Esta ha sido la temporada de la consolidación y profesionalización del fútbol femenino en España. Sin embargo el fútbol femenino sigue siendo el gran olvidado en este país.

Pese a la irrupción a bombo y platillo del patrocinador esta temporada de la Primera División femenina, Iberdrola, tan solo dos canales de televisión, uno de ellos de pago, se han decidido a retransmitir encuentros en directo. En el resto, y no en todos, apenas unos segundos de los grandes acontecimientos en sus espacios deportivos.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), sigue ninguneando la competición femenina. No sólo por el paupérrimo premio que logran los equipos que vencen en alguna competición, o porque invente amistosos en un horario imposible.

En la fase final de la Copa de la Reina hemos vivido un episodio más de los desmanes de la entidad presidida por Ángel María Villar. Las semifinales se habían celebrado el pasado viernes a las 17:30 y a las 19:00 horas. Las temperaturas superaban los 35 grados.

Más o menos las alcanzadas este domingo en la Final de la Copa de la Reina que se jugó a las 12:30 de un 18 de junio en plena ola de calor. Hasta el punto que ambos equipos solicitaron hacer uso del tiempo muerto para rehidratarse, como ya hicieron el pasado viernes. La Final de la Copa de la Reina entre Barcelona y Atlético de Madrid se ha celebrado en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, en un terreno de juego dónde sólo hay una grada para 1.100 espectadores (cuando en el encuentro de Liga en el Vicente Calderón, se superaron los 14.000 aficionados).

Las instalaciones de la RFEF se han visto desbordadas ante la afluencia de espectadores que iban dispuestos, en su mayoría, a ver a “su Atleti”, que además jugaba en casa. Las puertas se abrieron una hora antes del comienzo de la final y ha sido la propia Lola Romero, Directora del Atlético de Madrid Femenino, quien ha tenido que mediar con los empleados de seguridad de la Ciudad del Fútbol para que la hinchada pudiera acceder hasta completar el aforo y una zona anexa a la grada que ha tenido que habilitarse de forma improvisada y dónde más de la mitad de los asistentes tuvieron que permanecer de pie.

“La que estáis liando por un partido de crías” decían los empleados de la RFEF que, como sus jefes, siguen sin enterarse que el fútbol femenino ya es una realidad. En la Final de la Copa de la Reina no estuvo presente la Reina Letizia y no es la primera vez. La Casa Real declinó la invitación por problemas de agenda. No será la primera vez que esto ocurra. En ninguna de las ediciones anteriores de la competición ha estado presente. ¿Cómo sentaría a los aficionados al fútbol que el Rey no estuviera presente en la Final del Trofeo que lleva su nombre?, y no en una edición, que puede ser posible al tener la agenda tan completa, sino en una tras otra. En un estadio que no llega a tener una capacidad superior a las 3000 personas la seguridad de su majestad no estaría todo lo asegurada que podría estar en otro estadio con más capacidad y más “comodidades”.

Otra razón es que la RFEF comunica fecha y sede de la Fase Final de la Final tan sólo un mes antes de que se dispute, por lo que es normal pensar que cuando la Casa Real conoce esta fecha la agenda de la Reina ya está ocupada. En cambio, en la competición masculina la fecha de la Final de Copa se fija nada más comenzar la temporada y la sede, meses antes. Incluso el Atlético de Madrid ha ofrecido el Nuevo Metropolitano como sede fija de la competición copera, que podría adaptarse también a la Copa de la Reina.

Pero claro, es sólo una hipótesis y eso implica que la RFEF ponga de su parte. Doña Letizia se ha mostrado como un referente en la lucha de los Derechos de la Mujer. Acudir a entregar un trofeo de fútbol que lleva su nombre, sería una maravillosa forma de normalizar que las mujeres somos una más en grandes eventos deportivos.

Ayer no hubo reina que entregase su Copa ni himno de España que pitar. Esperemos que el próximo año, SAR sí acuda a la cita y la RFEF organice una competición acorde con el nivel de los clubs que participan. Como afirma Lola Romero, Directora del Atlético de Madrid Femenino: “Hemos avanzado mucho en el fútbol femenino, pero aún estamos en pañales. Hace falta la unión de estamentos públicos y privados, porque lo mejor está por llegar”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + diecisiete =