Los ciudadanos de este país tenían altas expectativas en la Justicia ante la comparecencia del Presidente Rajoy como testigo en la Audiencia Nacional. Pero a medida que transcurrían los minutos, y se desvelaba la línea de los interrogatorios de la Acusación Popular y las Defensas, las respuestas del Jefe del Ejecutivo desinflaban cualquier atisbo de esclarecer o arrojar luces novedosas sobre la trama Gürtel. Rajoy no ha dicho nada nuevo sobre esta trama de corrupción, durante las dos horas que duró el interrogatorio en la Sala, aún con sus manos entrelazadas por la tensión sufrida. La izquierda política tampoco se ha puesto de acuerdo en atajar el laberinto de la Gürtel. De momento, no hay dimisión ni moción de censura contra Rajoy. El PSOE y Podemos siguen dando “palos de ciego” con la presunta financiación ilegal del Partido Popular.

La marca España ha sufrido la imagen del Presidente Rajoy declarando sobre la corrupción del PP en la Audiencia Nacional”, es un titular que escucharemos durante semanas. El PP quiere pasar página, las Redes Sociales arden, los ciudadanos se indignan, y aunque la Justicia trate de hacer su trabajo, no siempre llega su mensaje de imparcialidad, al sufrir el letargo judicial en contra de la celeridad de los procesos con los acusados que van y vienen. Los ciudadanos han presenciado una sesión judicial sin trascendencia jurídica en apariencia.

Esta realidad jurídica causa inseguridad en la sociedad, sobre todo cuando el abogado de José Luis Peñas, -el denunciante de la trama Gürtel en 2007-, ha planteado en la Sala “la posibilidad de que se trataran de cambiar a los fiscales de Anticorrupción”. El letrado Ángel Galindo ha lanzado esta cuestión sin ser respondida, pero que podría dar origen a una nueva pieza separada de Gürtel, además del conocimiento jurídico de Rajoy, y por ende, su responsabilidad. Tiemblan los pilares si los jueces o fiscales declararan presiones por la Gürtel. Esta trama de corrupción parece la historia interminable. La sentencia de la pieza judicial, -en la que ha declarado Rajoy-, está prevista para dentro de un año, mientras que la pieza judicial de “los papeles de Bárcenas” verá la luz durante el 2018.

La partidos de la izquierda continúan fracasando en sus intentos para desbancar a Rajoy. El PSOE y Podemos han declarado por separado. Sánchez ha pedido la dimisión de Rajoy, pero el PSOE no le ha dado el beneplácito a Pablo Iglesias de apoyar su moción de censura en el Congreso contra Rajoy. Ciudadanos se ha erigido como el promotor de la Comisión de Investigación en la Cámara y mantiene su Pacto Anticorrupción con el PP, pero no quiere la dimisión de Rajoy al no estar imputado en la trama Gürtel. Todos coinciden en la comparecencia de Rajoy en el Congreso, es decir, avivar la llama de la corrupción contra el PP en el seno político, mientras la sustanciación judicial sigue su curso.

Los abogados de la Acusación Popular y las Defensas, han tratado de “apresar juridícamente a Rajoy”, pero pareciera que el Presidente de la Sala, Ángel Hurtado, hubiera blindado a Rajoy. Hurtado ha bloqueado toda pregunta incriminatoria hacia el Presidente del Gobierno. En algunos momentos se han formalizado protestas por los letrados en Sala. Mientras las líneas rojas las ha marcado el abogado defensor de Bárcenas, interrumpiendo el interrogatorio en momentos claves, y llevando al terreno de la pieza judicial de “los papeles de Bárcenas”, ciertas cuestiones que no han podido ser desgranadas en la comparecencia del Presidente del Gobierno. Sí hay pacto de silencio entre el extesorero del PP con Rajoy, eso sólo lo saben ellos.

Es un hecho histórico en el ámbito judicial que un Jefe de Gobierno declare en un juicio sobre corrupción de su propio partido político. El Presidente de la Sala, Ángel Hurtado, siempre votó en contra de la comparecencia de altos cargos del PP en este proceso judicial, pero los otros Magistrados votaron a favor del interrogatorio al Presidente, señalando un hito sin precedentes. Ellos han cambiado la historia de este país.

Cuatro claves han desvelado los abogados de la Acusación Popular y las Defensas en el interrogatorio a Rajoy. El letrado José Mariano Benítez de Lugo, presidente honor de ADADE, insistió en “si Rajoy conocía la existencia de la contabilidad B del PP, y sí el Presidente cobraba cheques o sobres”, y recordó en la Sala que “Correa llevó 1.000 millones de pesetas a Bárcenas, además de ser un asiduo visitante a la sede el PP”. Rajoy tuvo su oportunidad de zafarse, “negando el conocimiento de la Caja B”, desmintiendo sobre la marcha que hubiese cobrado ningún sobre en un tono irónico contra este abogado.

Puede que la estrategia de las Defensas fuera repartirse las preguntas, pero era la oportunidad para “atacar todos las lindes diseñadas por los servicios jurídicos de Génova”. De hecho, fueron los abogados del PSOE los que encararon a Rajoy por primera vez con los papeles de Bárcenas. Una hoja de contabilidad del año 2000 escrita a mano por Bárcenas, en la que se podría leer perfectamente el nombre de Rajoy, fue uno de los momentos más tensos para el Presidente. “Los papeles son absolutamente falsos”, dijo Rajoy, eximiendo a los otros cargos del PP que también aparecen retratados.

Los letrados del PSOE insistieron en los SMS de Rajoy a Bárcenas:Luis, lo entiendo, hacemos lo que podemos. Te llamo mañana”. “¿Pero hacemos lo que podemos que significa?”, increparon los abogados, a lo que Rajoy se sacudió con un formalismo social, tachando de normalidad sus mensajes al extesorero del PP.

Las vacaciones de Rajoy con su familia a Canarias pagadas por el PP, “hasta donde Rajoy dice que sabe sobre este pago”, fue otro de los momentos críticos para el presidente del partido.

Finalmente, el abogado Ángel Galindo remató el interrogatorio apelando a la condición jurídica del Presidente del Gobierno: “Con los conocimientos que tiene Rajoy, ¿no se planteó denunciar si había irregularidades de proveedores usando el nombre del PP?”. Fue la guinda en la Audiencia Nacional. En paralelo, el denunciante de Gürtel, José Luis Peñas, recordaba que “el PP fue expulsado de este juicio por poner trabas continuamente, además de borrar información de los discos duros de los ordenadores de Génova, otra pieza más de Gürtel”.

Las Redes Sociales, han hablado más que de costumbre. La diputada del PSOE, Zaida Cantera, en Twitter, ha subrayado “la chulería de Rajoy, sólo le faltó decir que es el Presidente”. El PSOE ha fijado en su cuenta Twitter la petición de dimisión del Presidente Rajoy. Podemos ha retratado hasta “unos chupitos por cada no me acuerdo expresado por Rajoy” en el interrogatorio en la Audiencia Nacional. Ciudadanos hizo hincapié en la falta de credibilidad de Rajoy al afirmar que “no estaba al tanto de los movimientos de campaña, cuando él era director de campaña electoral”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 16 =