis que ponemos en juego. El nazismo, el fascismo, al igual que el golpe de Estado en España tienen que ver con una especie de ley de hierro de la democracia que ha presidido todo el siglo XX. Los grandes poderes económicos se llevan bien con la democracia siempre y cuando esta no atente contra su intereses. En el momento en el que la clase obrera empezó a tener un cierto poder parlamentario, saltaron todas las alarmas. Y entonces, la democracia misma se vio como un peligro. De hecho, la historia se ha repetido muchas veces en el siglo XX. Cada vez que las izquierdas han atentado contra intereses económicos importantes, un golpe de Estado, una invasión o una guerra ha dado al traste con el orden constitucional. Nuestro libro llega hasta el 15-M porque nos ha parecido imprescindible marcar la diferencia respecto del final del libro de Pérez-Reverte, para quien la llegada de la monarquía parlamentaria, con los Borbones, supuso la vuelta a la democracia sin más. Pero no es así. La vuelta a la democracia vino marcada por cuarenta años de escarmiento que fueron muy pedagógicos para los votantes. Ya había quedado claro que las izquierdas tenían derecho a presentarse a las elecciones, pero no a ganarlas. Se podía votar a los partidos de centro, a los de derechas y a los de izquierdas dispuestos a aplicar políticas de derechas. Los límites de la democracia habían ya quedado claros y ahí estaba el Borbón para recordarlo por si acaso.

 

¿Qué fue la Guerra Civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes
Carlos Fernández Liria / Silvia Casado Arenas
Ilustraciones: David Ouro
Akal
144 páginas
18€

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

16 Comentarios

  1. Por Dios, los comunistas siempre igual, acaso los republicanos fueron unos santos? Y las atrocidades que cometieron antes y durante la guerra? O no?
    Que Franco haya sido un dictador no le quita culpa a los otros, memoria histórica no desmemoria tienen estas gentes

    • Y TÚ LO Q NO TIENES ES VERGÜENZA, EQUIPARAR A REPUBLICANOS Y FASCISTAS, a gente q quería una democracia y a gente q asesinando se hizo con el poder para arrasar la democracia e instaurar una dictadura fascista de 40 años, es simplemente no tener vergüenza

      hubo malos y fueron los franquistas, y os adoctrinaron durante 40 años para decir q fueron iguales, y claro las nuevas generaciones pues no nos vamos a tragar el cuento chino de franco, de uno de los asesinos mas crueles y q a mas gente ha matado de la historia de la humanidad, con la ayuda de los nazis.. si es q parece de broma q a estas alturas digamos q no hubo ni buenos ni malos.. es indecente x vuestra parte

      hay jóvenes q si se lo tragan… los herederos del franquismo, yo conozco a unos cuantos.. el resto x mucho q intente adoctrinar perez reverte o quien sea, es q los hechos no pueden ser mas claros… pongamos la portada de abc ensalzando al furer, vah si esq es evidente…

      • Bueno, el que más gente ha matado igual es tu amigo Stalin y su régimen comunista.

        Por otro lado, me parece muy triste que tú y “las nuevas generaciones”, os esteis tragando el adoctrinamiento de la memoria histórica. A mi, de primera mano, me han dicho algunas cosas que te harían temblar de tus queridos rojos (un vecino al que le quemaron vivo (LE QUEMARON VIVO, JODER) porque debía dinero a unos, mi abuela, a la que tuvieron que esconder porque la iban a matar por beata; mi abuelo, del otro lado, que tuvo que exiliarse a Inglaterra mientras duró la guerra, ya que tenía un taller que le querían expropiar; a mi tio abuelo -hermano del anterior- que tenía amistad/tendencias anarquistas y al que miembros de las patrullas que hacían paseos (mira que eran los paseos, a ver que te parece) le pidieron que “si alguien te cae mal, dímelo y nos los cargamos, sin más”. Todo eso de primera mano, oído de labios de los protagonistas o testigos (si, tengo cierta edad). También tengo, del otro lado, exiliados y encarcelados, por lo que me puedo mantener en un sano escepticismo sobre tomar partidos.

        Tampoco te creas que los repúblicanos eran todos unos demócratas. A los republicanos demócratas los hicieron callar/desaparecer pronto, como a Azaña, que le ningunearon lo que quisieron y mas. Ni te creas esa farsa de la coalición de izquierdas contra el fascismo. Cada uno iba a su aire (por eso, entre otras cosas perdieron la guerra), y en ocasiones, se mataban entre ellos (busca la lucha entre comunistas y anarquistas en Barcelona).

        Lo dicho, chavalote…. antes de acusar a otros de no tener vergüenza, ten educación. Y la guerra civil fue algo demasiado grande para resumir en un twit, y demasiado complejo para resumirlo en “los malos fueron los franquistas, y si dices lo contrario es que estás adoctrinado”.

        • No, no comparo un régimen legítimo y legal con uno ilegal… mi pueblo antes del golpe de estado fascista tenía 6.000 habitantes, después 2.000… y a mi abuelo se le murió un hermano de HAMBRE a causa de una anemia.. y a otro hermano dice q veía todos los días como los fascistas del pueblo lo vejaban sistemáticamente…

          tenemos el miserable honor de tener 114.000 desaparecidos, tras el franquismo, el 2º régimen q mas desparecidos tiene tras camboya…

          De acuerdo con el investigador de Derecho Penal de la Universidad de Castilla-La Mancha Miguel Ángel Rodríguez Arias, España es la única democracia que no ha realizado ninguna investigación sobre el terrorismo de Estado una vez acabada la dictadura.

          quieres mas datos… 540.000 personas muertas, esa es la cifra de “sobremortalidad” de la posguerra, es decir, de hambre la mayoría o de heridas de guerra o cosas similares. 50.000 los muertos de la represión fascista, una ciudad como cuenca entera asesinada por el fascismo. 250.000 reclusos en 1940 y sólo 100.000 por sentencias judiciales. Defender el franquismo o igualarlo de alguna manera a la república es de gente malvada

          algún motivo tendría el resto del mundo para cerrar las fronteras de españa cuando llegó franco al poder y antes no… un golpe q sólo es apoyado prácticamente x hitler y musolini, tuvimos uno de los gobiernos mas miserables del siglo XX

          y claro la república es q como cada uno tenía su ideología y no estaban muy unidos.. q malos oye, puedes acusarles de organizarse mal, pero de ahí a compararlos con las tropas de hitler.. “si alguien te cae mal dímelo” gente miserable la habría en los 2 bandos, seguro, como hoy en día tb… pero eso no quita q la república fuera democrática y el franquismo una dictadura

          tras un golpe de estado y armarse con ayuda de nazis y fascistas italianos derrocaron el sistema democrático q había para hacer una dictadura opresora, asesina, machista q condenó al hambre a un montón de generaciones… y q implantó en españa un sistema ilegal en el q los derechos y libertades brillaban x su ausencia

          se q eres enrique, x tu odio a los comunistas… yo no he dicho nada de comunistas y me acusas de comunista… casualmente como enrique q de todo esto sólo sacaba de conclusión q los comunistas son muy malos o q stalin no se k historias, ahora dirás “Venezuela” o “eta” o algo así q es el ideario franquista del siglo XXI, antes eran “comunistas” y ahora es “venezuela”

          y en la república ya estaban los 2 bandos, estaba la ceda etc y los comunistas, socialistas… la diferencia es q uno hizo la guerra contra el otro, cambiando las reglas en el q todos eran iguales, para q una parte de españa se meara en la otra, y con ayuda de hitler y musolini

        • y te hago una pregunta… algunos nazis fueron quemados vivos y muertos de diferentes formas… berlín fue destrozada, así como otras ciudades alemanas…
          ¿hubo buenos y malos en esa guerra?

          esta claro q eeuu y rusia no eran ni buenos ni malos, se vieron envueltos en una guerra q provocó alemania… y en españa pasó exactamente lo mismo, media españa se vio envuelta en una guerra q empezó tras un golpe de estado del bando franquista, tú dices q no debieran haberse ni defendido no?

  2. Hahaha
    VERGONZOSO
    Desde el momento en que se dice que hubo buenos y malos, vencedores y vencidos
    Acaso el que vence es inherentemente malo por el simple hecho de haber vencido?

    Hubo vencedores y vencidos efectivamente, pero ambos bandos tuvieron acciones deleznables y atroces(no nos olvidemos de que el desencadenante fue el asesinato de un ministro), lo que pasa es que después el que gana hace lo que le da la gana. Cómo en todas las guerras. Si ustedes quieren resucitar la España de “los matarrojos y los quemaiglesias” allá vosotros. Yo me porté antes de que eso suceda

    • según tu planteamiento los aliados no eran ni buenos ni malos y los nazis tampoco eran buenos ni malos…

      lo q le falta a mucha gente de este país es sentido común, y una buena dosis de ética

      y sí, el bando fascista era malo, puede q no fueran unos santos los republicanos, pero no eran los malos… los malos fueron los del golpe de estado, los q recibieron apoyo de los fascistas italianos y los nazis alemanes, ganaron la guerra con un ejército de moros con oficiales y armamento italiano y alemán

      unos luchaban x la democracia y los otros x una dictadura fascista, nunca se van a cerrar las heridas hasta q no digamos ALTO Y CLARO Q EL BANDO FASCISTA NO ERAN MEJORES Q LOS NAZIS, Q FUERON LOS MALOS DE LA HISTORIA SI, Y COMETIERON CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD SISTEMÁTICAMENTE.

  3. No he leido el libro de Arturo Pérez-Reverte sobre la Guerra Civil en España, de 1936, así que no puedo opinar.
    En cualquier caso hay mucha bibliografía sobre la Guerra Civil, hay muchos libros para leer, documentales de radio y televisión, los que quieran informarse y leer tienen libros de sobra.

  4. Estos temas de la Guerra Civil, una etapa muy dura en la historia de España, mejor tomárselo con mucha calma, a mi juicio, porque, es un tema que provoca mucha emoción, es muy pasional, y, es muy complicado ser neutral en temas de historia, se intenta ser neutral, dejar a un lado las emociones, el sentimiento, y estudiarlo todo como desde fuera, sin pasión, pero, no debe ser fácil.

  5. En cualquier caso, hay que agradecer, dar gracias, por tener tantos libros sobre la Guerra Civil para leer, tantos documentales, de radio y televisión. Porque muchos autores, escritores, han hecho un esfuerzo en investigar sobre la historia en España.

  6. Cuentan mis mayores historias
    en blanco y negro
    que sufrieron cuando eran jóvenes por lo campos de mi pueblo
    militares sublevados por caciques amparados,
    bendecidos por la iglesia, en armas se han levantado!
    por los hijos de sus hijos y su propia libertad
    abandonan los arados la familia y un hogar

    acabar con el fascismo!! gritan
    tierra y libertad!! muchos de aquellos
    que marchan no podrán volver jamás!!

    recuerda, recuerda su memoria morirá
    bebamos por ellos y por los que ya no están!
    levanto mi vaso su lucha continua
    aun conviven odio y miedo, tortura y opresión

    ya pasaron muchos años y
    cualquiera lo diria solo veo k
    recuerdan asesinos y fascistas
    monumentos de vergüenza en honor
    a los verdugos en las calles, en las plazas
    en iglesias y en escudos

    hoy lloramos nuestros muertos sobre una cuneta fría
    ellos tienen sus caídos por España y compañía
    transición y democracia
    obligar y obedecer
    enterraron vuestros huesos pero aun seguís en pie!!!!

    recuerda recuerda su memoria morirá
    bebamos por ellos y por los que ya no están,
    levanto mi vaso su lucha continua!
    aún recuerdo con ternura sus gestos de dolor…

    recuerda, recuerda, recuerda, recuerda
    recuerda, recuerda su memoria morira

    recuerda, recuerda, recuerda, recuerda
    la lucha continua y aquí no pasarán, no pasarán!!

  7. Por lo que cuentan estos autores sobre su libro, y sin haberlo leído, aprecio un toque mucho menos neutral y menos imparcial que el que hay en el libro de Reverte. Éste, el de Reverte, es la excepción a la cantidad de Memorias Históricas y reivindicaciones que a las que venimos asistiendo desde hace años. No nos pinten una II República utópica: nunca existió.

    • ni la transición ni hoy todo es ideal, y eso no quita q sea un un sistema democrático y lo q teníamos antes una dictadura ilegal

      la II república, evidentemente, no era un paraíso, pero la guerra tras el golpe de estado ilegal, los años de la posguerra en el q hubo gente q incluso se murió de hambre, tras años y años de crímenes contra la humanidad, eso si fue un infierno

      sistema legal y democrático, sistema ilegal y dictatorial, tras una sangrienta guerra en la q un bando fue apoyado x los nazis, ni mas ni menos… es evidente lo q pasó, ciego es el q no quiere ver…

  8. Perez Reverte recomienda el libro de Chaves Nogales: A sangre y fuego , que si he leido y me parece muy veraz , mas que nada porque el fue testigo. No he leído su libro ni el de estos otros autores . Lo mejor de todo , el debate y la genesis de la duda en los adolescentes que los lean . Yo recomiendo el que , según Perez Reverte , se deberia leer en los colegios .

  9. Vamos a ver. Arturo Pérez-Reverte no es historiador. Aquí hay que decir que no es historiador porque no le dará la gana serlo, puesto que en esta horrible y corruptísima España este tipo podría tener el título de historiador en un pispás, tal es el nivel de podredumbre que “supuestamente” hay también en esta materia.

    Lo que quiero explicar es que lo que diga o deje de decir este tipo en materia de Historia no tiene absolutamente ningún valor, por mucho que diga alguna evidencia acerca del pasado o del presente.

    Acerca de lo que dice este hombre, me parece que muchísimas veces dice auténticas perogrulladas sin ningún interés.

    Ya digo, no es historiador ni nada remotamente parecido, aunque dé la impresión de que quiera hacer creer que habla en Historia, etc., etc., etc.

    Hay historiadores “oficiales” (lame-almorranas, lame-culos de alto standing, estómagos del pesebre, etc., etc., etc.) que no difieren mucho de Pérez-Reverte, salvo en que usan menos tacos, etc., etc., etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × uno =