El Gobierno ha tomado la decisión de suspender la máxima competición griega, tras los graves incidentes en el partido que disputaban PAOK y AEK, y en el que el presidente del equipo anfitrión, Ivan Savvidis, irrumpió en el campo con una pistola al cinto y amenazar de muerte al árbitro.

La policía griega ha emitido este lunes una orden de detención contra él, y contra sus cuatro guardaespaldas, que invadieron el terreno de juego.

Tras una reunión urgente del Gobierno griego para analizar los graves sucesos ocurridos en el terreno de juego del PAOK, el viceministro de Cultura y Deportes, Yorgos Vassiliadis, anunció la suspensión de la máxima competición. “La Liga no se reanudará hasta que encontremos un nuevo escenario, convenido por todos”, añadió. La UEFA se mantiene en permanente contacto con el ministro de cultura y apoya la decisión, La Comisión Disciplinaria convocará una reunión extraordinaria el próximo miércoles y exigirá un castigo ejemplar al PAOK, West Ham y al Paris Saint Germain.

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha pedido a su homologo de UEFA, Aleksander Čeferin, “que aborde el asunto e impongan las penas más duras”.

El ministro del Interior griego, en declaraciones a la agencia de noticias griega AMNA, ha afirmado, “lo que vimos es un ataque al honor del fútbol griego. Dañan al club y a los seguidores del equipo. Que alguien entre al campo con una pistola en la mano es una provocación inadmisible, independientemente de lo que haya ocurrido”.

El árbitro Kominis anuló un gol por fuera de juego en el tiempo añadido al jugador de Cabo Verde, Fernando Varela, que hubiera dado al PAOK en el liderato de la competición. Tras dos horas parado el partido, en las que arbitro se refugió en el vestuario, el este cambió su decisión, y dio el triunfo por 1-0 al PAOK ante el AEK Atenas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cuatro =