La política ha dejado de ser la hechura de la voluntad popular para convertirse en el instrumento complaciente de las élites económico-financieras. No importa que las medidas tomadas sean las correctas o no, sean justas o no, produzcan tal o cual efecto, deseado o no; lo importante es que agraden a las minorías influyentes y si es así, aunque todo vaya mal para los ciudadanos, siempre estaremos en el buen camino. Los destrozos generados por las políticas neoliberales y los dueños de las finanzas pueden ser irreparables para el Estado democrático, singularmente en el caso español, donde el miedo y los instrumentos del miedo han separado a la sociedad de las condiciones reales de las cuales surge la identidad nacional, mediante la simple fantasmagoría de sumergir la realidad de España como país en un continuo proceso de reemplazo hasta llegar a la suplantación. Los políticos de la derecha están poniendo el Estado al servicio de sus amigos, de banqueros y especuladores. Esta reprivatización del Estado a favor de los poderes económicos organizados, supone desactivar el conocimiento racional de los hechos y el respeto a una cultura de participación ciudadana para utilizar, en beneficio de sus intereses, la democracia nominal, que sólo comparte un excedente accesorio de poder con el único objetivo de reforzar el poder antidemocrático de las élites. El Estado “reprivatizado” por intereses organizados, siempre ha sobrevivido a costa de la democracia.

Pero también propicia la corrupción del sistema puesto que el poder económico en su afán por exterminar la política y convertir a los partidos en entes de gestión produce, en muchos casos, que la coherencia sea simplemente mercantilista a través de un pragmatismo sin paliativos. Y ese pragmatismo dicta que las soluciones a los problemas planteados, los que sean, no dependan ni poco ni mucho de las ideologías. El desmayo de la política ante los intereses de las élites económicas con la abolición de valores e ideología, deja el campo libre a la corrupción en un contexto de utilitarismo sin ética. De ahí que no existan escándalos ideológicos, sólo de comportamiento. La corrupción alojada en todas las intersticios institucionales impulsa a interrogarse si el sistema está corrompido o es la corrupción el sistema. La eyección de los casos de corruptelas generalizadas en el Partido Popular, la manipulación de la justicia desde el gobierno para neutralizar las consecuencias penales y políticas de las mismas, el deterioro de la calidad democrática que conlleva las excrecencias del sistema constituyen que el poder sea utilizado con mendacidad una vez secuestrada la soberanía a los ciudadanos.

El autoritarismo siempre latente y al acecho de las minorías económicas tiene una larga trayectoria histórica de impuesta influencia por muy onerosos que fueran los medios para la nación y la ciudadanía. Por tanto, el peligro que puede amenazar al Estado no nace de los gobernados, sino de los gobernantes y de sus intereses de poder, y quizá también de su mala preparación política. Hay demasiada fogosidad, pero no mucha elocuencia, al pretender demostrar que los intereses personales de poder son una cosa socialmente útil. Es por ello, imposible la regeneración democrática cuando la corrupción gobierna.

Y la corrupción gobierna nada más y nada menos porque la élite del PSOE impidió que pudiera constituirse una mayoría de progreso y, para ello, no tuvo ningún escrúpulo en orquestar un golpe de mano que defenestrara a su propio secretario general, el único elegido por la militancia, para imponer una gestora que allanara el camino a la continuidad de la derecha en el poder y, por tanto, al gobierno de la corrupción y las políticas antisociales. Y, sobre todo, al exilio permanente de la regeneración democrática y al auténtico cambio político y social, es decir, la erradicación de la banalidad política y la imposibilidad de recuperar la supremacía de la política como impulso cívico al servicio de los intereses generales. Recomendaba Maquiavelo para la crisis de las repúblicas, que la única solución era emprender su rinovazione mediante la búsqueda de un nuevo comienzo. Por ello, habrá que demandar más temprano que tarde responsabilidades políticas a la gestora del PSOE por esta continuidad de la corrupción y de un sistema tan contrario a los intereses de las mayorías sociales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Gestora pone en su sitio a Pedro Sánchez
Artículo siguienteMariano Rajoy defiende al ministro de Justicia
PREMIOS Premio Internacional de Poesía “Desiderio Macías Silva.” México Premio Internacional de Poesía “Videncia.” Cuba. Premio de Poesía “Dunas y sal.” España. Premio de Poesía “Noches del Baratillo.” España. OBRA IMPRESA Penélope y las horas sin retorno. Instituto Cultural de Aguascalientes. México. Todos los días sin tu nombre. Editorial Carrión Moreno. Sevilla. El origen mitológico de Andalucía. Editorial Almuzara. Córdoba. Socialismo en tiempos difíciles. Izana ediciones. Madrid. Breve historia de la gastronomía andaluza. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina sevillana. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina musulmana de occidente. Editorial Castillejo. Sevilla.

4 Comentarios

  1. Pues esta patulea de políticos, jueces, empresarios y demás acompañamiento del PP, están ahí, por que dos personas, en dos momentos distintos, así lo han decidido:
    1º Pablo Manuel Iglesias que en Marzo del 2016 votó, y por dos veces, para mantener en el gobierno a Rajoy. Y lo hizo con la única intención de que no gobernara un socialista. Y
    2º Susana Díaz que el 1 de Octubre del mismo año, dio un golpe de estado, asaltó por las bravas la sede socialista, nombró una Gestora con sus lameculos, destituyó al Secretario General elegido democráticamente por los militantes, secuestró mas de cinco millones de votos y se los puso a los pies de la derecha mas corrupta de Europa para que eligieran, sin impedimentos, a todos esos jueces, fiscales, directores generales, ministros, etc. que ahora queda claro que están puestos ahí para robarnos.
    Los culpables son los que roban, pero estos dos personajes (el Tirano Melenas y la Niña de Rajoy) son tan responsables como ellos.

    • Te falta conectar el punto 1 con el 2.
      Cómo se puede seguir echando las culpas a Podemos después de ver lo que ha hecho el PSOE?
      Y olvidar que este partido exigía la adhesión humillada de Podemos a un gobierno monocolor como si fueran suyos también los 5 millones de votos que no votaron PSOE?
      Hombre un poco más de estilo izquierdista. No imitéis tanto a estos corruptos que indudablemente gobiernan gracias a vuestro SÍ en forma de abstención.

      • Una respuesta, que corrige el error disfuncional del anterior relator, y la adecua a la realidad de los hechos. Podemos, y eso queda claro, nada tuvo que ver con el golpe de mano de la Gestora, que, a mi modo de ver, expulsó de forma ilegal al representante del PSOE elegido por la militancia, y de forma ilegal se abstuvo y favoreció este desastroso gobierno del PP. Y aún hoy, sin contar nunca con los militantes, continúa a las riendas de un PSOE corrupto, y que al igual que el PP, necesita una profunda limpieza y regeneración desde sus mismas bases, hasta la cima de su poder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cinco =