En la era de las comunicaciones y cuando las redes sociales ponen a casi todo el mundo con acceso a internet en disposición de opinar lo que le dé la gana, en determinados países se sigue matando a periodistas por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Afortunadamente desde que ETA dejara de matar, en España no se han producido este tipo de asesinatos contra los informadores.

El grupo más vulnerable es el de los periodistas independientes, que trabajan por su cuenta y a menudo sin protección adecuada

La cifra de 827 asesinatos registrados por la UNESCO a lo largo de diez años indica la magnitud del peligro que corren aquellos quienes hacen uso de su derecho a expresar opiniones y difundir información. A esta cifra es necesario sumar otros numerosos atropellos que sufren los periodistas, como el secuestro, la detención arbitraria, la tortura, la intimidación y el hostigamiento tanto en línea como fuera de la línea, y el secuestro o la destrucción del material.

El grupo más vulnerable, según se desprende también de este informe al que ha tenido acceso Diario16, es el de los periodistas independientes, que trabajan por su cuenta y a menudo sin protección adecuada. Se trata de profesionales sin contrato en los medios de comunicación y de un grupo profesional que informa a la mayor parte del mundo occidental. 

El Informe 2016 de la Directora General de la UNESCO por la Seguridad de los Periodistas y el Peligro de la Impunidad presenta un resumen de los asesinatos de periodistas condenados por la Directora General en 2014-2015 y también un análisis de los asesinatos condenados en los últimos 10 años, entre 2006 y 2015.

En este sentido, solo en el período 2014-2015, la Directora General de la UNESCO condenó los asesinatos de 213 periodistas; 2015 fue el segundo año en el que se registraron más asesinatos de los últimos 10 años, con 115 periodistas asesinados. En 2014, la UNESCO registró 98 casos de asesinato de periodistas.

En el desglose por regiones, en los Estados Árabes se registró el mayor número de asesinatos de periodistas en el último bienio, con el 36,5% del total de los casos (78 asesinatos). Esto se debe en gran parte a las situaciones de conflicto en la República Árabe Siria, el Iraq, el Yemen y Libia.

La era digital también tampoco se libra de estos atropellos contra la libertad de expresión. De hecho, El año 2015 fue testigo de un marcado incremento del número de periodistas de medios digitales asesinados, con 21 casos documentados (18% del total) en comparación con solo dos en 2014. Casi la mitad fueron periodistas y blogueros sirios que informaban sobre el conflicto en ese país.

La mayoría de los informadores asesinados en el período 2014-2015 trabajaban en la televisión, mientras que anteriormente, casi todos los años de la última década, los periodistas de medios escritos constituían el grupo más afectado por los ataques mortales.

Por último, Las estadísticas de la UNESCO sobre periodistas asesinados en el período 2014-2015 indican que la mayoría de los asesinatos ocurrió en países en los que había conflictos armados, lo que muestra la extrema vulnerabilidad de los periodistas que trabajan en zonas de conflicto. Hubo 126 casos, lo que constituye el 59% del total.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¿Quién filtra los audios del Comité Federal?
Artículo siguienteAviones de guerra bombardean el centro de Siria
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Queremos saber lo que pasa por el mundo, pero no protegemos a los periodistas que nos lo cuentan. Por no hablar de las precarias condiciones laborales en las que están la mayor parte de ellos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =