El Consejo General del Poder Judicial ha archivado las diligencias informativas abiertas contra la jueza de Violencia de Género de la Mujer nº 1 de Vitoria, María del Carmen Molina, denunciada por la asociación Clara Campoamor por tratar de una manera desconsiderada y ofensiva a una mujer maltratada, embarazada de cuatro meses, a la que, además, hizo preguntas improcedentes durante la presentación de la denuncia contra su compañero para el que pedía orden de alejamiento por considerar que peligraba su integridad física.

Todo sucedió el 17 de febrero. Una mujer acudió al juzgado nº 1 de Vitoria para prestar declaración por una denuncia presentada el día anterior contra su pareja por agresión sexual. Pedía protección y una orden de alejamiento ya que existía, según su versión, maltrato habitual, físico y psíquico. En un momento del interrogatorio, la jueza Molina la preguntó si había cerrado bien las piernas y había protegido bien todos sus órganos femeninos durante la agresión.

El polémico interrogatorio quedó grabado en un video. Pero, además, se da la circunstancia de que esta jueza es conocida por las quejas recibidas por parte de otras mujeres contra su quehacer judicial. La Asociación Clara Campoamor no lo dudó ni un instante y presentó la denuncia contra la jueza en el Consejo General del Poder Judicial.

El órgano de gobierno de los jueces reconoce que las manifestaciones de la magistrada pueden parecer   “poco afortunadas”. Dicho lo cual, rechaza que las mismas sean motivo de “reproche disciplinario por desconsideración”. El Consejo explica que las palabras de María del Carmen Molina “se tienen que valorar en el ámbito de su necesidad de concretar el empleo de la fuerza física y la oposición o resistencia de la víctima frente a la agresión ante la inexistencia de otros datos o elementos que llevaran a clarificar los hechos”. Y recuerda que, durante este interrogatorio, ninguna de las partes, fiscal, y letrados, expresaron su protesta por la forma en que la jueza Molina estaba llevando el mismo.

La asociación Clara Campoamor considera que esta resolución del Consejo General del Poder Judicial debe incluirse en los anales de las “resoluciones incomprensibles”, comparable a la que en 1989 dictó un juez que absolvió a un agresor sexual “por las provocaciones de la mujer que llevaba la falda demasiado corta”. La asociación estudia la posibilidad de presentar recurso contra esta decisión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − cinco =