El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) ha alertado de que la resistencia antimicrobiana causada por la contaminación proveniente de la descarga de medicamentos y sustancias químicas al medio ambiente es una de las mayores amenazas emergentes para la salud.

Una nueva investigación indica que el papel del medio ambiente en la aparición y propagación de la resistencia a los antimicrobianos es particularmente preocupante.

Erik Solheim, director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, ha dicho que la «advertencia es realmente aterradora: podríamos estar estimulando el desarrollo de feroces superbacterias debido a la ignorancia y el descuido».

Solheim, además, declaró en un comunicado que era necesaria una acción prioritaria e inmediata o de lo contrario se corre el riesgo de que la resistencia evolucione con graves consecuencias.

Anualmente unas 700.000 personas mueren de infecciones debido a que los medicamentos antimicrobianos se han vuelto menos efectivos para eliminar los patógenos resistentes.

Según el PNUMA ya es una evidencia que la liberación al medio ambiente de compuestos antimicrobianos desde hogares, hospitales, instalaciones farmacéuticas y el sector agrícola, combinada con el contacto directo entre las comunidades bacterianas, está impulsando la evolución de estos microogranismos y el surgimiento de cepas más resistentes.

Según el informe, resolver este problema significará abordar el uso y la eliminación de los productos farmacéuticos antibióticos, así como la liberación en el ambiente de medicamentos antimicrobianos, contaminantes relevantes y bacterias resistentes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 6 =