El glifosato, que es el herbicida más utilizado en España y en el conjunto del planeta, no ha llegado a ser prohibido por la Unión Europea como pedían decenas de organizaciones, sino que, por el contrario, la UE ha renovado la licencia del herbicida durante cinco años más.

En la votación de ayer han primado más los intereses comerciales de sectores industriales

La decisión de la UE no ha tenido en cuenta ni la Iniciativa Ciudadana Europea, apoyada por decenas de organizaciones y por 1.300.000 europeos que pedían la prohibición de todo uso, ni siquiera la posición del Parlamento Europeo, quien votó a favor de la prohibición definitiva.

Según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) el glifosato ha sido declarado como probable cancerígeno, basándose en estudios en el ámbito epidemiológico realizados en trabajadores agrarios de EEUU, Suecia y Canadá. Datos que han desoído los 18 países que han votado por su renovación.

“En la votación de ayer han primado más los intereses comerciales de sectores industriales y las amenazas de judicializar el proceso expresadas por grandes lobbys frente a la protección de la salud y el medio ambiente” manifestaba Mariano Sanz, secretario de Medio Ambiente de CCOO.

El secretario de Salud Laboral de CCOO, añadía que “los próximos cinco años tienen que ser los últimos años del uso del glifosato en Europa”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − 2 =