En Diario16 ya publicamos las relaciones entre Alfonso de León y Venezuela a través de PDVSA y de su asociación con Rafael Ramírez —ex ministro de Chaves y Maduro, ex embajador en la ONU de la República Bolivariana de Venezuela y ex presidente de la petrolera estatal PDVSA— y otros presuntos corruptos que están siendo investigados por la Justicia de diferentes países por la comisión de presuntos delitos de blanqueo de capitales o administración desleal, entre otros. Esta asociación la reconoció Alfonso de León en un correo electrónico enviado el 19 de noviembre de 2.011 en el que decía, entre otras cosas «mis socios, los de Rafael Ramírez».

El modus operandi de Alfonso de León y, por consiguiente, de su empresa ha estado siempre marcado por la opacidad. Por un lado, mediaba en operaciones con empresarios españoles para la compra de sociedades en Venezuela, tal y como ocurrió con el negocio planteado junto a Ramírez para la compra del periódico El Universal, en el que se llegó a firmar un acuerdo de coinversión para una operación que oscilaba entre los 30 y los 90 millones de euros, en la que el inversor principal era el propio Rafael Ramírez, siempre representado por su cuñado Baldo Sansó y por abogados venezolanos que tienen actualmente intereses empresariales en diferentes sectores en España.

Este modus operandi de intermediar y asesorar tanto a compradores (sus socios) como a vendedores lo ha aplicado con otros empresarios y sociedades españolas, como ocurrió en el caso de la venta de la empresa EIG Multimedia, donde se presentó una sociedad pantalla domiciliada en Florida y representada por Francisco Velázquez, otro socio de Alfonso de León, para prestar servicios de búsqueda de inversores para hacer frente a la operación. De León y Axon estaba, por tanto, representando tanto al comprador como al vendedor para favorecer una operación en la que era juez y parte puesto que, una vez cerrada la venta de EIG Multimedia a unos empresarios venezolanos asociados a Rafael Ramírez, Axon estuvo representada durante unos pocos meses en el Consejo de Administración.

También resultan poco transparentes los casos en los que Axon ha invertido en empresas y a los pocos meses ha salido de sus respectivos consejos de administración. Tal ocurrió, por ejemplo, con Zinkia, la productora de la serie de animación infantil Pocoyó. En febrero de 2.012 Alfonso de León entró en el Consejo de Administración para salir en noviembre del mismo año, hecho extraño teniendo en cuenta que Axon seguía siendo accionista de la productora. ¿Qué interés había en Zinkia? ¿Medió Axon con Miguel Valladares, que ya estaba en el Consejo en 2.012, para la operación que terminó con la salida de José Maria Castillejo del Consejo en 2.016? Hay un hecho que legitima esta pregunta, ya que Valladares salió del Consejo de Zinkia el 21 de marzo de 2.013, el mismo día que lo hizo Axon de manera definitiva.

Por otra parte, según ha podido saber Diario16 de distintas fuentes judiciales, tanto Axon como Alfonso de León están inclusos en diferentes investigaciones abiertas por Fiscalía en distintos ámbitos de las que hablaremos en próximos artículos.

Del mismo modo, este medio ha podido conocer de fuentes directas, que la situación de otro de los socios de Alfonso de León, Nervis Villalobos, en prisión, ha provocado que haya confesado que está dispuesto a colaborar con la Justicia. Villalobos, desde su detención en el mes de octubre pasado, según estas fuentes, ha engordado más de 25 kilos y se siente traicionado por quienes le prometieron que su estancia en prisión iba a ser breve. Si Villalobos habla, muchos personajes importantes de este país y de Venezuela pueden ser muy perjudicados, desde empresarios del sector del ocio y el fitness hasta del sector de la ingeniería que en la actualidad están liquidando empresas para presuntamente lograr comisiones. Si Villalobos habla, uno de los perjudicados será Alfonso de León puesto que ha sido su socio desde principios del siglo XXI.

La empresa de Alfonso de León podría no cumplir los requisitos de transparencia de la UE

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 4 =