En el año 99, la ONU advertía que el extremismo religioso estaba en aumento en todo el mundo. Han pasado diecisiete años y lejos de mejorar, los distintos informes sobre Libertad Religiosa en el mundo, muestran una discriminación abierta o encubierta contra personas que siguen el cristianismo, catolicismo, islam, adventistas del séptimo día, Iglesia Evangélica o testigos de Jehová, por nombrar algunos.

El fenómeno del extremismo no entiende de fronteras, ni tampoco de límites. Ninguna religión o filosofía es capaz de afirmar que no existe extremismo en sus filas. Es un hecho constatado históricamente. En estos últimos años, se ha producido un recrudecimiento del extremismo hindú dirigido contra comunidades cristianas y musulmanas, de la misma manera que el extremismo musulmán en Indonesia, obtuvo respuesta del extremismo cristiano. Igualmente, dentro del judaísmo se encuentran extremismos contra otras confesiones. El grupo de colonos judíos ‘Muchachos de la Colina’, volvía a actuar sin que haya cobrado el protagonismo mediático que merece la constante violación a la que es sometida la población palestina (también cristiana), de manos de grupos extremistas judíos.

Hoy, el escenario amanece bajo el cielo de Bruselas en un ataque cuyas miradas se centran en la población musulmana y hay quien se aventura a argumentarlo como respuesta a la detención del terrorista más buscado tras los atentados del 13 de noviembre en París, Salah Abdeslam.

El extremismo que proviene de personas musulmanas ocupa el primer plano de la política internacional, de la mano del terrorismo, asociando islam a la barbarie. Ningún otro tipo de extremismo religioso ocupa tanto protagonismo en los medios como los realizados por personas musulmanas, divulgando una visión sesgada, totalitaria y violenta del islam. No se muestran otras realidades de la condición musulmana, más allá del cliché. Un cliché que tiende cada vez más a ensalzar la violencia como seña de identidad musulmana.

Desde esta asociación (islam vs. terrorismo) se desarrollan mecanismos de defensa y recelo hacia el hecho islámico. La población musulmana es señalada como potencial terrorista y puesta en el centro de la mirada colectiva en la búsqueda de algún indicio de radicalización. Surgen proyectos de “seguridad nacional” como Stop Radicalismos aprobado el 4 de diciembre en España. La población europea siente la amenaza y comienza una caza de brujas de sospecha indiscriminada…

El anecdotario deja situaciones que rozan lo ridículo. La localidad sueca Jönköping fue el escenario para que un grupo hipster ‘Villanos Barbudos (Bearded Villains)’ se reunieran y posaran ante la bandera de este movimiento mundial. Un taxista alertó a la policía avisando sobre una concentración de milicianos del “Estado Islámico”.  Andreas Fransson, uno de los miembros del club expresaba al periódico local Jönköpings-Posten: “Los agentes de Policía se rieron cuando llegaron y vieron que no había terroristas, sino una panda de tipos barbudos y felices haciéndose fotos”.

Pero más allá de curiosidades graciosas que surgen ante la barbarie del terrorismo, lo cierto es que la respuesta civil y política se suman para converger en medidas represivas y que limitan el ejercicio de la plena ciudadanía de las personas musulmanas. El caso de París, trajo la expresión máxima del extremismo social amparado en el sentimiento patriótico y de seguridad nacional. Seis mezquitas fueron atacadas en España, en tres días.  El acto de hoy en Bruselas, deja en las redes sociales expresiones que dan muestra de la impronta islamófoba, creciente ante barbaries como la de hoy, como si la población musulmana no fuera objetivo de terroristas…

Defiendes con vehemencia el que todos los musulmanes no son terroristas. Pero no has dedicado ni una sola palabra a condenar este atentado probablemente cometido por alguien en nombre de TU religión

Todos los musulmanes son TERRORISTAS EN POTENCIA. Persiguen y llaman a la guerra santa y someter a la sharia a todos los “infieles”.

“Más pedófilo que el.mofeta Mojonman no hay nadie y el que le sigue igual que ese”

“Me parecería incorrecto tildar el Islam de violento, pero según mi conocimiento personal ningún escritor ha tenido que esconderse por criticar a los amish” Salman Rushdie

“Putos moros de mierda!! a la cámara de gas tendrían que meterlos a todos”

“¡La única solución para Molenbeek es Napalm y prenderle fuego! ¡Molenbeek es un nido de ratas yihadistas, todos los terroristas salen de ese vertedero!”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Me parece tremendisimo el trato que recibís las personas musulmanas no es justo. Bravo por el artículo tan acertado como siempre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 2 =