La renovación de los grandes supervisores se hará por consenso parlamentario

0

Uno de los acuerdos a los que han llegado PP y Ciudadanos es consensuar, también con PSOE y Podemos en el seno del Congreso, la renovación pendiente de los miembros del Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores y Comisión Nacional de Mercados y Competencia, algunos de cuyos consejeros llevan, ya, un año “en funciones”.

La sustitución del subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, quien dejará su cargo en enero próximo, es una de las renovaciones que tiene pendiente el nuevo gobierno. Pero no es la única. Hay que decidir el futuro de la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Elvira Rodríguez, cuyo mandato concluye en octubre, y el de su vicepresidenta, Lourdes Centeno. El nombramiento de ambas es renovable una vez y corresponde hacerlo al gobierno a propuesta del ministro de Economía. Pero la decisión, en un sentido u otro, no la puede llevar a cabo un ejecutivo en funciones por lo que habrá que esperar. En el peor escenario posible, unas nuevas elecciones, Elvira Rodríguez deberá de seguir presidiendo la Comisión “en funciones”.

Además, el consejo de la CNMV tiene un puesto pendiente desde que Oriol Amat, representante de CiU en su momento, lo dejó para presentarse a las elecciones catalanas del año pasado en el puesto número 7 de la candidatura de Junts Pel Sí de Barcelona.

También la Comisión Nacional de la Competencia y Mercados deben proceder a la renovación de tres de sus consejeros que están en funciones desde septiembre del año pasado. Entonces, el gobierno no procedió a su sustitución porque lo quiso dejar para el nuevo ejecutivo tras las elecciones del 20 de diciembre. Como dicha formación no fue posible, esos consejeros se mantienen, también, “en funciones”.

Y esa es la situación actual en lo que a la renovación de cargos institucionales se refiere. Hay que renovar pero para ello, el nuevo gobierno deberá tener en cuenta el cambio del panorama parlamentario.

En la legislatura que concluyó en 2015, el consenso se rompió dos años antes, tras decidir, el PP, llevar a cabo la reforma de la CNMC sin acuerdo con el PSOE aplicando el rodillo que le permitía la mayoría absoluta de que disponía. Los socialistas se negaron a la reforma que quería llevar a cabo el gobierno de Rajoy: la fusión de todas las comisiones en una sola con consejeros procedentes de los antiguos organismos. Roto el consenso, ya no fue posible pactar nada.

Pero ahora, el pacto se hace necesario. Fernando Restoy, el subgobernador del Banco de España, fue designado a propuesta del PSOE a cambio de que los socialistas apoyaran para gobernador a Luis María Linde. Este, según la Ley de Autonomía del Banco de España, tendría que haber cesado al cumplir los 70 años, el año pasado. Pero el PP modificó la Ley para permitir que cumpliese la totalidad del mandato, seis años. También se cambió que gobernador y subgobernador fuesen nombrados al mismo tiempo. Esto permite que el sustituto de Restoy pueda ser elegido por seis años. Y, el Partido Socialista, muy atento a esta jugada, ha pedido un pacto “para este y otros nombramientos”. Fuentes socialistas subrayan que “el relevo de Restoy y los cambios en la CNMV y CNMC deben servir para regenerar las instituciones”, algo en lo que están de acuerdo tanto Ciudadanos, como Podemos.

Así pues todas estas renovaciones se llevarán a cabo “por consenso” y de manera provisional, “hasta que se pueda proceder a la reforma de todas ellas”, señalan en la oposición parlamentaria.

Y no sólo en los reguladores. También se pondrá encima de la mesa la reforma del Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno de los jueces, la radio y la televisión pública y los consejos de administración de los organismos y empresas estatales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 4 =