La Policía Nacional ha detenido a 17 personas e imputado a otras siete en diversas provincias españolas, por compartir pornografía infantil a través de salas de chat. Aprovechaban un servicio de chat anónimo, cifrado y desechable -las conversaciones se borran automáticamente una vez que finalizan- para intercambiar imágenes de abusos a menores. Se ha incautado un elevado número de archivos que en ocasiones estaban mezclados con otras prácticas de carácter sexual también extremas como bestialismo y zoofilia.

Se ha incautado un elevado número de archivos que, en ocasiones, estaban mezclados con otras prácticas de carácter sexual también extremas como el bestialismo y zoofilia

La investigación, que ha durado casi dos años -la primera detención se produjo en septiembre de 2016-, se inició gracias al estrecho contacto internacional con proveedores de servicios de Internet ubicados en todo el mundo y con las policías de diferentes países. Dentro de dichos contactos, se recibe de forma regular una ingente cantidad de información fragmentada acerca de servicios de chat anónimos, cifrados y desechables que permiten crear salas a las que se puede acceder bajo invitación y cuyo contenido se destruye una vez que todos los presentes han dejado la conversación. Por este motivo los investigadores tuvieron que realizar una minuciosa labor de inteligencia para recomponer información fraccionaria -datos que en principio no son relevantes pero que tras su cruce y estudio minucioso revelan información clave para la investigación- e identificar a los autores, que actuaban desde Cataluña así como desde varias provincias de toda España.

Gracias a las gestiones practicadas se pudo agrupar información relativa a 24 personas que habrían compartido archivos ilícitos a través de estas salas de chat. Una vez ubicados los diferentes autores se solicitó la colaboración de diferentes plantillas para llevar a cabo las correspondientes entradas y registros y las detenciones oportunas. El principal investigado, por el volumen de archivos ilícitos que transmitía a otros individuos, fue detenido en Sevilla, desde donde compartía las imágenes ilícitas con otro ciudadano de la misma provincia y que también ha sido detenido.

También es llamativo el caso de un hombre de Alicante que guardaba cientos de imágenes y vídeos de contenido pornográfico infantil, consistentes en abusos sexuales a menores de edad, algunos de ellos de muy corta edad, o especialmente degradantes.

En Cataluña se localizó a otras cinco de las personas investigadas en esta operación, todos ellos con un número muy significativo de archivos de contenido ilícito.

En Cáceres los agentes detuvieron a un varón de cuarenta años al que se incautó una memoria USB que albergaba más de 8.500 fotografías de abusos sexuales de menores. Además, en Vigo, otro de los arrestados, simultaneaba sus actividades relacionadas con la pedofilia con el tráfico de sustancias estupefacientes, habiéndole incautado los agentes casi medio kilo de marihuana.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 19 =