UGT advierte de que la precariedad extiende el efecto desánimo entre los jóvenes. Eduardo Magaldi, responsable de UGT Juventud, ha valorado la Encuesta de Población Activa relativa al cuarto trimestre de 2017. Es inadmisible la tasa de paro entre los menores de 25 años haya aumentado un 1,49% desde el trimestre anterior y se sitúa en un 37,46% situando la cifra total de jóvenes desempleados en más de medio millón (558.200); mientras que para los menores de 35 años la cifra de parados se eleva a 1.438.100.

Según estos datos, las mayores subidas del paro juvenil se dieron en Castilla-La Mancha, (donde el número de parados menores de 25 años ascendió a 34.300 jóvenes) y Asturias, (con 8.100 jóvenes), respecto al trimestre anterior, con valores superiores al 15%. En el caso de Melilla, se ha doblado la cifra de parados jóvenes respecto al trimestre anterior hasta situarse en 2.500 desempleados, un 68,59%.

Eduardo Magaldi, ha resaltado que la población activa entre los menores de 25 años se ha reducido en 120.200 personas con respecto al trimestre anterior (un 8%), “un dato demoledor que muestra que ha cundido el efecto desánimo en este sector de la población” ha afirmado el responsable de juventud del sindicato.

El número de ocupados entre los menores de 25 años se cifró en 931.700, apreciando descensos por tramos de edad en la juventud de entre 20 y 24 años, donde ha descendido un 8%, siendo mayor la disminución de ocupados para los menores de 20 años perdiendo un 19,8% de los ocupados.

El responsable de juventud del sindicato, denuncia que “la temporalidad en la contratación se instala de forma permanente en la juventud” y las cifras de contratación de la EPA “son fulminantes”: un 72% del total de asalariados menores de 25 años (877.300) tiene un contrato temporal, y entre los menores de 30 años, (con 2.363.200 asalariados), esta modalidad de contratación alcanza el 57%, ha desgranado Magaldi.

Pero sólo el 28% de los contratos son indefinidos, una cifra insuficiente que implica que a menor edad, mayor probabilidad de tener un contrato precario.

Magaldi denuncia la pérdida de empleo junto con el modo de acceso al mercado de trabajo, “que para la juventud suele ser por la vía de la temporalidad en la mayoría de los casos”, y “hace a este colectivo mucho más vulnerable”, ha afirmado. La extensión de la precariedad produce a su vez, la extensión del efecto desánimo entre los jóvenes. 

Eduardo Magaldi, responsable de UGT Juventud, ha afirmado que  es necesario “armar toda una estrategia por el empleo joven que surta realmente efectos positivos frente al desempleo, la precariedad y la explotación”.

El sindicato reclama a los partidos políticos a dejar de lado sus respectivos intereses electoralistas y desarrollar una nueva estrategia más eficaz que aborde de manera integral la situación de nuestros jóvenes. Es necesario “un verdadero compromiso con el empleo juvenil”, ha afirmado el responsable de UGT Juventud.

Para UGT Juventud los planes de empleo territoriales pueden contribuir a disminuir los elevados niveles de desempleo juvenil, y evitar el abuso de las contrataciones temporales y el subempleo (falsos autónomos, becarios, “riders”, etc.).

Para el sindicato resulta fundamental realizar una vigilancia y seguimiento de la contratación temporal, y utilizar el contrato en prácticas frente al sistema actual de becas, como forma de adquisición de experiencia o facilitar el acceso al empleo de los trabajadores jóvenes con las mismas garantías que los trabajadores de más edad en todo el conjunto de la población joven.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 16 =