De forma sucinta hay dos paradigmas del neoliberalismo que deben ser revisados lo antes posible. El barullo dogmático de ambos ha dejado implícito en la praxis social un repertorio de costumbres y usos encaminados hacia la destrucción del individuo. El primero de ellos está basado en la asociación conceptual entre “Trabajo y dignidad”. Se han creado una serie de confusiones y cortinas de humo en torno a la idea de “Derecho al trabajo” que muy lejos de garantizarlo lo han convertido en un método de control poblacional. La principal falacia al respecto consiste en hacer creer que la única manera posible de obtener la dignidad es a través de un buen puesto de trabajo; vendiendo así la idea de que es bueno estar integrado en el sistema para disponer de los recursos y la protección del juego capitalista, porque la postura contraria sería la marginación – no ser digno-. Pero eso no puede ser así. La dignidad es la cualidad de hacerse valer como persona respecto a los demás como acto de responsabilidad hacia uno mismo, lo cual está vinculado a la libertad individual. Todo ser humano por el hecho de serlo tiene derecho a su propia autonomía y a ser respetado por ello. O sea todo lo contrario de lo que nos han hecho creer. El trabajo – aunque no todos- nos hace ser seres bastantes indignos porque nos arrebata la libertad. Salvo situaciones de precariedad se ha convertido en una fuente de alienación que nos aleja del respeto que todos nos merecemos. Y bien… el otro paradigma viene de la asociación de ideas como “Trabajo e Identidad”. En occidente la identidad se confunde con el estatus social. El perfil social está muy relacionado con la prestación laboral y con las zonas de confort que algunas profesiones proporciona. De ahí que la identidad se disuelva en el estatus. No obstante la identidad es otra cosa: es el conjunto de rasgos de una persona que permiten distinguirla del conjunto, su singularidad. Dicho así es lo autentico de cada uno, lo que no puede tener nada que ver – salvo excepciones- con la profesión (común y repetida). Con ello volvemos a la libertad individual y a la autonomía del individuo, los temas de fondo. A la sazón, el capitalismo global nos confunde tanto que en ningún caso nos hace seres emancipados o independientes. Todo lo contrario nos controla a través de quimeras razonables como una falsa dignidad y una equivocada identidad.

Por otro lado creo que es difícil, a estas alturas, distinguir la soledad del capitalismo. Cuando éramos niños tal vez era posible sentirse solo por el rechazo social. No obstante hoy nadie sabe la causa de su soledad, ni siquiera yo. Y es que nuestra soledad está programada y hasta manipulada. Según el nobel Stanley Cohen nuestras emociones están del todo controladas. Eso ocurre dentro del sistema límbico gracias al miedo, que actúa como energía, y a los condicionamientos, que son sus herramientas. Por ejemplo: una dosis pequeña puede acarrear la motivación suficiente para evolucionar. Sin embargo un miedo excesivo, paralizante, puede detener del todo la actividad del individuo y modificar sus hábitos. Con el deseo de evitar volver a sentir dicho miedo el individuo termina midiendo sus actos hasta el punto de perder la espontaneidad. Incluso, con el tiempo deja de ser él mismo y pasa a ser quien necesita el sistema que sea: un individuo estereotipado muy alejado de los demás que vive una vida programada en la falsa creencia de ser libre. Pero eso le genera estrés, fobias, paranoias, ansiedad, y por lo tanto soledad, cuando la soledad es la perdida de habilidades sociales y un vacío total en su interior. Una vez dicho esto, confieso tener dudas para distinguir la soledad del individualismo. Tal vez podríamos considerar que existe una forma concreta de soledad: la soledad capitalista, fruto del sistema neoliberal que implanta un atroz individualismo que produce seres humanos en serie con una vida terriblemente solitaria y subyugada a un cúmulo de temores imposibles de eliminar. ¿Y cuáles son los miedos que generan todo esto? A saber: el miedo al desempleo, a la precariedad económica, a no disponer de ciertos bienes provenientes de las necesidades creadas, a no ser de la élite triunfalista, a no tener reconocimiento social, al rechazo afectivo cada vez más agravado en el mundo de la pareja, a no existir en los medios y/o redes sociales, y etc. Definitivamente tememos a aquello que no nos hace libres y que erradica de nuestra vida el derecho a considerarnos personas, es decir con cierta dignidad. Estos miedos, en resumidas cuentas, han creado “la soledad capitalista” esa nueva patología que sufrimos todos porque todos tenemos miedo a algo, aunque no lo reconozcamos, que nos perturba y paraliza y que nos aleja de los demás.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEL PSOE rechaza el cierre en centrales de generación eléctrica
Artículo siguiente¿Qué tienen en común Ucrania, Siria y Venezuela?
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía. Colaboraciones - Filosofía hoy. - Quimera. - Periódico "Diario de Almería" - Revista impresa Clarín. - Revista impresa Calicanto. -Astorga redacción. -Culturamas. - Revista digital La esfera cultural - Revista digital Madrid en Marco. - Revista digital alteridad. - Revista digital Poe+. - Televisiondebaleares.tv - Revista digital Elcoloquiodelosperros.net. - Revista digital Agora. Papeles de arte dramático. - Revista digital Resonancias.org. - Cadena Indal. (Televisión) Publicaciones: "Temperamento".Editorial Apeiron ediciones. 2017 "Literatura zurda". Editorial IEA. 2017 - “La mentira zurda. Cuentos de Joseph Landowski.” (Editorial: instituto de estudios almerienses). 2011. Investigaciones: - Miembro del grupo de investigación, Naturaleza y persona, de la universidad de Navarra. - “Temperamento. Elementos filosóficos en la obra de Mary Shelly”. Proyecto fin de carrera del grado de filosofía. Directora: Amelia Varcárcel. Nota: Sobresaliente. - “Plan de integral seguridad de la central nuclear de Valdecaballeros”. Proyecto final del curso de Director de seguridad. 2012. Apto. Uned- -Iuisi. Antologías: - "La piel del secreto". Circulo rojo. 2012. (El Ejido) - "Bocados Sabrosos". Acen ediciones. 2011. (Castellón) - "Relatos Urbanos". Ecu ediciones. 2011. (Alicante) - “A cuento de Almería”. Lagarto editores 2009. (El Ejido) - “Almería: Autores del crimen.” Circulo Rojo 2009. (El Ejido) - “Déjame salir”. Círculo Rojo. 2009. - “Colección de relatos de Oria”. Diputación de Almería 2008. - “Los chicos feos también quieren bailar”. Lagarto ediciones. 2008. - “Agenda mágica literaria”. Lagarto editores. 2008. - “Cuéntanos tu mensaje”. Diputación de Almería. 2007. Concursos Literarios: - Segundo premio concurso relatos Candil Radio. 2010. Almería. - “Finalista concurso relato de terror editorial Círculo Rojo 2009”. Almería. - “Finalista Concurso relatos Villa de Oria 2009”. Almeria. - “Segundo premio XIV y XV Concurso de relato corto Biblioteca Central de El Ejido. 2007 y 2008”. Almería. - “Tercer premio Concurso de relato corto: Cuéntanos tu mensaje. 2006. Organizador Diputación de Almería.”. - “Primer premio Concurso de relato corto: La Gaceta del Condado. 2005. Huelva”. - “Primer premio Concurso de microrelato. Año 2000. Nacional. Realizarte.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − doce =