España esta podrida y esta no es una sentencia afirmadora fruto de una noche de depresión con guión larriano de un amante del pesimismo patrio del siglo XIX. Por desgracia hoy es una realidad no cuestionable que nuestro país se deshace entre las alcantarillas, por donde las ratas del poder, engordadas por la democracia de baja intensidad en la que hoy vivimos, pululan a su antojo mientras que la lenta justicia intenta llegar a la meta de hacer posible y real algo que para mí hoy se muestra cuando menos imposible, que la justicia sea igual para todos y todas los hombres y mujeres de este país llamado España.

Una nación en donde la sentencia express y la agilidad del mazo de la justicia parece a veces más veloz si se roban doscientos euros, para poder comer, que si se mangan con luz y taquígrafo unos cuantos de millones de esos del 3% que ya no parece patrimonio catalán, sino más bien un modelo de la picaresca patria extendido por los confines del Reino de España y del que no se libra ni la intachable casa real, hoy más borbona que nunca. Y es que pululan hoy como si de una corte de monarquía absoluta los mismos factores de antaño, un pueblo que pasa hambre , unos privilegiados que disfrutan de su posición y unos bufones que animan la fiesta.

Y es que uno no puedo por menos que recordar, cuando escribe un artículo de esta índole para hablar de las entrañas de nuestra España, esa España nuestra si me permiten la jocosa utilización de la expresión, las palabras que el canciller Otto Von Bismarck dedico a un embajador español con ocasión de su recepción en la corte vienesa.

España -le dijo al funcionario llegado de Madrid-, es una gran nación… Yo la admiro profundamente, conozco la historia de la creación de su imperio y creo que resulta indestructible…¿Por qué herr Canciller?, preguntó el poncio. Porque ni siquiera ustedes los españoles son capaces de destruir su nación…

corruptos_espana

Y es que somos así, e incluso puede ser que la picaresta y el choriceo no sea sólo patrimonio de la clase política, de apellidos ilustres y afanados del 3%, tal vez incluso sea un elemento del ADN de nuestra propia España, heredado de un siglo XVII aún presente en vena, esa que hace de la economía “informal” y la factura sin IVA o el cobro en B la cotidianidad aceptada  por quienes para sobrevivir o no buscan los resquicios del día a día para avanzar en el lodazal de la crisis económica, esa que es más crisis para unos que para otros.

Pero aún desde esta perspectiva es intolerable que quienes deben liderar España, quienes deben de servir como ejemplo de los mejores valores de nuestra democracia, hagan de su poder delegado en las urnas un cheque en blanco al mangazo millonario, mientras el pueblo sufre el apretón del cinturón ese que proclamado desde los atriles del congreso se muestra como necesario e imprescindible para salir de una situación económica en blanco y negro actual.

Y es que, nuestra democracia esta enferma herida incluso de muerte sino se toman las medidas necesarias para cortar la hemorragia que día tras día desangra más un país a golpe de titular de corrupción. Noticias que vienen a crear una mayor brecha social entre la política y la ciudadanía, entre el pueblo y las instituciones , creando al mismo tiempo la desconfianza en los valores de la democracia, en la justicia, igualdad y libertad predicada en los derechos fundamentales recogidos en la Carta Magna.

Hoy necesitamos un reinicio de la democracia, una segunda transición que venga a poner frenos y limites a la desconfianza desde la transparencia y la participación de la ciudadanía en la política, desde el control y la realidad palpable de la división de poderes y desde la necesaria y urgente renovación completa de aquellos partidos que tocados en sus cimientos por la corrupción deben dar un paso atrás para hacer posible un gobierno de parlamentarismo geométrico y constituyente, un paso atrás en definitiva que es un paso adelante a favor de una segunda transición democrática que debe servir para avanzar y progresar desde el consenso y la superación de la crisis no sólo económica sino política e institucional que hoy vive nuestro país.

Ese es el papel del PP de hoy , el del paso atrás para hacer posible una regeneración en su propio partido y en España, una nación que desde su aislamiento no podía liderar por más que los escaños obtenidos en las elecciones del pasado mes de Diciembre sumen lo que suman.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Completamente de acuerdo en el análisis. Necesitamos como el agua una Nueva Constitución, adaptada al Siglo XXI. Pero a partir de aquí vienen los problemas y como abrir el melón (y abrirnos las carnes) con el actual odio político que flota en el ambiente y con las posturas antagónicas enfrentadas. Simplemente, una duda razonable sobre una cuestión angular: el modelo de Estado. ¿Qué España queremos?, ¿un estado centralista?, ¿un estado autonómico: ampliado o reducido ??, uno federal?, ¿un estado plurinacional y confederal donde todas naciones ibéricas pudieran convivir en armonía?, ¿es esto posible?, ¿la convivencia armónica de españoles de extrema derecha y soberanistas periféricos ?? ¿de radicales de izquierda con miembros del Opus Dei?, ¿pueden convivir y colaborar un cristiano integrista y un ateo radical?, ¿un hipócrita tradicionalista estirado con un ácrata deslenguado, vividor y promiscuo? ¿Un machista dominador con una ‘feminazi’ que odia al genero masculino? , ¿como compaginar esos estilos de vida ?? el del bohemio noctámbulo, amante de la juerga, y el hombre-felizmente-casado del traje gris que madruga todas las mañanas, y nunca sale por las noches? ¿Conseguiría un urbanita ilustrado, crítico de arte (cuya vida sea el cine, el teatro y la música en vivo), vivir 5 meses en un pueblo aislado de montaña durante un invierno glacial?. Sería FELIZ ?? Lograría sobrevivir una década en esas penosas condiciones ?? Por no hablar del inmenso ABISMO GENERACIONAL que hay entre la población de mayor de 75 años, y los que ahora tenemos entre 40 y 50 años, y hemos disfrutado de esta falsa ‘democracia’, con sus virtudes y defectos. Y el otro abismo, no menor, entre la gente de mediana edad (45-55 años) y los chavales de 20 años, la generación digital que nunca tuvo que luchar por nada y se lo encontró ya todo hecho. Demasiadas contradicciones, una herencia envenenada, un falso milagro económico (durante los últimos 20 años) que no consigue diluir la trágica historia a nuestras espaldas, un estado del “bienestar” que no podemos mantener sino es a base de deuda pública y una CRISIS DEVASTADORA que está acabando con todo. Creo que NO HAY SOLUCIÓN !!! “Amused to death”, como canta el genial ROGER WATERS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 1 =