Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada al tráfico de estupefacientes y se han incautado de 1.200 kilogramos de cocaína, uno de los mayores alijos intervenidos en suelo español. Hay cinco detenidos –tres de nacionalidad británica y dos españoles- en Granada y Guipúzcoa, miembros del grupo organizado que estaba asentado tanto Reino Unido como en España. Además del tráfico de cocaína, los arrestados ocultaban una plantación de marihuana en una vivienda deshabitada de Zarautz (Guipúzcoa). Se trata de una operación dirigida y coordinada por el Juzgado de Instrucción número tres de Marbella (Málaga).

La investigación comenzó durante el pasado año 2016, cuando los agentes iniciaron sus pesquisas sobre una red criminal compuesta por ciudadanos españoles y británicos y asentada tanto en Reino Unido como en nuestro país. Su modus operandi consistía en introducir y almacenar grandes cantidades de cocaína en el norte de España para luego transportarla hasta el sur de la Península, donde los arrestados disponían de una infraestructura empresarial que utilizaban como tapadera para el transporte de la droga. Lo realizaban en partidas menores que enviaban a Reino Unido, destinando otra parte del estupefaciente a la distribución entre otras organizaciones criminales afincadas en España.

 

Una de las organizaciones más activas de Europa

La red investigada era una de las más activas de Europa y se valía de camioneros profesionales que transportaban la droga oculta entre mercancía legal, aprovechando las rutas ordinarias de transporte por carretera que seguían en su actividad legítima.

Uno de sus miembros se convirtió en el principal investigado: un transportista británico que se encontraba en España realizando una ruta de transporte de mercancías con destino a Reino Unido en un camión tipo tráiler. Durante el trayecto, que recorría las comunidades de Andalucía, Murcia y Valencia, los agentes pudieron observar cómo había aumentando las medidas de seguridad para realizar una carga de mercancía legal en Valencia y luego dirigirse a Burgos, donde recogió un nuevo cargamento. Después se dirigió a San Sebastián para contactar con otro individuo que conducía un turismo a modo de vehículo lanzadera, cuya finalidad consistía en guiar al camión en condiciones de seguridad hasta una finca cerrada y apartada de otros núcleos de población.

Circulando siempre por vías secundarias para evitar las carreteras ordinarias, ambos vehículos concluyeron el viaje en un almacén situado en la carretera de Almuñécar a Salobreña (Granada). Poco después y una vez estacionado el camión, su conductor comenzó a descargar la mercancía con la ayuda de otros dos miembros de la organización. En este momento los agentes procedieron a la detención de los tres investigados, comprobando que en el interior de las cajas descargadas había 483 paquetes de cocaína de 1.100 gramos cada uno, sumando un total de 531 kilogramos del estupefaciente. Además, en el interior del almacén, los agentes se incautaron de diversas herramientas y maquinaria específica para embalar y sellar la mercancía, así como unas máquinas de gran tonelaje donde la organización pretendía ocultar la mercancía ilegal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × uno =