¿Instalar una aplicación que permite monitorizar tus activos financieros, tomar mejores decisiones que contribuyan a tu ahorro doméstico o visualizar todos tus gastos repartidos en bloques? ¿Conseguir un crédito rápido a través de una plataforma digital con gran velocidad e inmediatez? ¿Enviar dinero a tus amigos o familiares con tan solo pulsar un botón?

Todo ello está posibilitado por la aparición de las fintech, una palabra que define a las nuevas plataformas que combinan finanzas y tecnología, y que, sirviéndose de la innovación más puntera, son capaces de resolver las necesidades específicas de los clientes casi en tiempo real, valiéndose a menudo de una aplicación móvil y del uso de la red.

Por poner un ejemplo sencillo, solicitar un crédito o préstamo a una entidad financiera tradicional es mucho más complejo y lento que haciéndolo mediante una plataforma fintech como MoneyMan, startup que permite solicitar minicréditos rápidos y préstamos online sin aval, personales y sin papeleo en 15 minutos. Otro ejemplo, probablemente el primero de empresas FinTech, lo encontramos en un método de pago conocido por todos e inscrito en la revolución del fintech, Paypal, una herramienta que garantiza total seguridad y fiabilidad a la hora de realizar pagos online o envíos de dinero a través de Internet de forma rápida.

Ventajas del fintech frente a la banca tradicional

Las principales ventajas de las fintech son las siguientes:

  • Ágiles y flexibles: Las fintech ofrecen soluciones más versátiles, inmediatas y rápidas gracias a sus rasgos innovadores y ligados a la tecnología. En muchas ocasiones, se mueven exclusivamente en el entorno digital y no cuentan con sede física, evitando las colas, esperas o falta de agilidad en los trámites.
  • Mayor especialización: Entre las fintech puedes hallar completas aplicaciones como Fintonic, centrada en tus finanzas personales -puedes consultar, decidir y contratar toda clase de productos desde ella, como hipotecas o tarjetas-, compartir gastos desde tu dispositivo inteligente con Splitwise o enviar y recibir dinero al móvil desde Twyp, la app desarrollada por ING Direct. El alto grado de especialización es una constante en las fintech, que se centran en resolver mediante la tecnología problemas y necesidades concretas del cliente.
  • Nativas digitales: Este tipo de aplicaciones han nacido en un contexto innovador, creativo y tecnológico y, a diferencia de grandes empresas con muchos años de antigüedad o entidades financieras tradicionales, no precisan acometer un proceso de transformación digital puesto que son fruto de la digitalización.
  • Procesos más sencillos y transparentes: Frente a la mayor opacidad de la banca tradicional, la dificultad en la realización de los trámites administrativos o burocráticos relacionados con operaciones económicas o la mayor lentitud de los procesos, las fintech constituyen una alternativa muy atractiva con respecto a la banca tradicional, brindando la posibilidad de operaciones más transparentes, procesos automatizados con respuesta inmediata y procedimientos más sencillos y cómodos que pueden completarse desde el dispositivo móvil.
  • ¡Desde cualquier parte y a cualquier hora!: El nuevo paradigma bancario abre miles de posibilidades por su carácter multidispositivo. Los usuarios interesados pueden instalar las aplicaciones y efectuar sus operaciones desde el dispositivo móvil, ordenador o tablet, lo que les evita pérdidas de tiempo, multitud de documentos o incompatibilidad horaria. Estas aplicaciones pueden usarse las 24 horas del día y los 7 días de la semana desde tu dispositivo preferido.

En definitiva, las fintech no dejan de comerle terreno a la banca tradicional al poner el foco en solventar las necesidades del usuario, mejorar la experiencia de cliente y ampliar su abanico de posibilidades con el uso de la tecnología y las aplicaciones. Simplificando respuestas, ganando en inmediatez y abanderadas por la flexibilidad, este tipo de aplicaciones ya son el futuro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − quince =