Ya hay zonas, como en Andavías, Zamora, donde la sequía ya impide que al abrir el grifo caída el agua. Es una de las localidades que, junto a 14 municipios más, tienen problemas por la escasez del agua.

Algunas viviendas ubicadas en la zona superior del pueblo solo tienen una hora de agua al día y, sin tiempo que perder, se afanan en llenar botellas y garrafas.

En la parte inferior del pueblo, la suerte no es mucho mayor. De sus grifos sale agua, pero lo hace sin fuerza, y como apuntan, turbia.

Para afrontar el problema hay quien se ha visto obligado a emplear el ingenio y construir un depósito propio.

Por su parte, en Aguadulce, Sevilla, sufren restricciones desde el pasado 5 de octubre. De lunes a jueves, entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana, les cortan el suministro. Al ser por la noche, algunos aseguran no notar los efectos de esta medida, pero hay muchos otros a los que no les hace tanta gracia. “Hay personas que van a ducharse y están trabajando en el campo, que están trabajando de guarda, y no pueden”, explica un vecino.

Sea como sea, la sequía es un problema que está dejando escenas sumamente preocupantes en numerosos lugares de España, con decenas de localidades sin agua corriente.

Mienras, el Gobierno ha aprobado medidas para paliar esa sequía que, según los metereólogos, podría ser aún mucho peor si no cae agua en abundancia de aquí a final de año.

Entre estas medidas, la ministra de Agricultura, García Tejerina, ha destacado la puesta en marcha de actuaciones que han permitido movilizar cerca de 350 hm3 adicionales en las cuencas del Segura y del Júcar, que están en situación de sequía declarada desde 2015. Según ha aclarado la ministra, esto ha permitido que no haya habido restricciones en estos 4 años de sequía. Desde mayo de 2015 hasta la fecha, el Gobierno ha realizado más de 28 actuaciones de emergencia en estas cuencas, con un presupuesto superior a los 83 millones de euros.

 

BATERIA DE MEDIDAS

En su intervención, García Tejerina ha comentado que el año hidrológico 2016/2017 (1 octubre 2016 a 30 septiembre 2017) ha finalizado con un déficit de precipitaciones de un 14% sobre el valor normal correspondiente a dicho periodo. Así, la reserva hidráulica, a 2 de octubre, se sitúa en un 33,9%, cuando la media de los últimos 5 años es del 52,8%. No obstante, la ministra ha asegurado que los abastecimientos a la población están siendo atendidos y se pueden garantizar hasta final de año.

Asimismo, García Tejerina ha señalado que la falta de precipitaciones también ha ocasionado una sequía agronómica que ha producido daños en los cultivos. En concreto, las zonas más afectadas en pastos son el noroeste y centro peninsular; mientras que en herbáceos se han declarado 53.600 siniestros que afectan a 1,65 millones de hectáreas, principalmente en Castilla y León y Castilla-La Mancha.

La ministra ha puntualizado que los periodos de sequía son recurrentes en España, por lo que se han ido configurando a lo largo de los años diversas normas para regular estas situaciones de escasez. De esta forma, el Gobierno dispone de los denominados Planes de Sequía, vigentes desde 2007 en todas las cuencas hidrográficas, cuyo objetivo es minimizar los impactos ambientales, económicos y sociales ante eventuales situaciones de sequía como la actual, así como mejorar la gestión del recurso hídrico en la cuenca. A este respecto, la ministra ha puntualizado que actualmente se trabaja para que, antes de que finalice este año, comience la revisión de los planes en vigor.

Además, García Tejerina ha indicado que el Gobierno, que sigue constantemente la evolución de la sequía, ha ido sumando actuaciones de todo tipo. Entre ellas, la ministra se ha referido a la aprobación de los Reales Decretos de Sequía de las tres cuencas que se encuentran en alerta (Duero, Júcar y Segura), lo que ha permitido arbitrar medidas excepcionales

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + Trece =