De izquierda a derecha: Profesor Enrique Bonete, Adela Cortina, el rector Ricardo Rivero, Victoria Camps, y Maria Teresa López De la Vieja.

La Universidad de Salamanca celebra en estos momentos su octavo centenario, y ha decidido hacer historia rompiendo un techo de cristal: el de las mujeres nombradas honoris causa. La imposición del título a las filósofas Adela Cortina Orts y Victoria Camps Cervera las convierte en las primeras mujeres de este campo que nombre la Universidad, que hasta ahora estaba copado por hombres.

“No es justo que con la de mujeres investigadoras que hay ninguna llegue a recibir el honoris causa”

Algo que ha destacado inmediatamente tanto Adela Cortina como Victoria Camps que ha señalado que no es justo “que con la cantidad de mujeres investigadoras en todos los campos, ninguna llegue nunca a recibir este honor”. Ambas han destacado que aunque agradecen el acto y se sienten muy orgullosas de haber recibido el nombramiento, la situación de la mujer en España en términos académicos es “defectuosa”, como se ve “en el número de mujeres rectoras que hay en nuestro país”.

Cortina ha señalado que las mujeres “tenemos que ir ocupando nuestro lugar en el mundo” y ha criticado que “no puede ser que la mitad de la población mundial sea ignorada de esta manera”, además de señalar que se trata sencillamente “de una cuestión de justicia”.

“Los políticos deben sacar lo mejor de la gente”

Durante la rueda de prensa ambas se han lanzado a hablar de diversos temas. Ha surgido el término acuñado por la profesora Adela Cortina de la “aporofobia”, término recientemente acuñado por ella misma y que ha recibido distintos reconocimientos. La palabra se refiere al rechazo social generalizado de los pobres. Y en particular, ha llamado a los políticos a “sacar lo mejor de la gente” como se ha hecho en Valencia durante el atraco del barco Aquarius y sus inmigrantes, de quienes asegura “han sido recibidos con los brazo abiertos por los valencianos”.

“Aunque se respete la sentencia de La Manada, debe haber revuelta social”

Por su parte, Victoria Camps se ha lanzado a hablar de Cataluña, un tema para el que ha explicado es “necesario poder sentarse y dialogar”. Y ha aclarado que lo que se está viviendo no es un problema ético, sino político y que “se está volviendo ético por los medios, que manipulan, sobre todo cuando se ignora el discurso de una parte de la sociedad”. Ha asegurado además que se han “deteriorado conceptos como el de la democracia” y ha criticado que se frivolice frases como “decir que estamos viviendo en una dictadura; si fuese ese el caso, no lo podríamos decir ni en voz alta”.

También ha habido ocasión para pronunciarse sobre la libertad provisional de los miembros de La Manada. Tanto la profesora Cortina como Camps han destacado que aunque se debe “respetar el recurso, que es legal y está permitido”, han coincidido en que “hay y debe haber revuelta social” debido a que “algunas cosas no se han hecho bien en relación a la sentencia”. En particular, Cortina ha hecho hincapié en que “se tiene que tener en cuenta el punto de vista de la víctima en la sentencia, no sólo el del agresor”, y Camps ha señalado que en este tipo de situaciones es “difícil hacer juicios de valor justos y ponderados”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =