(Foto Agencias)

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha elevado este domingo a 272 el número de muertos a causa del terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter que sacudió el sábado el país, agregando que el balance de víctimas «aumentará en las próximas horas». «Son momentos difíciles para la patria, la tragedia más grande de los últimos 67 años, solo superada por el terremoto de Ambato el 5 de agosto de 1949», ha dicho.

«Es momento de grandes tareas y desafíos. Solo la voluntad superará estos momentos difíciles», ha remachado el mandatario, que ha indicado además que el seísmo ha dejado 2.068 personas heridas.

Horas antes, el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, había elevado a 246 muertos y 2.527 heridos el balance de víctimas del terremoto, agregando que las autoridades están elaborando una lista de desaparecidos.

El seísmo, que habría tenido casi un minuto de duración, ha tenido su epicentro en la costa de Esmeraldas, concretamente cerca de la localidad de Muisne (norte), aunque también se llegó a notar de manera importante en la capital, Quito, y en la ciudad de Guayaquil, la segunda mayor del país. El epicentro se ha localizado a 170 kilómetros al norte-noroeste de Quito.

El vicepresidente ecuatoriano ha asegurado que este terremoto «es el peor» sufrido por Ecuador desde 1979 –cuando murieron entre 300 y 600 personas entre Colombia y Ecuador– y ha subrayado que se han producido más de un centenar de réplicas.

España tiene previsto enviar en las próximas horas a Ecuador a 50 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) junto con perros de rescate para colaborar en las labores de búsqueda de víctimas atrapadas tras el terremoto registrado en el norte de Ecuador.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − ocho =