En este país estamos más que cansados de ver como los políticos juegan con las cifras de la sanidad y dependencia según les conviene.

Lo más triste de todo esto es que somos muchísimos quienes no nos vemos representados por ellos.

Y si mal está la sanidad y la dependencia en el país, peor todavía en algunas comunidades como Canarias.

Se han dedicado a echarse mierda unos a otros, lanzando constantemente balones al tejado de enfrente. Pero nunca ha existido un mea culpa para como mínimo reconocer lo que se hace mal.

Tan sólo he escuchado un mea culpa con el tema de las carreteras.

Listas de espera interminables, médicos que se van de las islas y del país a la privada o a otros países donde se les reconoce su valía y ejercen como médicos y no médicos con funciones administrativas y demás, porque claro, hay que ahorrar. Es decir, no sólo no sacan adelante la sanidad, si no que también se les pide mucho más de lo que es su profesión. Y esto es extensible a enfermería y auxiliares.

Estamos hartos. Mucho más que hartos de este juego al que nos tienen sometidos.Y como no hablar de la dependencia y la mala praxis por parte de quienes gobiernan. Familias destrozadas a causa de la desesperación en sus casas donde no ven solución ante una situación caótica.

De nuevo las listas de espera para recibir atención domiciliaria o esperando sea aceptada la petición para ingresar en centros de Día o ingresar en centros especializados dependiendo la patología.

Pero es gracioso escuchar a la consejera dando buenas noticias un día sí y otro también, como si aquí en Tenerife todo funcionase a la perfección. Y es que definitivamente parece como si viviéramos en ciudades diferentes.

Falta humildad política. Y mucha. Si esta existiera otro gallo nos cantaría y quizás todo fuese mucho mejor. Pero para nada eso es así. Estamos en un escenario político en el que parece importar más la imagen que hablar de la realidad. Porque una de dos, o los datos que nos remiten desde diferentes organismos son falsos, o es que vivimos en diferentes mundos. Y yo evidentemente me quedo con lo segundo.

Vienen tiempos de elecciones y ahora empieza la época de programas, programas y más programas, y como no, el tú que hacías, o yo hice más.

Las grandes asignaturas pendientes siguen siendo la educación, sanidad, dependencia, y que nadie se olvide de los profesionales de cada área, porque ellos son quienes están sufriendo y cada vez más, las patéticas gestiones de los responsables políticos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEutanasia
Artículo siguienteUn padre y un hijo menor mueren en el incendio de su casa en Arriate
Madrileña de 52 años, afincada en Tenerife desde el 2002. Auxiliar de enfermería, pero desde hace catorce años, inspectora de seguros. Mi pasión por los medios de comunicación me ha llevado a colaborar en diferentes medios audiovisuales en la isla, donde actualmente dirijo “El Rincón de Ana Vega”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 7 =