La videncia natural o clarividencia es una facultad que algunas personas tienen desde su nacimiento. Viene a ser la capacidad de recibir información sobre acontecimientos pasados o futuros. Por lo general, la persona clarividente ve esta información en forma de imágenes, las cuales aprende a interpretar con el tiempo.

En la actualidad, y más en la sociedad occidental, no todas las personas respetan o creen en la fiabilidad de la clarividencia, más aún cuando se ha convertido en un negocio muy rentable. Con el avance de la sociedad y la tecnología, han proliferado miles de supuestos videntes y clarividentes que se anuncia en internet. Cómo distinguir el fraude de los verdaderos videntes naturales es el quid de la cuestión.

La videncia llega a internet

De la misma manera que el resto de profesiones han tenido que adaptarse y formar parte de la era digital, la videncia natural también ha tenido que adaptarse y pasar de la consulta presencial a la consulta online. Es por eso que, hoy en día es posible consultar a un vidente natural sin gabinete con todas las garantías de fiabilidad y seriedad. El hecho de que presten sus servicios vía internet no merma sus facultades, ni los hace menos fiables. Se trata de hecho de la mejor manera de poder seguir ayudando a las personas de una forma más eficiente.

Ahora bien, de qué manera podemos distinguir a un verdadero vidente natural de alguien que simplemente quiere ganar dinero, es algo de suma importancia. En primer lugar, habría que desconfiar de todo aquello que prometa videncias gratuitas, por lo general, esconden pagos descomunales de dinero una vez y han captado al posible “cliente”. Un buen vidente, en cambio, tiene sus honorarios, puesto que es su profesión, cosa que expone de forma clara desde un principio.

Por otro lado, su principal objetivo es ayudar, no lucrarse con sus dones, por lo que, podrás distinguirlo a través del trato y la implicación que pone en cada consulta. Los videntes falsos o fraudulentos, persiguen simplemente hacer dinero fácil y rápido, por lo que, tratarán de sacarte la máxima cantidad que puedan en el menor tiempo posible. Sus tácticas suelen ser muy obvias, a través de generalidades tratan de enganchar a las personas que buscan ayuda, confundirlas, generar preocupación y finalmente ofrecerles sus servicios como única opción para que piquen.

Por desgracia los verdaderos videntes tienen que competir cada día con los anuncios de todos esos falsos videntes, hacerse un hueco entre tanta publicidad engañosa y llegar hasta las personas por los mismos canales que utilizan sus competidores. Esto es así, porque actualmente y con una tendencia cada vez más creciente, cuando necesitamos algo, lo buscamos en internet.

Por otra parte, la ventaja de poder encontrar un vidente natural en internet, es la misma que nos ofrecen otro tipo de servicios, como son: la comodidad, la rapidez, y la facilidad en la forma de pago. En este último punto, podemos pagar con visa la consulta a un vidente profesional, lo que nos facilita muchísimo las cosas y nos ahorra tiempo.

Otra de las ventajas de que los videntes se hayan adaptado a la tecnología es que también es posible hacer consultas vía telefónica. El teléfono es una opción menos fría que una página web, puesto que estaremos escuchando la voz de una persona del otro lado. Al mismo tiempo, la persona clarividente estará escuchando nuestra voz, y eso le ayudará a conectar con nosotros para captar mejor nuestras vibraciones y recibir de forma más certera los mensajes que tenga que recibir para aconsejarnos en nuestros problemas.

El tarot como herramienta de videncia

Muchos videntes profesionales usan las cartas del tarot como herramienta que les permite acceder a esa información oculta que necesitan desvelar para ayudar a sus consultantes. Ya sabemos que el tarot viene de una tradición muy antigua, y que no sólo es consultado con fines adivinatorios, sino también como guía para el desarrollo personal y espiritual.

Las consultas de tarot, que antes eran presenciales, ahora se pueden hacer por teléfono. La cuestión, es encontrar un servicio de tarot telefónico bueno que nos aporte información válida y certera que nos sirva para solucionar nuestros problemas. En este sentido, el tarot puede darnos la clave para encontrar soluciones que antes no pensábamos que existían con respecto a un tema en concreto. Nos ayuda a ver las cosas desde otras perspectivas, y nos da incluso datos concretos sobre hechos y situaciones que nos afectan directamente.

Todo lo anterior es posible si consultamos a una vidente certera que sea capaz de poner todas sus facultades a nuestro servicio. Si estamos en manos de una persona profesional, podremos obtener una ayuda muy valiosa que nos puede ayudar a tomar decisiones importantes en nuestras vidas. Tanto es así, que podemos cambiar el rumbo de los acontecimientos si disponemos de la información que permanece oculta a nuestros ojos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. ¿El próximo articulo será sobre el corte de pelo del Ratoncito Perez? ¿O será sobre la dieta de los camellos que llevan los Reyes Magos? Lo digo por mantener el nivel de este.

    VO-MI-TI-VO.

  2. Pues que quieres que te diga… a mi de vez en cuando leer cosas distintas me amenizan el rato. Si el titular no te llama, no lo leas y ya, ¿no? O es que no lo has leído y solo has hecho el comentario para escribir eso entre guiones? Ahora les llaman “haters” a los que son como tu, yo me lo haría mirar! Un saludo guapi 🙂

  3. Yo en algunas temporadas de mi vida como madre soltera, he llamado alguna vez. En mi pueblo, cuando era pequeña, una señora echaba las cartas si le dabas “la voluntad”, y a mi siempre me llamaron la atención esas cosas. Por teléfono es más fácil… en concreto a mi, que tenía un montón de problemas en aquel momento, al menos me sirvió para aliviarme y ver que la cosa no era tan grave. Me parece que está infravalorado el trabajo que hacen estas personas, porque aunque hay que pagar, cuando verdaderamente te ayudan cualquier precio es barato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 11 =