Justin Trudeau y Fidel Castro.

El comunicado dice así:

Fidel Castro ha sido un líder más grande que la vida, que sirvió a su pueblo durante casi medio siglo. Legendario revolucionario y orador, el Sr. Castro hizo mejoras significativas en la educación y la asistencia sanitaria en su nación isleña. Aunque figura controvertida, tanto los partidarios como los detractores de Castro reconocieron su enorme dedicación y amor por el pueblo cubano, que tiene un profundo y duradero afecto por el Comandante.

Sé que mi padre estaba muy orgulloso de llamarle amigo y tuve la oportunidad de conocer a Fidel cuando mi padre falleció. También fue un verdadero honor conocer a sus tres hijos y a su hermano, el presidente Raúl Castro, durante mi reciente visita a Cuba. En nombre de todos los canadienses, Sophie y yo ofrecemos nuestras más sinceras condolencias a la familia, amigos y muchos, muchos partidarios del Sr. Castro. Nos unimos al pueblo de Cuba hoy en duelo por la pérdida de este notable líder“.

Trudeau define a Castro como “legendario revolucionario y orador” y destaca que su padre “estaba muy orgulloso de llamarle amigo”

Su declaración fue recibida con perplejidad y burlas por parte de algunos estadounidenses, entre ellos el senador por Florida Marco Rubio, de ascendencia cubana. “¿Es esto una declaración real o una parodia? Porque si esto es una declaración real del primer ministro de Canadá es vergonzosa”, dijo Rubio en Twitter. La declaración generó en Twitter el hashtag #TrudeauEulogies.

Justin Trudeau había visitado Cuba a principios de este mes, pero no se reunió con Castro. Su padre, Pierre Trudeau, que fue también Primer Ministro de Canadá en los períodos 1968-1979 y 1980-1984, fue el primer líder occidental y miembro de la OTAN en visitar Cuba en 1976. Fidel consideró siempre a Pierre Trudeau un político serio, noble y distinguido.

pierre-castro

 

Castro y los Trudeau

Fidel Castro mantuvo desde entonces una estrecha relación con el ex primer ministro, en cuyo funeral participó como portador honorario. El fallecimiento del ex jefe de gobierno canadiense el 28 de septiembre de 2000, significó para Fidel la pérdida de un dirigente político serio, imbuido de genuinas preocupaciones sobre los problemas mundiales y la situación del Tercer Mundo, político consecuente que fue capaz de realizar una trascendental contribución a la historia moderna de Canadá, hombre recto y valiente que impulsó en difíciles circunstancias las relaciones de su país con Cuba”. El abrazo de Castro al joven Justin Trudeau en el funeral de su padre, dio la vuelta al mundo.

La amistad entre Fidel y Pierre Trudeau trascendió la política. Se transformó en una relación íntima y en una simpatía exclusiva entre ambos líderes. Cuando en enero de 1976, el entonces primer ministro canadiense se convirtió en el primer líder de un país de la OTAN en viajar a la Cuba de Fidel Castro, fue acompañado por su esposa, Margaret, y su tercer hijo, Michel, entonces de cuatro meses de edad.

castro-baby

La foto del barbudo líder revolucionario, con su característico uniforme, sosteniendo con ternura en sus brazos al pequeño Michel poco después de que la familia Trudeau descendiese del avión en el aeropuerto José Martí de La Habana, se convirtió en un icono de la visita. El libro Three Nights In Havana de Robert Wright es una crónica fundamental para entender la fascinación mutua que nació entre ambos mandatarios.

El interés de Pierre Trudeau por Cuba venía de antiguo. Su primer viaje a la isla, con 29 años, fue en 1948, para cortar caña, tras un viaje “espiritual” que le había llevado antes por Europa del Este y Oriente Medio.

En 1964 el futuro Primer Ministro de Canadá se aventuró a visitar Cuba por segunda vez, para ver la revolución de primera mano. Pasó 3 semanas viajando a través de toda la isla y sumergiéndose lo más posible en el ritmo diario de la vida de los cubanos. A su retorno expresó mucha admiración por “un país tan pobre que, pese a atravesar sanciones económicas, estaba trabajando contra viento y marea para mejorar la vida de sus ciudadanos más pobres”.

Castro fue portador honorario del féretro en el funeral de Pierre Trudeau

Castro y Trudeau tuvieron su primer argumento diplomático como mandatarios en 1970 en un asunto que despertó una gran polémica internacional: Fidel Castro se ofreció a dar asilo a los homicidas de Pierre Laporte, Ministro de Trabajo de Quebec, asesinado por miembros del Frente de Liberación de Quebec, y a sus familias. Días después de la llegada a La Habana de los terroristas, Trudeau enviaba una carta de agradecimiento y solicitaba a Castro que “los individuos que han recibido su salvoconducto no emprendan ninguna actividad dirigida contra Canadá, mientras estén en Cuba”.

La visita oficial a Cuba en 1976 cimentó una amistad entre Castro y los Trudeau que atraviesa generaciones. Alexander Trudeau, otro miembro del clan, declaró al Toronto Star en 2006: “Crecí sabiendo que Fidel Castro tenía un lugar especial entre los amigos de mi familia. Teníamos una foto de él en casa: un gran hombre, alto, con una barba, que vestía uniforme militar y sostenía a mi bebé hermano Michel en sus brazos. Fidel puede haber sido al principio un contacto político de mi padre, pero su relación fue mucho más que eso.”

En una entrevista que Margaret Trudeau concedió en 2014 al periódico canadiense Ottawa Citizen, la exesposa de Pierre Trudeau recordó a Castro como “un hombre muy cálido y encantador. Me gustó”. La madre del actual primer ministro también señaló que ese 26 de enero de 1976 Castro lució en su traje militar manchas de babas de Michel. Michel murió en 1998 en una avalancha en el oeste de Canadá cuando esquiaba.

 

Cuba y Canadá

Canadá y México fueron los únicos dos países del hemisferio norte que no rompieron las relaciones con Cuba después del triunfo de la Revolución en 1959. Cuba es el principal mercado de Canadá en el Caribe, mientras Canadá es el tercer mayor socio comercial de la isla y una de las principales fuentes de inversión extranjera. Actualmente están radicadas en La Habana unas 40 sucursales canadienses.

Canadá es el tercer mayor socio comercial de Cuba y una de las principales fuentes de inversión extranjera

La isla es el tercer destino en el extranjero más popular para los canadienses, después de Estados Unidos y de México. Casi el 40 % del turismo que recibe Cuba proviene de tierras canadienses.

La cooperación académica representa uno de los aspectos más dinámicos de las relaciones entre ambos países, con redes de académicos e investigadores trabajando conjuntamente en una amplia gama de disciplinas.

La reciente visita de Justin Trudeau a Cuba servirá para reactivar las relaciones bilaterales tras una década en la que el anterior Gobierno canadiense del primer ministro conservador Stephen Harper, ignoró al país caribeño. En mayo, el ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, visitó Ottawa y poco después, la ministra de Turismo de Canadá, Bardish Chagger, viajó a La Habana.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 9 =