Marisa Rufino y Marta Robledo en la presentación del informe este lunes. / Foto UGT Madrid

Los datos no se equivocan: En 2016 se registraron en la Comunidad de Madrid 87.220 accidentes de trabajo, frente a 1673 enfermedades profesionales. Una cifra ridícula que para Marisa Rufino evidencia que las enfermedades relacionadas con el trabajo, no se están notificando y tampoco estudiando debidamente.

UGT Madrid presento ayer el informe ‘Enfermedades causadas por el trabajo en la Comunidad de Madrid‘. Para Marisa Rufino, técnico de la Secretaría de Salud Laboral de UGT, la Comunidad de Madrid es la que menos enfermedades laborales reconoce. Pero no significa que los madrileños estemos más sanos, o que estemos menos expuestos a los agentes cancerígenos que el resto de las regiones españolas. Según Rufino esta “infra notificación” se debe al bajo “sistemas de control médico” y al descontrol que existe entre las diferentes administraciones madrileñas.

Si en la sanidad madrileña se ha reconocido un solo caso de cáncer de origen laboral, en la Unión Europea se detectaron “entre 91.500 y 150.500 trabajadores diagnosticados por cáncer en 2012, debido a estar expuestos a sustancias cancerígenas en el trabajo” La Unión Europea califica el cáncer como la primera causa de muerte relacionada con el trabajo. ¿Entonces por qué la consejería de Sánchez Martos solo ha reconocido uno?

Por el contrario la Comunidad de Madrid cuenta con el mayor índice de incidencia de toda España en enfermedades causadas por agentes biológicos, con 18,77 puntos. Este grupo de enfermedades afecta, en su gran mayoría, al sector sanitario y de cuidados.

El desconocimiento de las enfermedades laborales, que inciden un 30% más en las mujeres que en los hombres. Los datos presentados por UGT indican que las mujeres dieron 980 partes de los que 677 se calificaron con baja y 303 sin baja. En cambio los hombres solo notificaron 693 de las que 398 fueron con baja y 295 sin baja.

Estas diferencias se deben a muchos factores, pero los principales son la desigualdad de género en ciertas profesiones, lo que hace que las trabajadoras sean más propensas a sufrir este tipo de dolencias (agentes químicos, físicos y biológicos). La enfermedad en mujeres es superior en todos los grupos.

Por edades son los trabajadores de entre 45 a 49 años los que más enfermedades padecen. En las mujeres el periodo se amplia de los 45 a los 54 años, y en los hombres se reduce de los 40 a los 49 años.

UGT ha desgranado una serie de datos para demostrar que las dolencias de tipo laboral, producidas al estar expuestos a productos cancerígenos no están debidamente reconocidas por la sanidad madrileña que junto a Ceuta, Extremadura, Andalucía y Melilla son las que menos casos de este tipo de enfermedades reconoce. UGT Madrid propone la creación de una mesa que estudie las enfermedades relacionadas con el trabajo, dentro del V Plan Director de prevención de riesgos laborales que se está negociando.

Según ha declarado Marisa Rufino: si este tipo de dolencias se hubieran reconocido hubiera supuesto un coste de poco más de 8 millones de euros. “Al no contabilizarse, no se previenen, ni se incorporan en las Estrategias Sanitarias o de Salud Laboral de las diferentes instituciones, provocando un déficit de la prevención de riesgos laborales”

Los datos son inequívocos y exigen más coordinación entre las consejerías de Sanidad y Trabajo, los médicos de las mutuas, el Instituto Regional de Seguridad en el Trabajo y la Seguridad Social y que se reconozcan las enfermedades relacionadas con el trabajo, y no como sucede ahora, que solo en 2016 se reconoció un caso de cáncer laboral.

UGT pide ampliar el plan de prevención de riesgos laborales dentro del dialogo social entre el gobierno de Cifuentes y los agentes sociales. La creación de un sistema de vigilancia epidemiológica laboral con unidades de salud laboral en las distintas áreas sanitarias de la región.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 4 =