El vehículo fue sustraído de las instalaciones que la compañía Repsol tiene en la calle Boyer 4, en el distrito de Vicálvaro en Madrid. Según reza la denuncia del gerente de la planta, el camión portaba en su interior 1.193 bombonas de propano, otras 650 de butano y 52 jaulas- contenedores de bombonas. Ademas el gerente denunció que en el interior del vehículo, también había más de 900 euros.

El modelo “CABSTAR” de NISSAN, es un camión de pequeño tonelaje, de los que habitualmente se ven por las calles repartiendo bombonas a los vecinos, por lo tanto, en ese camión no caben cerca de 2000 bombonas ni con calzador. Las hipótesis apuntan que los ladrones tuvieron que efectuar muchos viajes para conseguir transportar todas las bombonas.

Uno de los focos que llamó la atención de los agentes, por su proximidad, es la Cañada Real Galeana, el mayor hipermercado de la droga en Europa, y que se encuentra a poco más de 14 kilómetros de Madrid. Un poblado marginal frecuentado por toxicómanos y todo tipo de clanes vinculados al delito y donde se trapichea habitualmente con todo tipo de artículos y materiales. Los agentes sospechaban en un primer momento que el robo podía ser cosa de delincuentes comunes que intentarían vender las bombonas en el mercado negro.

Sin embargo, tras estas primeras pesquisas y estudiando detenidamente la carga del camión, y vinculando acontecimientos recientes como los atentados de Barcelona, a esta investigación se ha sumado la Brigada Provincial de Información (BPI) comúnmente conocido como (los secretas), y ya no se descarta el móvil antiterrorista.

Fuentes consultadas por Diario 16, en el día de hoy han confirmado estos extremos y que los operativos continuan abiertos. No han precisado ningún avance.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − 2 =