La nueva secretaria de estado de la Función Pública, Elena Collado, ya se ha reunido con los sindicatos de funcionarios para transmitirles las líneas generales de la política que el Gobierno va a llevar a cabo en el sector y que se resumen en una subida salarial “para compensar el sacrificio que los funcionarios han tenido que hacer estos últimos años”, la posibilidad de implantar de manera integral una jornada laboral de 36 horas y el desarrollo de la Ley de la Función Pública.

Aunque no se han concretado porcentajes, los sindicatos creen que el Gobierno quiere subir los sueldos de los funcionarios el 1%. Y ellos exigen que sea más. Recuerdan que durante el gobierno del PSOE, Rodríguez Zapatero, en 2010, recortó los salarios un 5%, y que dicho recorte todavía no ha sido compensado. Miguel Borra, el presidente de la mayoritaria CSIF, Confederación Sindical Independiente de Funcionarios señala que quieren que la subida se vincule a toda la legislatura, “de tal manera que se recupere gradualmente este recorte de 2010”.

En cuanto a la nueva jornada laboral, la positiva experiencia de la Junta de Andalucía donde ya están implantadas las 35 horas semanales hace pensar que el Gobierno de Madrid está planteándose la posibilidad de implantarla también en la administración central a pesar de que tanto el PP como Ciudadanos se abstuvieron en el Parlamento Andaluz.

Una de las cuestiones que los sindicatos ven como mas positiva es el hecho de que al Ministerio de Hacienda se le haya añadido el apelativo de la Función Pública. Su titular, Cristóbal Montoro, ha mostrado su disposición negociadora. Montoro se ha trazado como objetivo “dignificar un colectivo, el de los trabajadores de una administración pública, que es de las mejores del mundo”.

El desarrollo de una Ley de Función Pública ha sido otro de los temas que se trataron en la reunión, así como la posibilidad de implantar un sistema de evaluación de los trabajadores públicos. Esta es una petición que se ha realizado en más de una ocasión desde los sindicatos, ya que así se podría medir realmente qué trabajadores realizan un buen desempeño y cuáles no. Sería, en su opinión, una forma de acabar con la mala fama y los prejuicios que existen sobre buena parte de los empleados de la Administración.

Elena Collado ha quedado en volver a reunirse con los sindicatos en los próximos días para concretar todos estos asuntos. Una reunión a la que, casi con toda seguridad, asistirá el ministro Montoro.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 15 =