La situación de los trabajadores de empresas de servicios cuando se produce una subrogación del servicio que desarrollan para las Administraciones Públicas puede ser crítica.

Es lo que está ocurriendo con los trabajadores de seguridad del Aeropuerto de Girona-Costa Brava. La empresa Segur Ibérica, actualmente en concurso de acreedores, les adeuda una media de 3500 euros a cada trabajador por la paga del mes de noviembre y las liquidaciones pendientes: media paga extra de verano y la parte proporcional de la de diciembre y la parte proporcional de la paga de beneficios. Estos sesenta trabajadores son trabajadores de seguridad privada, encargados de examinar los equipajes de los usuarios además del centro de control y de la comprobación de los billetes de los viajeros.

Una vez que Segur Ibérica entró en concurso de acreedores, los sesenta trabajadores fueron subrogados a la empresa ICTS Hispania que se niega a hacerse cargo del dinero que se les debe. Sin embargo, la situación de Segur Ibérica no sólo afecta a los trabajadores del aeropuerto sino también a otras subcontratas que gestionaba dicha empresa, como la vigilancia de los hospitales de Santa Caterina de Salt y de Trueta que fueron subrogados a la empresa Phoenix.

Segur Ibérica adeuda una media de 3500 euros a cada trabajador

UGT denunció los impagos y señaló que AENA es la responsable subsidiaria de los impagos tras la entrada de Segur Ibérica en concurso de acreedores y dejara el servicio. Sin embargo, aunque AENA realizó el pago, el administrador concursal paró los abonos a los trabajadores. La misma administración concursal comunicó el pasado día 4 de enero a los representantes de los trabajadores que se liberaba la cantidad de 30 días de salario, pero no de otros conceptos.

A pesar de esto las denuncias de los trabajadores del aeropuerto de Girona van más allá de reclamar el dinero que les adeuda Segur Ibérica. Los sindicatos denuncian que la nueva empresa que gestiona el servicio, ICTS Hispania, les obligó a firmar un documento en el que se la eximía del pago de los atrasos, a pesar de que se les aseguró a los trabajadores que se trataba de un mero trámite para poder hacer oficial la subrogación.

Cristina Soalleiro, responsable de política sindical de UGT en las comarcas gerundenses, afirma que las empresas que subrogan «tienen tres años de responsabilidad solidaria con la empresa que se marcha pero ICTS Hispania nos hizo firmar un nuevo contrato que los deja libre de responsabilidad ante los pagos y conceptos insatisfechos por la anterior empresa».

Tras la llegada de Rajoy al Gobierno, los contratos públicos de servicios se adjudican sólo por criterios económicos

Esta situación de los trabajadores del aeropuerto de Girona es algo habitual con las empresas que gestionan servicios públicos a través de la subcontratación de los mismos por parte de las Administraciones Públicas. Las políticas austericidas del gobierno de Rajoy, el fundamentalismo del déficit público, han provocado que los concursos públicos de las distintas administraciones permitan comportamientos como las bajadas temerarias que al final tienen como víctimas a los trabajadores que pasan de una empresa a otra con una depauperación de sus condiciones laborales y salariales según se van adjudicando los contratos a empresas que lo hacen más barato.

Antes de que Mariano Rajoy llegara al poder los contratos públicos de servicios se adjudicaban por algo más que los criterios económicos. La obligación de cumplir el déficit impuesto por Europa y por Montoro ha obligado a buscar fórmulas de reducción de costes que afectan tanto a los trabajadores como a los ciudadanos. Uno de los casos más sangrantes fue el de los contratos de limpieza de Madrid durante la administración de Ana Botella. El consorcio de empresas que ganó el concurso realizó una bajada temeraria y como el criterio de adjudicación era el únicamente el económico… Las consecuencias las vemos ahora con un Madrid más sucio. La pena es que los ejemplos de esta actitud irresponsable se cuentan por miles.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Icts, a traves de isec, es la compradora de segur iberica.
    Hasta que punto no esta orquestado el concurso?
    En ambas empresas esta o estuvo involucrado morenes….

    • Al haber una subrogación no se firma nada, solo hay que cojer la carta en la cual te informan de que pasa a × empresa y firmar el recibí. A partir de eso no se firma nada más. Es más no puedes firmar un contrato nuevo. Y las condiciones que pusieron en la compra de dicho servicio era que la empresa entrante era eximida de las deudas anteriores a la compra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + uno =