Sin lugar a dudas el PSOE vive hoy su particular laberinto político, una suerte de pasadizos de complicada salida  que tanto en el aspecto interno como externo de la organización hacen de Pedro Sánchez un particular Teseo político enfrentado a un sinfín de minotauros que dependiendo el escenario cambian de rostro.  Así, Pedro Sánchez tiene ante sí la difícil y compleja labor de ser capaz de lograr llegar a la Moncloa al mismo tiempo que convence a su partido de que el camino de baldosas a seguir hasta lograr el objetivo no es en realidad un campo de minas que puede acabar con el partido socialista en la tercera fila del pelotón de una carrera en la que el resto de partidos juegan sus cartas con el objetivo común de debilitar al PSOE.   Y es que, El PSOE se enfrenta hoy a la tozuda realidad de querer intentar un pacto con un partido, PODEMOS,que realmente no quiere pactar sino ocupar el espacio que desde la llegada de la democracia ha ocupado políticamente el PSOE en nuestro país y si bien en política uno puede ver cualquier tipo de escenario de acuerdos incluso inverosímiles , hoy cada día parecer que en lo que al gobierno de la nación se refiere lejos queda aún esa foto de escalinata con un gobierno de progreso.

Y mientras esto ocurre y el PSOE con su líder Pedro Sánchez intenta un pacto imposible con el partido de un Pablo Iglesias que prepara su maquinaría electoral , el PP y ciudadanos se preparan para el segundo round de las elecciones generales que parece se repetirán en Junio. Los primeros tranquilos y sabedores de que otra cita con las urnas – si los escándalos de corrupción se lo permiten- les dará un nuevo triunfo , los segundo aferrados a jugar el papel de partido de centro y de estado capaz de poner de acuerdo a todos los demás con el objetivo común del interés general por encima del partidista, estrategia que parece por el momento esta sirviendo para que Albert Rivera y Ciudadanos sea un partido en auge.

Así con todo, y con este escenario compulso de pactos imposibles y elecciones anticipadas parece que Pedro Sánchez apuesta por la ruleta rusa esa que tanto en el caso de lograr el pacto imposible con Podemos como en el caso de ir a unas nuevas elecciones generales le permitan tener el apoyo y el aval de las bases socialistas,  ávidas si cabe de apertura y participación más directa en la toma de decisión de los órganos internos de la estructura del PSOE como bien es conocedor el propio Secretario General Pedro Sánchez. Se busca así la complicidad y el apoyo en la militancia con un doble objetivo lógico, de una parte evitar que un Comité Federal evidencia una división de opiniones en el seno del PSOE sobre la política de pactos defendida por la dirección y tal vez no compartida por parte del órgano, y de otra  retomar el contacto con unas bases que en poco tiempo , primeros días de Mayo tendrán que elegir en caso de nuevas elecciones al nuevo secretario general socialista que de igual forma será el candidato que el PSOE presentará a las urnas en Junio.  Y es que sin lugar a dudas la democracia se construye con más democracia en toda organización política, pero ésta no debe ser una decisión de un momento temporal y apropiado para unos y otros sino algo que debe prevalecer en el tiempo.

Parece claro que si el pacto imposible con Podemos y otras fuerzas políticas de la cámara impiden a Pedro Sánchez lograr un gobierno de Progreso la cita con las urnas del líder socialista serán a doble vuelta, primero en lo interno  y después con la ciudadanía en las urnas. En ambas carreras parece probable que tendrá competidores/as y en ambos casos Pedro Sánchez jugara a la Ruleta Rusa, única salida a la que parece que se ha visto abocado en la carrera en la que le han colocado y en donde la calculadora parece no sumar la cifra mágica.  Si bien, en esta apuesta a la que parece decidido el líder del PSOE debería de recordar su experiencia en las primarias que lo auparon a la Secretaria General, entonces las federaciones  y el liderazgo territorial  de barones pesaron por encima de otros discursos y liderazgos que mejor cimentados que el del propio Pedro Sánchez se quedaron en la cuneta . Esta por ver como serán las sumas en un nuevo escenario orgánico y quienes los aliados y aliadas con los que el secretario general contará en ese laberinto previo a su nueva cita con las urnas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce + seis =