La final de la UEFA EUROPA LEAGUE de 2016 entre el Sevilla FC y el Liverpool, pasará a la historia como el primer partido oficial organizado por la UEFA donde se utilizó el Ojo de Halcón.

La UEFA también ha anunciado que en la final de la Champions League que disputarán Real Madrid y Átlético de Madrid y en la Eurocopa de Francia que se disputará este verano también se utililzará.

Esta herramienta basada en el uso de varias cámaras, permite al árbitro conocer al instante si un balón ha traspasado por completo la línea de gol o no.

Atrás quedarán las polémicas por los goles fantasmas como el de Michel a Brasil en el mundial de México 86 que el árbitro no dio por válido y que casi todo el mundo coincidió en  que el balón había traspasado totalmente la línea de gol.

En algunas ligas europeas como la Premier, la Bundesliga o la Serie A italiana ya se está utilizando el Ojo de Halcón. En concreto en la Premier inglesa se usa desde la temporada 2013-2014. España, por lo tanto, se sitúa a la cola dentro de las grandes ligas en lo que se refiere al uso de la tecnología.

Esta misma temporada en el partido Chievo-Roma de la liga italiana, el Ojo de Halcón fue decisivo en una jugada del partido al dar por válido un gol en el minuto 85  y finalizar el partido 3-3.

Gol fantasma Chievo RomaEl ojo de Halcón lleva utilizándose en el tenis desde el año 2006, y  resulta cuanto menos curioso que los dirigentes  de los máximos organismos del llamado deporte rey recelen tanto del uso de la tecnología.

Los goles fantasmas son solo una de las jugadas en las que la tecnología puede actuar. Es cierto que es la más ágil de utilizar ya que el partido no tiene que detenerse, sino que al árbitro le llega la señal de si ha sido gol o no al instante, pero se dan muchas más jugadas en las que el árbitro no tiene ninguna ayuda tecnológica y que resultan claves en los partidos como fueras de juego, expulsiones o penaltis.

En baloncesto, por ejemplo, se utiliza el Instant Replay, que permite revisar una jugada en caso de que los árbitros alberguen dudas y consideren que la decisión es relevante. Sobre todo es utilizada para saber si una canasta ha entrado o no en el tiempo reglamentario o si un tiro ha sido de dos o de tres puntos.

El rugby es otro de los deportes más avanzados en el uso de la tecnología, existiendo la figura del juez de vídeo. El árbitro para el partido en las jugadas que considera oportunas para revisión de las mismas por parte del juez de video. Principalmente se utiliza para la validación o no de ensayos y para las jugadas violentas.

Las opiniones contrarias al uso de la tecnología sostienen que en un deporte como el fútbol donde el cronómetro no se detiene, sería muy engorroso revisar las jugadas dentro del mismo partido, por lo que habría que encontrar una fórmula para que el juego no pierda dinamismo pero se pudieran revisar ciertas jugadas. Es preferible parar un partido 30 segundos o un minuto a que una decisión errónea pueda cambiar el campeón de una competición o que un equipo pueda  descender de categoría por una decisión arbitral. Es cierto que no se pueden estar revisando todas las jugadas de un partido pero ante situaciones como expulsiones, penaltis o alguna otra acción, el Instant Replay sí que permitiría aplicar justicia con menor riesgo de error.

Un sistema parecido al tenis en el que cada entrenador pueda pedir una revisión de jugada por partido o por periodo podría ser una buena solución. Hay, sin embargo otro problema añadido a la posible aplicación del Instant Replay; en ocasiones una jugada después de miles de repeticiones no consigue poner de acuerdo a todo el mundo. Eso es cierto, pero al menos de esa forma el árbitro tendría más elementos de juicio para tomar una decisión.

En la propia final entre Sevilla y Liverpool, hubo hasta tres  posibles penaltis en el área sevillista por manos. Una de ellas, la de Carriço  en el minuto 11 fue la más clara de las tres y si el árbitro hubiera tenido la posibilidad de revisar esta jugada, probablemente no habría tenido dudas en pitar la pena máxima.

Las situaciones de fuera de juego es otro de los temas a solucionar. Emprendedores suecos y húngaros han desarrollado un sistema que ofrece una solución a los árbitros en este tipo de jugadas con una fiabilidad del 95 %.  El “Offside Call Technology” que así se llama el sistema, informaría al árbitro mediante un reloj inteligente en uno o dos segundos sobre si un jugador está en fuera de juego o no. En caso de una aceptación positiva por parte de las diferentes federaciones, el sistema podría estar funcionando en dos o tres años tras una fase inicial de prueba.

Muchos apuntan a que la llegada de la tecnología en más ámbitos del juego que para los goles fantasmas perjudicaría a los equipos grandes, y que precisamente por eso no se llega a poner en marcha. Otros entienden que la polémica arbitral es parte del fútbol, pero, en un espectáculo en el que están en juego tantos millones de euros, se antoja extraño que no esté totalmente implementado el uso de los avances que hoy en día pueda ofrecer la tecnología.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − tres =